martes, 10 de abril de 2018

WILD KRASH: Wild Krash (2017, Autoproducido)


Por Larry Runner.

WILD KRASH, andaluces, hard rock. Hala, ya está hecha la review, mira que fácil. Pues no, sí que hacen hard rock, o al menos de base, pero en este disco de debut, el trío compuesto por Viko Guitars, Johnny Waudby y Kanina ofrece mucho más. Desde luego que tienen un punto de originalidad.

“Wild Krash” que se titula el álbum publicado en formato de digipack contiene 11 cortes que se esconden tras un logo que más bien parece de una banda de thrash metal o de algo más extremo y en cuyo libreto vienen las letras pero no aparecen créditos de ningún tipo, por lo que he tenido que buscar el nombre de los componentes en internet.

Abren con la extensa “Sons of The Night”, y ya en el primer tema puedes observar que no hacen un hard rock típico y blandengue. Para nada. El tema es cañero, muy heavy y tiene un afilado solo. Personalmente le encuentro un gran parecido a la propuesta que Tokyo Blade ofrecía allá por los 80.


Viene detrás “Hard Liquior”, mucho más hard rockera, aunque con el punto heavy, muy en onda Skid Row, quizás Jetboy, aunque también tiene su rollo Ratt. “Under Fire” empieza tras unas sirenas y lleva un tono Mötley Crüe con esa guitarra Mick Mars a tope.



“Jackson X” tiene un riff muy Sambora en aquel fantástico “Raise Your Hands”, aunque luego se endurece. Mucho más cañera es “I’ve Got the Poison” con una entrada muy Motörhead y una voz que me recuerda una barbaridad a Mustaine al igual que la rítmica. Sí, me suena muy a Megadeth y es que creo que es un tema que va por libre en el álbum.

Llegados a este punto y cuando suena el inicial riff de la ochentera “Let’s Go”, ya no me puedo imaginar por donde van a tirar. Son muchas las influencias que afloran en esta banda y lo del hard rock por momentos llega a ser testimonial.


“Wasted Life” es una corta balada acústica de guitarra y voz que casi sirve de intro a “Tyrant” que es la siguiente y que sí se arranca rápida, metalera, con un tonillo muy Annihilator. Dirás que estoy loco, pero escucha con atención en las estrofas. Luego evidentemente todo cambia al llegar al estribillo.


“Up Your Ass” se arranca, ahora sí, hard rockera, pero dura, como si la hubiese escrito Snake Sabo. La voz me recuerda, salvando las distancias, obviamente a la de Sebastian Bach. Sí, Skid Row va en el adn del trío.

“Road For Hell” es otra sorpresa. Y es que suena a Black Sabbath en el inicio. ¿Te lo puedes creer? Luego ya se vuelve rockera, rápida y lo del comienzo se queda en anécdota, terminando como una de las grandes canciones de este álbum antes de cerrar con la setentera “Take it Easy” donde aparecen algunas voces femininas a modo de coros.

En resumen, un disco y una banda que me dejan realmente descuadrado porque no sabría decirte a quién le puede gustar según los gustos personales de la mayoría. Hay tantos sonidos diferentes, tantas formas distintas de tratar las notas que me parece imposible etiquetarles solo como Hard Rock. Y es que son mucho más. Dales una vuelta, una oportunidad y a ver qué opinas. A mí me gusta.

https://www.facebook.com/WildKrash/







© Diario de un Metalhead 2018.

Más discos aquí.