miércoles, 29 de junio de 2016

MARYLAND DEATHFEST XIV. Baltimore MD, USA. 26-29.05.2015. Crónica y fotos. 2/3.


By Sautherom.

Arrancaba el segundo día del festival, plagado de Thrash de la vieja escuela y por supuesto de Death Metal, así que la jornada prometía. El calor y la humedad también nos iban a castigar y muchas bandas harían mención de ello, pero eso formaba también parte del show.


Desde la tierra de los koalas, canguros y kiwis, HELLBRINGER daban el banderazo inicial dejando en claro lo que sería el resto del día. Poderoso Thrash Metal al más puro estilo de la vieja escuela, con un guitarrista como de 4 metros de estatura (ja!) que no dejaba de mover su rizada melena por todo el escenario.

Demonical

Sin concesiones. Riffs poderosos y directos que te invitaban a hacer headbanging al ritmo de cada nota. Honestamente, no los conocía, pero a eso se viene a los festivales, a conocer bandas. Y estos australianos de quienes no esperaba mucho, nos dejaron un excelso sabor de boca.

Demonical

Seguía el turno ni más ni menos que de DEMONICAL, con el clásico sonido del death metal sueco. Widda convertido en un auténtico demonio, al que aunque lo había visto el día anterior con Centenes, seguía manteniendo la misma adrenalina sobre el escenario.

Demonical

Qué show más cabrón nos brindaron, intenso de inicio al final. Grandes exponentes del Death Metal Sueco en la actualidad, una devastación en vivo, realmente dejaron todo en el escenario para deleite de todos los asistentes. Y esto apenas empezaba ...


Seguía el turno de los noruegos de TULUS. Jamás pensé que algún día podría verlos en vivo, y menos después de separarse en el 2000. Recientemente acaban de resucitar a la banda, así que esta era una gran oportunidad para disfrutarlos.

Tulus

De hecho, cuando Tulus se separó en 2000, los mismos integrantes reclutaron a Rinn en la guitarras y como cuarteto, se maquillaron y formaron Khold. Así que son los mismos integrantes ambas bandas. Con su black metal con más tintes thrasher, se plantaron en el escenario para dejar en claro porque estaban de regreso. Riffs machacantes, te incitaban a hacer headbanging y al moshpit. Gran  show sin duda.


Con su auténtico Thrash Metal de la vieja escuela sin piedad ni misericordia HIRAX devastaba el escenario. Aunque ya los he visto varias veces, incluso aquí en Mérida, donde vivo, sigue siendo un deleite ver a Katon en el escenario, un frontman en toda la extensión de la palabra. No le llevó mucho tiempo, meterse al público a la bolsa. Es carismático y sabe su negocio, metido en cada canción con la audiencia, realmente un tipo muy entregado y muy divertido.


La interacción con la gente fue tal, que hasta se subió a los hombros de un elemento de seguridad, para acercarse.  Es increíble la energía que derrocha toda la banda, te atrapa, te envuelve. Realmente, una delicia en vivo.


Estoy seguro que ni el mismo Katon hace 30 años se imaginó que tanto tiempo después iba a estar frente a un público pidiendo Bombs Of Death, su clásica de clásicas, con la que cerró el show y dejó a todos con  ganas de mas. GRANDE KATON!!! GRANDE!!  Un autentico Diablo Negro como el mismo se autonombra.

Hirax

ATROPHY. Más thrash de la vieja guardia. La banda del joker estaba de regreso después de 26 años de  su último disco y de haberse separado. Se nota un poco la falta de ritmo, el pasar tanto tiempo fuera de los escenarios pasa factura. No es que haya sido malo, pero básicamente fue solo escuchar sus temas de sus únicos dos álbumes, Socialized Hate y Violent by Nature para que sus fans de la vieja guardia realmente los disfrutaran.

Atrophy

El atractivo mayor era verlos tocando en vivo después de 26 años y que llegaron de rebote al festival después de la cancelación de Destroyer 666.

Atrophy

Un devastador Death Metal con todo el sello del metal holandés nos presentaba HAIL OF BULLETS, que después de la partida del gran Martin Van Drunnen tenían un difícil hueco que llenar en las voces.


Tarea nada fácil, pero que supieron resolver muy bien con la incorporación de un auténtico caballero británico Dave Ingram (ex Benediction, Bolt Thrower) que daba su primer show como frontman de Hail of Bullets, reemplazando ni más ni menos que al mencionado Van Drunnen. Y lo hizo magistralmente, integrado totalmente para ser su primer show, con su gran voz y su fuerte presencia escénica, definitivamente convencieron y nos dejaron totalmente satisfechos.

Hail of Bullets

El calor  hacia estragos y el mismo Ingram dijo “¿qué mierdas es eso?” refiriéndose al Sol, ya que no estaba acostumbrado a soportarlo con esa intensidad y sentir tal calor. Pero aún así no mermó para nada su show. Entrega total. Al término bajó del escenario completamente derretido dejando hasta la última gota de sudor. Fue a ducharse y ya salió a atender a los fans vestido como todo un caballero inglés. Sí, el de la foto es el mismo demonio que estaba trepado en el escenario.

Con Dave Ingram

Desde la fría Finlandia llegaba el controversial Mika e IMPALED NAZARENE a recetarnos su dosis de Black Metal. La misma banda declaró que su equipo no llegó a Baltimore y que la gente de Nuclear Assault y Hail of Bullets les prestaron sus equipos para poder tocar, lo cual agradecieron públicamente, ya que sin eso no hubieran podido actuar.

Impaled Nazarene

De las bandas más esperadas por la legión de amantes del Black de la vieja escuela, dieron un gran show, entregados al 100% a pesar del tremendo calor que hacía. El mismo Mika lo dijo entre canción y canción, que era el show más caluroso que habían dado en su historia, que de donde ellos son, de Oulu, al norte de Finlandia, cerca del Ártico, no se ve el sol como en Baltimore. Pero al igual que Hail of Bullets, no fue motivo para no entregarse al máximo y dejarnos satisfechos a todos los presentes.


No paraba la descarga de Thrash Metal de la vieja escuela. Salían a escena ni más ni menos que Dan Beelher y compañía: EXCITER! “¡¡¡LOOONG LIVEEEEE THE LOOUUUDD!!!” Tenía gran expectación por verles, ver a Beelher atrás en la batería, gritando con su clásica e inconfundible voz.

Exciter

Nos dieron un gran paseo por toda su larga trayectoria, llena de nostalgia, para quienes crecimos en los 80 escuchando sus clásicos temas. Abriendo con I’m the Beast y sin piedad de inmediato nos recetan Stand up and Fight, Heavy Metal Maniac, la súper esperada Long Live the Loud... de verdad , que buenos recuerdos. Aunque el paso del tiempo es evidente, después de 33 años de formados se siguen mostrando compactos. Y es que conservan el mismo line-up desde 1983. Ese acoplamiento se nota en escena. Muy buen show, lleno de nostalgia, dejando un gran sabor de boca.

Exciter


Y no paraba el thrash de la vieja escuela. Era el turno de NUCLEAR ASSAULT, John Connolly y Danny Lilker como pilares de la banda. No había tenido oportunidad de verles en  directo anteriormente, así que los esperaba con ansias.

Nuclear Assault

Un irreconocible John Connolly ahora con pelo corto, no ha perdido su característica voz, y de verdad, da gusto que al igual que Exciter e Hirax sigan disfrutando lo que hacen y entregándose a pesar del paso de los años. Para los que somos de la vieja guardia y crecimos escuchando sus discos es alucinante.


Lilker es toda una leyenda al bajo en la escena Thrash. En la batería estaba el trota bandas Nick Barker, quien es increíble la cantidad de grupos en los que ha tocado. Me lo he encontrado en todos los festivales  a los que he acudido tocando con alguna banda diferente. No sé cómo le hace para aprenderse tantas canciones de diversos géneros. Sin duda una garantía y gran relevo para cualquier banda en la batería.

Excelente show de Nuclear Assault, realmente cumplieron y nos siguieron dando un paseo por toda la escena thrash de los 80’s como las  bandas anteriores.

Seguía la última banda del día del Edison Lot: TESTAMENT. Honestamente, después del intenso calor, que me provocó un terrible dolor de cabeza, decidí no verles, no tanto porque no me gustaran. Los he visto demasiadas veces y prefería irme a tomar una ducha y descansar un poco en el hotel, para poder tener energía para lo que restaba de la noche.

Después de recuperarme un poco me fui al Rams Head, para ver a los ingleses de DRAGGED INTO SUNLIGHT, una de esas bandas raras de la nueva ola de postblack metal que ha salido recientemente. Tengo un par de discos, más por curiosidad que por ser gran fan, pero tenía ganas de verlos en vivo, porque no es fácil ver este tipo de bandas, ya que no giran mucho.


Su show es de lo más raro y nada fácil de digerir, tocando totalmente de espaldas, todos excepto el baterista. Unos candelabros iluminaban el escenario, con vocalista, guitarras y bajo dando la espalda. Oscuridad total y solo la iluminación de las velas. La vestimenta, normal, nada de maquillaje o indumentaria estrafalaria, la cual no era necesario, con su peculiar estilo, lograron tener cautivos a los asistentes. Raro, pero buen show, al menos diferente a lo tradicional.

Era el turno de los suecos de CRAFT a quien tenía una ENORME expectativa por ver en vivo, pero más grande fue la decepción que dieron. De los peores shows que he visto en mi vida, tan malo y decepcionante fue que en las redes sociales circularon muchos comentarios al respecto.


No me explico cómo viajan desde Suecia a otro continente para tocar como tocaron. El Vocalista NOX caminando de un lado a otro en el escenario viendo al suelo como buscando monedas. El resto de la banda estáticos, como si fueran una vela más. Se veían desganados, con nulo interés de dar un buen show, se subieron al escenario porque ella estaban ahí y ya les habían pagado, pero nada más. Quince minutos y me fui a dormir, para cargar energías para el ultimo día. No merecía la pena seguir viendo tan patético show. Aún así documenté un poco de lo que nos brindaron.

El cansancio agobiaba y aún faltaba el  último día, así que a recargar energía para poder disfrutar el cierre del festival. La última parte se avecina.

Primera parte aquí.



continuará ...

© Diario de un Metalhead 2016.

+ CRÓNICAS DE SAUTHEROM aquí.