miércoles, 13 de agosto de 2014

METAL INCANDESCENTE. Villena 07-09.08.2014. FESTIVAL LEYENDAS DEL ROCK. Crónica y fotos.



Texto: Larry Runner & María Amor (Volbeat).
Fotos: José Sánchez “Chimpa”.

Apenas un par de días después de llegar de Alemania, de disfrutar del Wacken más caluroso de la historia, partí rumbo a Villena a pasar uno de los calores más enormes de mi vida. Para el que ésto escribe, hombre del norte, pasar de 40º es sobrehumano y pretender disfrutar de un concierto en esas condicioneses harto complicado. Cuando sientes que la cerveza no sube y que tu espalda es un reguero de agua, algo que no te sucede ni cuando te matas dándole a la raqueta pues eres persona de poco sudor, todo se te hace cuesta arriba. Fuera bromas, hubo momentos del día que costaba trabajo respirar. Aún así, nos plantamos en Villena. Heavy Metal cueste lo que cueste. Es lo que hay. Nadie dijo que la vida de metalero fuera fácil. Y además, mientras nosotros íbamos a estar disfrutando de la fiesta, otros iban a estar currando. No me quiero imaginar lo que se sentiría metido en la caseta de obra donde colocaban las pulseras. Probablemente fuera como subirse a un vagón camino de Bikernau. Pero vamos a lo que vamos.


El LEYENDAS DEL ROCK más ambicioso de la historia ha pasado y dejado más nubes que claros. No todo fue malo, hubo mucho bueno, pero desgraciadamente lo malo parece estar ya enquistado y no tener solución. No se si es falta de medios, de voluntad o simplemente el carácter español o como cojones lo quieras llamar. El caso es que año tras año, y ya son nueve las ediciones, se repiten errores que desde fuera al menos parecen subsanables con un poco de ganas.

Battle Beast

Claro está que dichos errores a muchos les pasan desapercibidos. Quizás no todo el mundo tiene el sentido crítico desarrollado, se conforma con cualquier cosa o simplemente, si no has conocido nada mejor, aquello será para tí la releche. El caso es que si has movido un poco el culo por el mundo, te darás cuenta de que el LEYENDAS sigue siendo el festival con mayor margen de mejora de todo el panorama estatal. Aunque a estas horas, mientras yo escribo estas líneas, otros estén deshaciéndose en elogios para que el año que viene les den una acreditación o les paguen por según qué servicios, haciendo así un flaco favor al festival más heavymetalero del país.

Estupendo el servicio de bar, donde se desvivían algunos por buscarte la bebida más fría. Alucinante lo de poner pulsera de backstage a los niños (vimos más que nunca) y muy ágiles en taquillas, tanto en las de pulseras como en las de el cambio de moneda. Respecto a lo negativo, gracias a Dios durante la jornada del sábado se fue subsanando en parte. Todo ello lo comentaré ahora con detalle.

Estupendo el servicio de bar, donde se desvivían por buscarte la bebida más fría

Fue buena la idea del reciclaje, pero como todo, tuvo sus fallos, y no me pareció bien que hubiese niños a las doce de la noche apañando vasos por el suelo y sin ni siquiera unos guantes en las manos que les protegieran de posibles infecciones. Hay gente que mea en esos vasos, ¿sabéis? Pues eso. En el merchan también había alguno trabajando, no me parece correcto en absoluto. Lo que no entiendo es que los de verde estuvieran tocando los cojones por el recinto a alguna peña por fumarse un canuto y ante semejante historia hicieran la vista gorda. Ojo, no responsabilizo de ello al festival, si no a los padres sinvergüenzas que permiten actos así. El día que para ser padre haya que sacar carnet, se extingue la especie humana.

Arch Enemy

El Meet & Greet, como siempre, un éxito. Grande ahí el señor Marroquí, a.k.a. “El Brujo”. Incansable y entregado a que la gente se lleve año tras año las fotos más molonas con sus ídolos. TNT Radio siempre está. Me encanta pertenecer a esta gran familia.

Eché en falta una pantalla para que los más alejados pudieran disfrutar de cerca del espectáculo y sobró el ruido de fondo persistente entre canción y canción y sobre todo entre actuaciones. ¿Es que no le molestaba a nadie?

el Meet & Greet, como siempre, un éxito


VIERNES 8.

