miércoles, 2 de abril de 2014

LO MEJOR DEL ÚLTIMO LUSTRO* Barakaldo. 22.03.2014. BLAZE OUT + FEAR CROWD + NAKED REDEMPTION. Crónica y fotos.


By Larry Runner.

Sábado y ya estábamos en Bilbao. Me parecía absurdo volverme a casa y no aprovechar la visita a Bizkaia para hacer algo más que ver a WarCry en la noche del viernes.

Había dos opciones. La primera era ir a San Mamés a ver al mejor equipo del mundo contra un aburridísimo Getafe y pagar una millonada por ello, amén de pillar una mojadura y probablemente un resfriado. La segunda, que me apetecía más, era ir a conocer la Sala Edaska y ver por vez primera a tres bandas inéditas aún para mi. Opté por la segunda y arrastré a mi chica con ello.

Dimos fácil con el lugar. Está en el puñetero centro de Barakaldo, cerca del metro. Si alguien no acude a esta sala es porque no le apetece, no porque no sea cómoda. Es un local pequeño, coqueto y acogedor. Con el espacio muy bien aprovechado y estupendo para este tipo de eventos. El escenario no es demasiado amplio, pero al menos la banda está más alta que el público. El equipo no suena nada mal y tiene todo para hacerte disfrutar de un bolo como el que íbamos a ver. Bastante mejor que las salas de este tipo que tenemos en Asturias.

NAKED REDEMPTION rompieron el fuego. Los locales tienen un largo camino por recorrer. Aún muy verdes para la complicada música que pretenden hacer, al menos contaron con apoyo de amigos, lo cual siempre es importante. Estaba claro que jugaban en casa, pero aún tienen mucho que trabajar. Me quedo con la actitud y el buen hacer de su bajista, incluso a la voz. Su apuesta es complicada, su música lo es, además de que le dan a tantos palos distintos que son inclasificables. No se, me sonaron a muchas cosas y a nada también. No se si van muy en serio.

Fear Crowd

FEAR CROWD eran los siguientes. También jugaban en casa, incluso más que sus predecesores. Metal ochentero y en castellano, algo que no se destila mucho por allí donde todas las bandas cantan o bien en euskera como NAKED REDEMPTION o bien en inglés. FEAR CROWD van a la suya con la pequeña y encantadora Leire a la voz no tardaron nada en ponerle ambiente a la Edaska.

Sí, suenan a heavy estatal de los ochenta a tope, y no lo hacen nada mal. Con el elepé Nueva Era ya a sus espaldas, tocaron además de algunos temas del álbum unas cuantas versiones que acabaron de caldear el ambiente. Siempre es agradable disfrutar del Breaking The Law o recordar a dio con el Don't talk to Strangers, pero me quedo con la actitud que reflejaron en canciones como Frente a las Puertas, que me gustó mucho, aunque Leire debería gritar un poco menos y no forzar tanto, no dejarse llevar tanto por la euforia del directo. Vamos, como lo hace en el disco.

Cerraron con el All We Are de WARLOCK y nos lo dedicaron a Diario de un Metalhead. Detallazo. Muchísimas gracias Leire por ello y por el disco. ¡A pulir detalles y a crecer! ¡Tienes una gran banda! Atención que muy pronto presentarán video-clip con producción asturiana.


BLAZE OUT fueron la razón de que nos quedáramos una noche más en Euskadi. Su disco de debut me sorprendió muchísimo y tenía muchas ganas de verlos en vivo para observar si eran flor de estudio. Necesitaba saber si en directo daban la talla y a fe que lo comprobé. Lo suficiente como para decir que son el mejor grupo novato que he conocido sobre un escenario desde que descubrí a Crisix hace un lustro, con permiso de Trallery, claro *(ésto explica el título de la cronica). Y no es broma.

Los chavales se lo hacen de puta madre, pero es que además tienen muy buenos temas y desde el comienzo con Shining ya comprobé que aquello iba a molar muchísimo. Gerard tira del carro a base de guitarra y voz, aunque los demás se arriman al micro para los coros, y se muestra como un buen frontman aún con lo que significa tener que serlo con la guitarra al hombro. 

A pesar de su juventud, saben estar y la forma en que se deben hacer las cosas sobre un escenario, sin payasadas, bailecitos, saltitos y otras monadas que cada vez son más habituales por parte de algunos músicos, lo cual te hace en ocasiones desear pirarte ante tanta bobada y tanta falta de seriedad. El metal es serio, si quiero payasos me voy al circo, que lo hacen mejor. Si no sabes lo que tienes que hacer sobre las tablas vas a ver a BLAZE OUT y aprendes de unos chavales que además en lo instrumental lo bordan y saben vestirse como hay que hacerlo para la ocasión. Sí, la imagen importa, y mucho. Si no KISS no venderían ataúdes.

Blaze Out

Y es que el papel más complicado a lo largo de la noche fue para Carles, el bajista, porque quieras que no es complicado fijarse en él cuando al otro lado del escenario hay un hacha como Víctor al que supongo le irán saliendo novias. Y cuando cito novias me refiero a lo musical. A ver si va a estar con una chica y la pobre se va a mosquear. A éste tío lo van a querer fichar otros porque es un máquina.

Pero ojito, que no es el único crack en el equipo. Atrás hay un chiquitín, delgado y con gafas, con cara de no haberse levantado de su ordenador en la vida, que le da a las baquetas como pocos. Señor Rafa Weber, es usted el puto amo. Tanto flipé con él que hasta le estuve grabando un rato en video.

Entre los temazos de su disco debut, nos colaron el mejor medley que he escuchado en mi vida sobre un escenario. Gerard lo presentó como un METALLICA vs MAIDEN y así fue. Durante varios minutos estuvieron intercalando lo mejor de ambas bandas pasando de Enter Sandman a The Number of the Beast y a todas las que te puedas imaginar sin inmutarse y volviendo loca a la audiencia, que aún disfrutaba del concierto. Y es que como suele ocurrir en otras partes, tras la actuación de las dos bandas locales algunos se piraron y se perdieron lo mejor de la noche. En eso los vascos son igual que los asturianos, los murcianos, los alicantinos, los catalanes y los madrileños. La estupidez siempre ha sido contagiosa. Ellos se lo perdieron.

Madness y la estupendísima S.I.N.S. cerraron la noche. Pero ante la insistencia del "una más" pedida en euskera, volvieron y nos obsequiaron con el Fuel de Metallica en el que ya no me pude reprimir y grabé al estupendo batería.  Muy grandes BLAZE OUT.

Lástima que el público no respondiese un poco mejor y hubiese llenado la sala, pero bueno, como nos contaba Igor, vocalista de AD, con el que estuvimos charlando al principio de la noche, jugaba el Athletic y "eso en Bilbao es religión".

© Diario de un Metalhead 2014.

Vínculos relacionados: