domingo, 1 de febrero de 2015

MARASME: De Llums i Ombres (2014- Discos Macarras) Islas Baleares.



MARASME son una formación de Mallorca que nos presenta su segundo trabajo De llums i Ombres via Discos Macarras. Una obra cargada de post metal, toques black, progresivo, atmósferas varias e íntegramente cantada en catalán. Si hace un tiempo os hablaba de MAYBESHEWILL, en esta ocasión os puedo acercar esta estupenda propuesta. MARASME es una mezcla entre el post metal más intimo como podríamos ver en el disco de MAYBESHEWILL o en los lanzamientos de los nacionales TOUNDRA o EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO, añadiendo una voz desgarrada que en esas tres formaciones nombradas no existen. 

Un viaje apasionante cargado de matices con atmósferas que nos ponen los pelos de punta junto a la voz de Jeroni que le da esa sensación completa de desastre. Un auténtico viaje para todos tus sentidos, para sacar lo mejor y lo peor de ti mismo.


Abre el disco Metamorfosi de la Inèrcia, tema que está cargado de todos los elementos comentados. Unas partes agresivas y desgarradoras en plan "verlo todo negro", así como un apartado a mitad de canción que pone los pelos de punta con esa melodía solitaria, como insinuando que aunque no hay esperanza aún se puede sentir algo. A mi se me encoge el alma con esas atmósferas, de verdad. En ello Tomeu y Manel lo bordan, y ya ni os cuento con el final muy black metal con un sembradísimo David a la batería. A saco.

atmósferas que nos ponen los pelos de punta

Cop de gracia es más lúgubre, mucho más oscuro que el anterior corte. Muchísimo más depresivo y también cuenta con un cambio de ritmo al final del mismo. Acojona la sensación que se te queda tras escuchar el tema. Con Absència podemos entrar perfectamente en trance. Sus diez minutos de duración les permiten a estos mallorquines expandirse y dejar libre toda esa creatividad, esas ganas de plasmar sensaciones en forma de acordes, de susurros, de rabia. A mitad de tema encontramos una especie de interludio que se alarga un buen rato, como si de una procesión se tratara, hasta que entra el bajo de Chus de forma muy acertada y David toma las riendas y avanza, tranquilamente, sin prisa pero sin pausa, con suavidad, como reflexionando. 


Endins revitaliza y pone los pelos de punta. Quizás sienta tan bien porque previamente se nos ha abastecido de un sonido compacto, directo, oscuro y desgarrador y en este tema completamente instrumental se nos brinda un poco de paz, una vana esperanza. En esa misma onda continuará Aquí les Ombres mai no Arribaran, solo que al añadirle la voz gana enteros tirando a derroteros más tristes, desgarradores y profundos sonoramente hablando. Una amalgama de sentimientos. Y cierra La Caiguda dels Ídols, la más larga con 13 minutazos de duración. Corte que comienza casi sin que nos enteremos y que va subiendo en intensidad pero muy lentamente. Cuando ya aparece Jeroni será una constante los lamentos desgarrados, y esa sensación oscura y depresiva que pudimos comprobar en Cop de Gracia. El final es siniestro de narices, como si de una tele desintonizada se tratara.

No es un disco para ponerse a dar saltos, para melenear y gritar de alegría. Es un disco para sentir como te arrancan lo malo de dentro, como te lleva flotando por su atmósfera sonora con suaves melodía, como si estuvieses viendo el amanecer más bonito del mundo y a su vez te lo arrebataran de la forma más cruel. Es todo eso y mucho más. Son MARASME.





© Diario de un Metalhead 2015.

√ El blog de Sonia M. aquí
√ Más Discos Macarras aquí

sábado, 31 de enero de 2015

TOUNDRA: IV (2015- Superball Music). Madrid.

By Larry Runner.

Seriedad, compromiso, eso es lo imprescindible en la música de hoy, si no, nunca llegarás. La constancia es fundamental. No se puede ensayar hoy y dentro de 10-12 días volver "si cuadra". Hace falta trabajar todos los días. Es fundamental.

Quizás por algo así estos cuatro madrileños sin meter demasiado ruido estén triunfando a nivel mundial y lo estén petando en nuestro país ya de paso. Algo que no siempre ocurre. 2015 va a ser el año de TOUNDRA, lo está siendo ya. Va a ser el momento para que su rara historia llegue al gran público y deje de ser cosa de frikis. IV, su nueva obra, llega a la calle de la mano de Superball Music, filial de Century Media que acoge en su seno a todo aquello que no es metal y a todo aquello que no es progresivo y que normalmente entra en su otra marca Inside Out. Lo inencasillable va a parar a aquí.

Es una buena forma de dar salida de forma honesta a los álbumes con clase que de otra forma se quedarían fuera del sello por llevar una linea musical muy distinta a la habitual en la marca.