No pude acudir a la jornada del jueves, pero sí a la del viernes, aunque tarde para mi disgusto. Tenía especial interés en ver sobre todo a ARCH ENEMY, aunque ya los había visto una semana atrás en Wacken, como también a HELL. Algunos, no sé si por suerte o por desgracia, no vivimos de ésto. Ya allí, el disgusto fue mayúsculo. Si bien pude escuchar aún dos temas de WASP que sonaban bastante bien, lo de MSG en el Escenario Azucena fue un auténtico dolor. Evidentemente no es culpa de la organización que Doogie White no tenga el día y desafine de continuo, pero sí que no logremos verle la cara a él y a sus compañeros porque estén en penumbra para desgracia de los fotógrafos del foso, que en la gran mayoría o bien se lo tomaban a guasa o bien se ponían de mala leche o, simplemente, dejaban de trabajar.

W.A.S.P.

Sí, lo de MSG fue un dolor, porque además de lo dicho, hay que añadir que el guitarra rítmica Wayne Findlay podría haber sido cualquier figurante, simplemente no sonaba. Así que tras ponernos de mala leche con el Doctor Doctor inicial y unos cuantos temas más, decidí ir al escenario pequeño, al bautizado como Mark Reale, a ver a SHERPA, al que hacía tiempo que no veía en vivo.

Fue aún peor. Rafa Basa salía a presentarle con euforia, ovación de parte de todo el recinto que venía con ganas de fiesta y … el ex-Barón que sale despacito, sin prisas, suelta un soso "hola" seguido de un "voy a ponerme el pinganillo". No entiendo nada. He perdido la cuenta de los miles de conciertos que he visto y jamás me había transmitido nadie tal grado de desgana sobre un escenario. Lo normal es que salgas a morir, no que aparezcas como si fueras una coral en la misa de doce.

nadie me había transmitido nunca tal grado de desgana sobre un escenario como Sherpa

Para colmo el sonido no acompañaba y ya en el primero de los hits del Barón, en Son Como Hormigas, entraron a destiempo. De todas maneras, los fallos son humanos y a mí eso me daba igual. Ahora, la desgana, no, y cuando falla el jefe, que el resto de la banda se deje la piel no vale nada. Y es que Sherpa no cantaba, recitaba como Víctor Manuel cuando interpreta sus grandes éxitos. Joder, voz tiene, ¿por qué no la saca a relucir? Olvidable él. La banda bien.

Alberto Rionda Alquimia

Iban dos de dos, ya daban ganas de marchar y esperar que alguna cabeza pensante le diera por darle un vuelco a aquello para el día siguiente, como así al menos pareció intentarse. Como la música era más bien pobre, decidí ir a ver el mercadillo. En mala hora. 

Cutre, muy cutre. Salvo los discos, casi todo lo que era memorabilia y merchan era material pirata, ilegal que se dice. No entiendo que te intenten vender productos no licenciados en algunos casos a precios de oro. Una cutre imitación de disco de oro de WarCry por 35 euros. Una de Blind Guardian 10 más. No se puede consentir algo similar. Espero que al menos los parches que vi de CICLÓN y de algunos otros grupos noveles, fuesen licenciados.

Fue momento de saludar a mucha gente y de que me trasmitieran su disgusto por la actuación vergonzante de STRYPER, parece ser que en todos los sentidos, o el sonido impresentable con ANNIHILATOR, donde más de uno casi llora.

Alquimia estarán pronto
en uno de los escenarios grandes

Mi siguiente apuesta fue la de ver al paisano ALBERTO RIONDA con su ALQUIMIA. Me gustó. Sí, me gustó. Buena banda, aunque no sonó bien del todo en ningún momento. Sí que fueron de menos a más. Empezó sonando todo a culo, pero al cuarto tema ya podíamos cantar con algo de satisfacción. Sobre todo los temas de AVALANCH, claro, porque aquello se petó hasta arriba. Muchos huyeron despavoridos de la descarga de BEHEMOTH, de los que luego hablaré también.

Canciones como Torquemada o Xana, levantaban a una audiencia que se entregaba. Lástima que las canciones propias no consiguieran la misma reacción. La banda es muy buena, y su vocalista también. No es Víctor García, que nadie lo quiera comparar. Su voz es distinta, quizás más repetitiva y su conexión con el público está a años luz, pero cantar, el tío canta de putísima madre, y hay que tenerlos bien puestos para dar el salto que ha dado de una banda menor como era AMADEUS a ponerse al lado de uno de nuestros grandes como es ALBERTO RIONDA. Bien, probablemente los vuelva a ver. Sus canciones propias me gustaron más en vivo que en el disco. Con trabajo pronto estarán en uno de los escenarios grandes. Ya deberían haber estado, quizás tocaron en el Reale porque … son "de provincias", como CRISIX, RAVENBLOOD, CENTINELA … no sé. A día de hoy no los veo desde luego inferiores a LUJURIA, EASY RIDER o PANZER. Como tampoco a los otros tres que cito, por ejemplo. Quizás esté equivocado. ¡Vete tú a saber!


Dije que iba a hablar de BEHEMOTH y ahora le toca el turno. Actuaban en el escenario Jesús de la Rosa, que fue un padecer durante todo el festival. Imagínate a una banda de black metal, que tiene que impresionar con su sonido, con su fuerza, con su batería … Pues bien, precisamente lo que peor sonaba era la batería. ¿Recuerdas el St Anger de Metallica? Pues la caja de Lars en ese disco habría sido un sueño el pasado viernes. ¡Un horror! Eso lo más resaltable, porque en general fue todo mal, tanto como para mandarme a la cama y rezar porque al día siguiente alguien pusiera solución a las carencias que nos estaban impidiendo del disfrute de lo más importante en un festival: la música y las caras de los protagonistas en el Escenario Azucena.

LUJURIA, en el Azucena,
iba a hacernos recuperar la fe

SÁBADO 9

El amanecer del sábado iba a ser la tabla de salvación para el festival. EASY RIDER no lograron sonar bien del todo, aunque así disfruté de lo lindo con ese mágico Strangers y un Ron Finn que es de lo mejor que pisó escenario en esta edición. Lástima no haberme acordado de llevarme todos sus discos, que para eso figuran en mi colección del primero al último.

LUJURIA, en el Azucena, iba a hacernos recuperar la fe. Los segovianos salieron bandera palestina en mano. Puede que con ello ganaran adeptos, pero ya se sabe, a veces las banderas las carga el diablo. Mozart y Salieri servía para ajustar equipo en el comienzo del recital que dieron los de Oscar, combativo y crítico como siempre con todo aquel malnacido que lo merece. Se metió a modo de guasa con los que estaban en el camping en vez de viéndoles a ellos, aunque no a todo el mundo le pareció bien. Como decía uno de Bilbao detrás de mí y no sin falta de razón," si tienes cojones, vente tú al camping a dormir". Gracias a Dios yo tenía alojamiento, lo del camping, una vez más, y era el comentario general, tercermundista.

Buen show, lo esperable, sí, pero no por ello íbamos a pasar de verles. Es imposible aburrirse con ellos, aunque jamás hayas escuchado un disco suyo o no sepas de qué palo van. LUJURIA son unos putos grandes, joda a quien joda.

Ravenblood con Martí Doria

RAVENBLOOD tuvieron la mala suerte de coincidir con ELEUVEITIE. No sé quién sería el responsable de tamaño despropósito. Dos bandas de estilos casi idénticos, y las ponen a la misma hora. ¿Alguien se piensa que si hubiesen coincidido CRISIX y ANNIHILATOR, por ejemplo, hubieran funcionado a nivel de gente igual?

El caso es que a los de Barcelona les tocó pelear con la más fea y de salida se encontraron en el Reale con cuatro gatos. Menos mal que con el paso de los minutos aquello fue adoptando un mejor aspecto y al final disfrutamos incluso de wall of death. Estuvieron enormes, sin fisuras, e incluso se llevaron al bueno de su amigo Martí de DORIA para interpretar el Engel de RAMMSTEIN mano a mano con Daniel. Me lo hicieron pasar genial. Bolazo. Señores, no se muevan ustedes tanto, aburrieron a nuestro fotógrafo.

H.E.A.T. en el Azucena sonaron bien. Aquello iba tomando color. Se dejaron la piel con un excelente show y un Erik Grönwall que a pesar de su insultante juventud sabe bien como mover a la gente, corriendo sin parar con una actitud digna de elogio e incluso hablando bastante en español. Tan entregado estaba que acabó golpeándose en la boca con el micro, lo que le llevó a sangrar abundantemente pero que no le impidió seguir a muerte con el show. Incluso llegó a salir por el escenario de la izquierda, donde ya ondeaba la lona de HEAVEN SHALL BURN.


