jueves, 22 de junio de 2017

REGRESION: Terra Ignis (2017- Rock CD)


Por Larry Runner.

Ocho cortes, siete canciones y una instrumental conforman lo nuevo de una banda, REGRESIÓN, que con este trabajo no hacen para nada honor a su nombre, porque “Terra Ignis” es un muy buen ejemplo de lo que es progresión.

Hay grupos que pasan los años y no mejoran una mierda. Algunos hasta se mosquean cuando reciben una mala crítica porque “llevan 30 años tocando”, como si por llevar más tiempo fueran mejores. Los hay que pasan décadas y siguen siendo igual de malos, eso no significa nada. No es el caso, como digo, de REGRESIÓN.

La banda barcelonesa está a años luz de aquella del “Prisioneros” de 2015 que no parecía tener muy claro hacia donde iba. Su nuevo disco, editado a través de Rock CD, parece mostrar unas ideas mucho más claras al publicado hace dos años. A día de hoy su estilo tiende al hard rock de claras influencias ochenteras, donde la macarrería del heavy estatal de los 80 tiene su lugar al fondo.


Hard rock kinki con mucho de Mötley Crüe pero cantado en castellano es lo que se destila en este “Terra Ignis” en el que algunas pinceladas en según que canciones te recordarán al estilo de según qué bandas de aquella misma época gloriosa. Y es que en cortes como “Volví a ganar” no puedo evitar acordarme de los W.A.S.P. de Blackie Lawless, como tampoco puedo dejar de acordarme de las huestes de Nikki Six en muchos de los momentos del disco. 

Como digo, el pasado del heavy español también está ahí y viene a mí la misma sensación de cuando descubrí a los Beethoven R. con aquel “Ja, Ja”. Incluso Pedro Guijarro me recuerda a veces a Iván Urbistondo, un fulano que me encantaba, con lo cual, lo digo todo.

Sí, “Terra Ignis” es un disco de los de antes, que probablemente sea mejor comprendido por aquellos que ya son padres, incluso algunos abuelos, por la gente que más disfruta en saraos como el Leyendas o el Pounding. Si eres de los del core y la gorra, olvídate, no te vaya a dar un "paralís" que dirían en Sálvame. Esto es para gente de la vieja escuela o jóvenes que amen esos sonidos guapos de los 80.


Para acabar por ponerlos bien del todo, decir que el sonido es cristalino y que, sinceramente, la masterización es realmente sensacional, con un disco al que le doy volumen sin miedo y no pasa a retumbar en cuanto me paso un poco de lo normal. Excelente trabajo el de Toni Sánchez en la grabación y sobre todo posteriormente el de Dan Díez en la mezcla y masterización. 

A mí, me ha gustado mucho. Una agradable sorpresa. Un muy buen ejemplo de progresión.

© Diario de un Metalhead 2017.

Más heavy español aquí.