Y es que TOUNDRA son inetiquetables. Es difícil decir a qué suenan. Suenan a tantas cosas y a la vez a ninguna, que se antoja complicado. De ahí que puedan llegar a mucha gente si dicha gente cuenta con la sensibilidad suficiente para escuchar con atención y disfrutar de su magia musical.


Hace ya siete años de su debut discográfico I y con este IV se va montar el lío si es que no se ha montado ya en el momento de escribir estas líneas. El álbum me ha llegado a la vez que el cartel anunciando cuatro fechas de presentación, dos en Madrid, una en Barcelona y otra en Valencia. A buen seguro que se va a petar. De hecho en Madrid la segunda se anunció tras el inmediato sold-out de la primera.

Y es que TOUNDRA es un grupo más para músicos  y gente exigente que para audiencias masivas. Nunca he podido verles en vivo, pero me imagino a su audiencia más en una actitud de concierto clásico que no de rock. Su música instrumental recoge sensaciones que en este disco de cuidadísima y transparente producción se ven adornadas por efectos de sonido que aportan un plus.

Su música está carente de sobresaltos exagerados. El motor no suele forzarse y es más, dependerá de los gustos, pero cuanto más orquestales se ponen, a mi, personalmente, más me gustan. Por ello me quedo con Viesca y como no tiene voz, me la imagino. Quizás la ausencia de voz sea lo malo, y lo bueno, nunca se sabe. Y es que son tan cambiantes que cada canción necesitaría de una voz distinta. Eso sería probablemente mágico en el disco, pero dificilmente transportable al directo. Y lo que funciona, no se toca. Es una ley sagrada.

Sí que hay temas eminentemente progresivos, como Kitsune, pero ponerles la etiqueta prog sería demasiado fácil. Y les encasillaría para mal. Porque con ellos no me ha dado el sueño como pasa con la inmensa mayoría de bandas progresivas.

Y es que la profundidad del bajo me pone alerta, la batería va aporreada cuando en ello hay necesidad y las cuerdas de las guitarras son acariciadas con amor como de las curvas de una mujer se tratase.


En alguna parte leí hace tiempo que este disco iba a narrar la historia de dos zorros obligados a escapar del bosque por un incendio. Los lobos de la portada dibujada por Chelsea Greene Lewyta. Una metafórica historia sobre la destrucción humana del planeta. Pero al fin y al cabo la música transmite unas sensaciones a las que cualquiera puede darle su propia interpretación.

Hay momentos de inmensa paz y ratos de intensidad a la que se llega progresivamente, poco a poco, con cuidado y sin falta de estridencias ni de gritos desproporcionados. La música te lleva por todo el mar de sensaciones sin falta de guía vocal alguna.

El disco ha sido grabado por Carlos Santos (Vita Imana, Hamlet …)  y mezclado y masterizado por Santi García (Standstill) , habituales de la banda. 

TOUNDRA no hacen folk, no hacen prog, no hacen heavy metal, no hacen … hacen todo ello y más. Son únicos. Es difícil poder describir su música, la palabra rock les queda ridícula. Así que mejor te digo que pases de leer más, te pongas su disco (con unos buenos auriculares) y te dejes llevar por la marea de sensaciones que representa este fantástico IV.






Fechas:
12.02.15 Heretic Club, Bordeaux
14.02.15 Rocas, Luxembourg
15.02.15 Craufurd Arms, Milton Keynes
16.02.15 Sebright Arms, London
17.02.15 Bar Bloc, Glasgow
18.02.15 Clwb Ifor Bach, Cardiff
19.02.15 The Hope, Brighton
20.02.15 So What, Gouda
21.02.15 Patronaat, Haarlem
25.02.15 Blitz, Oslo
28.02.15 Alte Meierei, Kiel
01.03.15 AZ, Wuppertal
02.03.15 JUZ, Mannheim

© Diario de un Metalhead 2015.

AT THE GATES: At War With Reality (2014- Century Media) Suecia.

By Larry Runner.

Han pasado la friolera de 19 años para que AT THE GATES publicase un nuevo álbum, si exceptuamos la grabación de directo de 2010 que recogía su actuación exclusivísima en Wacken Open Air la cual tuve el inmenso placer de disfrutar. Mucho ha llovido desde Slaughter of the Soul, un disco fundamental en el sonido del metal actual. 

El Altar Del Dios Desconocido es la intro de este At War with Reality. Una voz en castellano con acento latino suelta un buen montón de blasfemias antes de que arranque la rápida e histérica Death And The Labyrinth en la que Tomas Lindberg se muestra en perfecta forma. A pesar de la inmensa caña de las guitarras de Anders Björler y Martin Larsson, la melodía aparece como en todos los temas del disco, aunque en algunos como The Circular Ruins triunfa a lo grande sobre la cera, lo cual hace al álbum asequible a oídos poco proclives al sonido del death metal.


Tomas Lindberg abusa de su rasgada voz, sin cambiar de registro en ningún momento y apoyado en ocasiones por algunos coros y la música se sustenta en una batería que tira mucho de doble bombo. Temas realmente oscuros como Heroes And Tombs se hacen asequibles gracias a la gran cantidad de melodía que el duo guitarrero le imprime a los temas.

Riffs contudentes se alternan con partes en las que las guitarras suenan limpias. Guitarras que son las dueñas y señoras del disco, y en el que algunos solos son realmente brillantes, aunque sin abusar en ningún momento del recurso. Precisamente Heroes And Tombs es un buen ejemplo de ello. También citaría a The Conspiracy Of The Blind.

Velocidad, melodía y mala uva vienen a darse la mano en un álbum que no es flojo para nada, pero del que a lo mejor, tras tantos años, podíamos esperar algo más. Aún así uno de los discos del 2014.





© Diario de un Metalhead 2015.

+ Discos de CENTURY MEDIA aquí

viernes, 30 de enero de 2015

MYRKGRAV: Vonde Auer (2014- Autoproducido). Noruega. Single.


MYRKGRAV es un proyecto en solitario de Blackened Folk Metal formado en 2003 por Lars Jensen, que se ocupa de casi todos los instrumentos; guitarras, bajo, flauta y teclado además de su gran labor en las voces limpias y en algunas ocasiones en gutural . Su música se basa en historias y elementos folclóricos de la región de Ringerike en Noruega, de donde es originario.

En 2004 con 17 años de edad y con una calidad que muchas bandas desearían para sus álbumes , sale a la luz su primera demo Fra Fjellheimen Kaller grabada, mezclada y masterizada  en los Koia Estudios por Lars y totalmente auto-producida . 


En 2006 a través de DGF Records, llega su primer larga duración Trollskau, Skromt Og Kolabrenning donde en esta ocasión cuenta con Keneth Mellum a la batería, Espen Hammer al bajo y Sindre Nedland en los coros. Hasta 2011 no vuelve a dar señales de vida y lanza el single Fela Etter'n Far, tema re-grabado de su primer y único disco .

merece mucho la pena

Otra vez nos hace esperar dos años para la salida de un nuevo EP de cuatro cortes Sjuguttmyra donde por fin podemos ver temas nuevos como Uttjent y Sjuguttmyra y no tan nuevos como De To Spellemenn rescatado del disco y por tercera vez ,vuelve a aparecer Fela Etter'n Far que sí, estamos de acuerdo en que es un temazo, pero con re-grabarla dos veces había sido suficiente . 


Esta vez la espera ha sido corta y el pasado mes de Diciembre sale el single Vonde Auer de lo que espero sea su próximo álbum y no un tema mas de los que este buen hombre va sacando de tanto en tanto. El single además incluye una versión alternativa del mismo. 

Así que si os gustan bandas como FALKENBACH os recomiendo que le echéis un ojo. Su discografía es corta a pesar de tener 12 años de vida, pero merece mucho la pena.






© Diario de un Metalhead 2015.

+ PAGAN, FOLK & VIKING aquí

La cerveza del mes: CLAYMORE.


By Leonidas Trismegisto.

Ajustaos los kilts y dejad los huevos al viento pues ni el frío más cortante hará mella en vosotros después de probar la gran Claymore de la cervecera de Molins de Rei: Zulogaarden.

Estamos ante una scotch ale con mucho cuerpo, donde el alcohol se hace patente desde el primer sorbo con unos 7º a la sombra. Tiene un sabor dulce que tal vez potencie esta sensación. Al tragar, deja un leve regusto ahumado, lo que hará las delicias de los más recios hombres y mujeres de las tierras altas.

las pinturas de guerra y la sangre ajena
se mezclarán con este potente brebaje

Lo sé, en las tierras altas, encontrar una taberna donde sirvan esta selecta pócima, se torna en ardua tarea cuando el invasor nos llena las ciudades con sus venenos industriales. Nosotros aún creemos en la cerveza de verdad. La que hace crecer el pelo en el pecho a hombres y mujeres.


Deja a un lado tu mandoble, enfundado en la piel del líder del clan Heineken, que mal rayo le destile el alma. Beber esta cerveza se vuelve todo un ritual cuando se toma en los páramos de Culloden Muir. Las pinturas de guerra y la sangre ajena se mezclarán con este potente brebaje. Siente como baja, dulce, por el gaznate. Escuchas una gaita lejana, tu falda se mueve con el viento. Notas frescor.

Bebe una tras otra, hasta que veas al Cú Sith merodear por los páramos y ya lo único que puedas hacer por tu vida será… beber una más.

Maridaje: en este caso maridaremos este cervezón con una versión remozada del Rebellion (The clans are marching), porque Escocia nunca pasa de moda.


© Diario de un Metalhead 2015.


+ CERVEZAS aquí