A modo de anécdota contar la broma gastada por Crash, el batería. Fue muy simpático aquello de decir "¿sabéis lo que es un wall of death?, pues a nosotros no nos hace falta". ¡Menudas risas! Sobresalientes. Grupazo. Me apunto volver a verles en gira para disfrutarles mucho más. Hacía años que no les veía. A día de hoy son muchísimo más grandes. De lo mejor del LEYENDAS DEL ROCK 2014.

HEAVEN SHALL BURN mal. La guitarra solista no sonó en ningún momento. La caja sonaba a pedo, igual que el día anterior con BEHEMOTH y así es difícil disfrutar al 100%. Así que me limité a verlos de tranqui, porque sonaron mal, pero a actitud no los gana nadie. La diferencia con el show de Wacken fue abismal … pero por culpa del sonido. No more. A pesar de todo, lograron que se montara un buen circle of death y pusieron el Resu, digo, el LEYENDAS, patas arriba a base de lo mejor de su repertorio. Y es que si no te mueves con temas como Godiva o Black Tears, es que no tienes sangre.

Hammerfall

HAMMERFALL me habían aburrido en Wacken y volvieron a hacerlo ahora, aunque no me sonaron mal. A éstas alturas el amigo René Engelaan estará con ganas de matarme leyendo ésto, pero es lo que siento. No me aportaron nada, aunque en esta ocasión tengo más claro que nunca que la gente se lo pasó de miedo. Había muchísimo público, fue uno de los momentos en los que más gente se vio sobre el fantástico cesped del recinto principal. Los temas me sonaron demasiado caducos, y el nuevo Bushido no me dice nada, pero en éste caso admito cualquier tipo de duda sobre mi persona. Vi a la gente disfrutar de lo lindo, así que es más un tema mío con ellos que no de la banda. René, perdóname.

No me gustan nada VOLBEAT, me aburren soberanamente, pero a mi mujer le encantan y fue una de las razones que me arrastraron al LEYENDAS. Así que mejor os lo cuenta la mujer que suele estar a la sombra en Diario de un Metalhead.

Heaven Shall Burn

VOLBEAT,  by Maria Amor.
Espectacular descarga de los daneses VOLBEAT en el LEYENDAS DEL ROCK. Los que ya conocíamos  su contundencia y entrega en el escenario, no nos sorprendimos de ello; sin embargo, y a juzgar por las caras que veía a mi alrededor, muchos no se esperaban esa energía descargada durante los 90 minutos de su actuación. Querían hacerlo bien y doy fe de que lo hicieron.

Siempre en mente -y así lo transmite Michael Poulsen- su más venerado ídolo Jonny Cash, del que hizo varias menciones a lo largo de la noche y su ya manido “bring me the noise” característico del frontman danés, la actuación fue fascinando aún más si cabe al ya entregado público. Y no sólo eso, HAMMERFALL tampoco perdían detalle. No pudieron faltar en su repertorio Dead but Rising, Pearl Heart o Lola Montez mientras los telones del fondo iban cambiando sucesivamente con las imágenes de su último disco.

HAMMERFALL no perdían detalle
del show de VOLBEAT

El final de su actuación fue no menos que sorprendente. Pendientes todos y en todo momento de los niños que no perdían detalle de su actuación en el foso, Michael les emplazó a subir al escenario, acabando su actuación con The Mirror and the Ripper, dejándonos a todos más que satisfechos con su buen hacer encima del escenario.

Os dejo con Larry de nuevo.

Volbeat

WARCRY
Estaba agotado y ya pensando en el viaje de regreso del día siguiente. Esperaban novecientos kilómetros sobre un cuerpo castigado en una semana en la que apenas había dormido dos noches de forma digamos... decente. Así que decidí cerrar mi LEYENDAS 2014 con los de casa, con WARCRY.

Salieron con una apuesta más que arriesgada. Abrir con un tema como La Maldición del Templario es jugar con fuego. Si alguien tiene el más mínimo error te juegas hacer el ridículo. Pero no, no ocurrió, empezaron perfectos, aunque sí que notamos un bajón de volumen con respecto a VOLBEAT.

