domingo, 29 de marzo de 2015

CROBOT: Something Supernatural (2014 Wind-Up Records) USA


By Diego Rodríguez Liébanas.

Lo mío con CROBOT es la historia de cómo, en apenas quince días, pasas del total desconocimiento de un grupo a tener en tu poder su último lanzamiento, una camiseta suya, a llegar a estar tomándote algo con los miembros de la banda después de asistir a uno de sus conciertos y a escribir estas palabras. Todo se inició con un mail de una de esas plataformas de promoción de eventos y venta de entradas. Leo las palabras “Crobot… Rock pesado con onda expansiva al estilo 70s…” y pienso que igual se está cociendo algo que no me gustaría perderme. En poco más de cuarenta minutos ya tenía encargado el cd de este Something Supernatural y pilladas las entradas para su concierto en la Sala Boite de Madrid.



Sí, son 70s. ¿Stoner Rock? Sin duda. Escuchas los temas y ahí están Sabbath, Grand Funk Railroad o Mountain además de esa una deriva 90s muy Rage Against The Machine y algo que procede del grunge sin la carga depresiva tan común en esas bandas. Tampoco es un sonido muy setentero el que han buscado ya que la producción es agresiva, moderna y muy potente siendo uno de los puntos fuertes, sin duda, de Something Supernatural. No es habitual contar en tu primer disco con un auténtico crack como "Machine" en la producción y mezclas, responsable del sonido de ese discazo que es el Earth Rocker de Clutch, del último disco de los míticos King Crimson y también de trabajos de bandas importantes como Lamb Of God, Pitschifter o (hed) PE.


El disco cuanta con temas potentísimos como The Legend Of The Spaceborne Killer que te atrapa desde el primer momento o Nowhere To Hide, canción elegida para grabar videoclip y en la que se puede paladear qué es lo que nos ofrece Crobot que tan bien funciona tanto en disco como en directo. Sacan a relucir su lado más clásico en The Necromancer, con el cantante Brandon Yeagley utilizando su armónica de forma sencilla pero certera y prosiguen con esa vertiente en el inicio de La mano de Lucifer en la que me recuerdan mucho a los Grand Funk Railroad. En Skull Of Geronimo quedan patentes las mencionadas influencias de RATM. No se puede negar que Mr. Yeagley lo tiene todo para convertirse en un frontman de referencia. Al igual que sus compañeros de viaje no para de darlo todo en escena y su tono de voz recuerda a tótems como Robert Plant o Chris Cornell. Uno de mis cortes preferidos del disco es Fly On The Wall. Chris Bishop es una máquina sacando riffs cojonudos de la chistera. Uno, otro, y otro más… sin parar. Es indudable que todos los efectos que realiza a través de su pedalera son básicos para que la banda adquiera personalidad propia tanto sobre las tablas como en el disco.



Otra destacada es Chupacabra en la que me gustaría destacar el trabajo en la sección rítmica de los hermanos Figueroa, Jacob al bajo y Paul a la batería. En directo Paul es una auténtica bola de energía que no para ni un instante de moverse. Sus líneas de bajo, originales y eficientes, y el sonido conseguido en el disco son pruebas más que suficientes para poder afirmar que su trabajo a las cuatro cuerdas es sobresaliente. Paul obtiene un sonido muy orgánico de su batería. Por momentos en Chupacabra me da la impresión de estar escuchando instrumentos de percusión tipo bongos o djembes en lugar de una batería al uso. Aporta potencia y agresividad a la par que continuos detalles a los platos. Gran batería. La penúltima es Wizards, que fue una de las más celebradas en el concierto con su aire épico y sabbathico y el disco concluye con otro highlight como es Queen Of The Light, que empieza como balada preciosa, va creciendo poco a poco te lleva arriba con unos Yeagley y Bishop inmensos concluyendo el disco dejándote un sabor de boca inmejorable.



Les espera un futuro tan prometedor como sus inicios.  Su primer disco tiene mucha calidad. Han girado durante febrero y marzo junto a Black Label Society, van a girar por USA acompañando a Anthrax y Volbet y forman parte del cartel del próximo Download Festival de este 2015. Acaban de fichar por Nuclear Blast a la antigua usanza, es decir, haciendo alucinar a un pez gordo como Monte Conner en uno de sus conciertos. El Sr. Conner es ni más ni menos que la persona que puso en marcha Roadrunner Records allá por 1987 y avatares del destino le han hecho abandonar su propia creación para pasar a formar parte de Nuclear Blast y CROBOT es una de sus primeras apuestas en esta nueva andadura. La asistencia a la Sala La Boite del pasado miércoles 18 de marzo a la Sala La Boite madrileña fue muy buena y su concierto sobresaliente. No puede dibujarse un panorama más despejado para una banda que acaba de empezar. Esta gente va a dar mucho que hablar en los próximos años. Tiempo al tiempo.






© Diario de un Metalhead 2015.