miércoles, 25 de abril de 2018

El Norte nunca falla. EUSKAL METAL FEST IX BESTIAL GAUA. Crónica y fotos.


Por Sonia M.

La 9ª edición del Euskal Metal Fest, en su faceta más agresiva, Bestial Gaua, tuvo lugar el pasado 24 de Marzo en la mítica sala Tunk de Irún, con un cartel plagado de bandas nacionales veteranas unas y otras recién salidas del horno acompañaron a los holandeses GOD DETHRONED en su incursión en tierras norteñas. He aquí las impresiones de una servidora.


Abrieron la jornada los vascos ANKHAR. Hacía mucho que no les seguía la pista y ya no recuerdo la última vez que pude verles en vivo. Sabía que darían buen bolo porque nunca me han defraudado pero lo que no me esperaba es que arrasaran de aquella manera tan salvaje. No sé porqué fue pero me fliparon aún más que de costumbre. Sonaron perfectos, agresivos, certeros y animaron a todo el personal que allí se había reunido a primera hora. Fue una descarga bestial de su disco "Deshumanizazioa", que cuenta ya con casi dos años de vida y sigue sonando espectacular. La entrega desbordante de Ibon Tellería a la guitarra y voz junto a sus compañeros fue ejemplar. Tanto que como digo, no venía con más expectativas que las que ya conocía y acabaron siendo uno de mis favoritos de la noche. Y es que cantar en euskera con ese thrash metal tan épico mueve hasta a los que tienen la sangre de horchata.


Tras ellos MORGUE intentaron continuar esa buenas vibraciones que nos habían dejado ANKHAR pero a mi personalmente no me convencieron. En primer lugar las pintas que saco en los primeros temas Ramón me desconcertaron bastante. La entrega fue de diez, eso sí, pero su mensaje no me llegó y eso que percibí bastante crítica y quizás una cierta guasa en sus letras. En algún momento con una base más machacona no me desagradaron. Sin duda me quedo con los temas más zapatilleros. Quizás en un ambiente más cerrado la cosa hubiese sido diferente. Tendré que esperar a la siguiente.


Los barceloneses FLAMES AT SUNRISE llegaron con muchas ganas de sorprender y se quedaron a medio camino. La sala estuvo muy fría en general con su propuesta, algo entendible si pensamos en un ambiente más extremo cerrado. Yo era una de las que tenía ganas de verles ya que su disco me ha parecido bastante resultón, con temas muy interesantes y siendo su debut en forma de larga duración tras un ep en 2014. Como comento, su propuesta es bastante arriesgada para los más cerrados. La Tunk fue un territorio muy complicado para esta jovencísima banda. Demasiado moderno, demasiado melódico. Y a mí que estas mezclas me encantan me dejaron muy fría. Comprendo que están comenzando en esto, son muy jóvenes y tienen muchas ganas. Era su primera vez en el norte si no me equivoco. Tenía muchas expectativas respecto al disco y en directo se me quedó todo bastante frío y vacío. Y no fue porque ellos no lo intentaran, pero creo que el disco de momento les gana la partida. Espero que los escenarios les curtan mucho y que estos detalles sean una mera anécdota la próxima vez que los pueda ver en directo.


GUILLES recogieron el testigo brindándonos un directo demoledor. Conocedora de su gran disco del año pasado y de mis favoritos del mismo, “Harvest of Grey Days” tenía mucha curiosidad por ver como lo defendían en directo. Y madre mía. Aquello fue apabullante a mi parecer. Sonido demoledor, sin parones y sin medias tintas excepto la magnífica intro del disco llamada "Latent" que es capaz de transportarte a donde quieras. Muy bestias estos cinco muchachos de Castellón de la Plana. Inmensos los cinco. Mi más sincera enhorabuena a Adrián, Sevi, Fernando, Daniel y Bola. Me encantaron. Y junto a ANKHAR fueron de mis favoritos de la noche. Ojalá el futuro nos vuelva a encontrar porque son una banda bestial. Como anécdota comentaré que uno de sus guitarras me dio una pegatina de su grupo que tenía forma de lego con el logo de la banda porque me vio la espaldera con el logo de Diario de un Metalhead y me dijo algo así como: "Toma, para que le acompañe al lego de tu espalda". De mi chaqueta no lo creo, pero a buen seguro que le encontraré un buen sitio.


Y finalizamos la noche con los holandeses GOD DETHRONED. Una servidora estaba ya reventada. Tantas bandas y mirando el reloj eran casi las dos de la mañana, si mi memoria no me falla, cuando empezaron a dar guerra. Sin embargo me reactivaron con su propuesta. He de decir que solo los conocía de nombre, pero tenía ganas de ver de qué eran capaces y que me podían ofrecer. Como principiante en el asunto diré que al principio no sonaron del todo nítidos. La cosa fue mejorando conforme pasaron las canciones. Su propuesta deathmetalera me convenció y me dejó encantada con la labor de su guitarrista Danny Tucker, que dio lo máximo de sí mismo a pesar de tener al pesado de turno que no sabe salir de casa sin liarla y beber más de la cuenta. 
Olé por la paciencia de la banda en general pero sobre todo de Danny y de su frontman Henri. Henri, a pesar de cantar y tocar la guitarra me pareció un líder carismático, cercano a pesar de la música que tocan y sin intentar aparentar nada. Serio en su trabajo y cercano al personal a pesar de las horas. Como bien he dicho no puedo ser más específica ya que no conozco su carrera pero a mí me convencieron y esos momentos épicos donde su base instrumental hacia volar la imaginación me parecen impagables. Es una de esas cosas difíciles de explicar fuera de este mundillo a gente que solo oye y percibe gritos y ruido.

Resumiendo, una jornada más para la saca con muchas alegrías y con muy buena compañía ya que nos juntamos, como suele ser ya costumbre, una buena tropa de Pamplona, y al final es como estar en familia aunque estés a unos cuantos kilómetros de casa.

¡VOLVEREMOS!

N. de R. Omitimos desde redacción comentario alguno sobre la banda que falta por ser esta una web que no le merece respeto a su líder. Obviamente no vamos a dar promoción a quién cree no necesitarla por nuestra parte.

© Diario de un Metalhead 2018.

Más crónicas aquí.