Todos de negro a excepción de Pablo García. Yugueros se permitió la licencia del pantalón corto. Tiene que ser duro sentarse ahí atrás con ese calorazo a darle a los tambores. No se cómo coño aguantó con camiseta. Si abajo sudábamos, ¿cómo podían respirar arriba los pobres? ¡Y encima con fuego presente!


Warcry

Empezaron fríos, sobre todo el líder, Víctor García, que nos puso en vilo, pues tardó en arrancar más de lo habitual. Siempre comienza así, pareciendo que está ronco, pero con el paso de los minutos va a más. En cuanto esas cuerdas vocales calientan hay pocos rivales a la altura, y así fue. También al principio, casi había que adivinar el teclado, pero eso se solventó en cuestión de nada.

Se me hizo demasiado corto. Setenta minutos, cuando sus shows habituales pasan de largo de las dos horas, parecieron nada. Procuraron mezclar los clásicos con temas nuevos de Inmortal. Como digo yo, del último tocaron "las malas". Además de la citada La Maldición del Templario sonó Huelo el Miedo, Quiero Oirte... y ninguna de mis favoritas, es decir, se quedaron fuera Si Te Vas, Keops, Mi Tierra y la que es para mi la mejor: Como un Mago. ¡Que desgracia la mía!

WarCry los únicos con pirotecnia

Pero nada, a los seguidores de WarCry nos da igual, y nos lo pasamos de puta madre toquen lo que toquen. Al fin y al cabo las canciones nuevas no pueden ser mejores que Capitán Lawrence, La Vida en un Beso o la final Hoy Gano Yo. Da igual que el frontman se le olvide la letra en Tú Mismo, donde por cierto, Roberto García acaparó protagonismo ocupando el centro del escenario.


Warcry


El show contó con pirotecnia variada y confetti abundante, fue la única banda de todo el día que ofreció ese plus, algo digno de valorar, como se debe hacer cuando un grupo realiza un esfuerzo que al fin y al cabo, cuesta dinero. Fue un bolazo, mucho mejor y más serio que el de Bilbao y vimos a Víctor García sonriente y pasándoselo en grande sobre el escenario. Si bien la guitarra en los primeros temas sonaba fatal, con el paso de los minutos acabó salvándose y Pablo García se pudo lucir mejor que nunca. Una actuación para recordar, y ya van nueve en el LEYENDAS, como bien se acordó de recordar Victor García. ¿Alguien apuesta por la décima?

LEYENDAS DEL ROCK, tienes mucho
que mejorar, pero a pesar de ello
me has dejado unos muy gratos recuerdos.

Hoy Gano Yo fue dedicada a todas las bandas de metal, sin distinción de etiquetas. Un detalle acordarse de los compañeros de profesión y de los que desgraciadamente son también compañeros y aún no han podido hacer de la música su modo de vida, aunque la exigencia sobre ellos sea la misma.

Annihilator

Me quedó pendiente la actuación de CRISIX, y bien que me duele, porque los que allí estuvieron lo vivieron como glorioso. Debió ser la hostia, porque hubo uno que me pasó un mensaje por wasap “Larry, fuera pijadas, lo mejor del Leyendas fue Crisix”. Manda huevos, y tocando a esas horas. 

Espero me sepan perdonar. Saben que los amo con locura, que hasta llevo su C conmigo para siempre, pero a pesar de ello, llegué a mi cama a las cuatro de la mañana, y esperaban un buen trecho de horas de viaje, y el lunes, a las 7, en pie. Los veré con TANKARD, la vida vale mucho, sobre todo cuando al volante te juegas también la de otros. También me hubiese gustado ver a BANZAI, por supuesto, y a ASFALTIKA.

Al salir de Villena me paró la Guardia Civil, me miraron y me mandaron tirar. No hacía falta soplar.

LEYENDAS DEL ROCK, tienes mucho que mejorar, pero a pesar de ello me has dejado unos muy gratos recuerdos. Que el décimo sea mejor y que yo pueda vivirlo con más tiempo para la vuelta, para poder disfrutarlo como se debe. DORO ya espera, y algunos más que me sé y no puedo cascar.

Larga Vida! Stay Heavy!

© Diario de un Metalhead 2014.