martes, 24 de mayo de 2016

SYLVANIA: Recuerdos del Mañana (2016- Rock CD)


By Larry Runner.

SYLVANIA vieja por el tiempo con este Recuerdos del Mañana, toda una historia argumental de ciencia ficción en un álbum conceptual donde las letras narran un largo penar de resistencia contra un régimen futurista con un trasfondo de mensaje de denuncia, algo poco habitual en un disco de Power Metal.

Sí, Power Metal, algunos ya han echado a correr sin dejarme contar más. Y es que si hay un género repudiado en este país es precisamente este. Claro que la culpa la tiene el exceso sufrido años atrás. Hoy en día, en el que nos vemos saturados de death metal, en muchos casos con grupos incapaces de escribir una sola canción, recibir un disco de este calibre siempre es causa de satisfacción, porque además es un buen disco.

Y es que Recuerdos del Mañana, por encima de estilos, está muy bien trabajado, bien grabado y su sonido es realmente bueno, cosa que se agradece. La idea del álbum parte de las mentes de Alberto Tramoyeres y Álvaro Chillarón (el doble de Davish de Angelus Apatrida, que menudo vuelco me dio el corazón al ver la foto del libreto).

Son valencianos -el adjetivo comienza a ser sinónimo de calidad en el metal en la patria del chumba chumba- y se lo han trabajado en su ciudad, dejando a Fernando Asensi y Enrique Mompó el tema de producción, habiendo colaborado varios amigos de la banda en la grabación, aportando un plus al disco. En los créditos aparecen los nombres de Dragonfly, Wurdalak (gran banda), Quelonio, Opera Magna, Lépoka ... 


Una intro instrumental hace que te sitúes en la historia si te molestas en leer el libreto. La batalla musical comienza en realidad en el segundo de los cortes Un Mundo Infeliz, un tema rápido con deje a lo Mago de Oz cuando molaban tantísimo en el que el dúo de voces Alfonso Arróniz - Jose Vicente Broseta (Opera Magna) es sencillamente brillante. Y es que la voz de Alfonso me llama mucho la atención, pues según el momento me recuerda a según qué cantantes, siendo como un buen híbrido de Leo Jiménez y Víctor García. ¿Flipando eh? Pues así es, así de bueno. Escucha Transylvania y verás que no miento.

Luna Quebrada es un hit en el que los teclados dan un vuelco a la línea armónica que llevaba el disco hasta ahora. La velocidad pasa a un segundo plano, y a ritmo de medio tiempo crean uno de los mejores cortes del disco, con un muy buen estribillo, que la hace pegadiza y que se te meterá en la cabeza y una parte instrumental de tintes prog e incluso góticos que sin duda hacen al tema destacar por encima del resto. Acabarás cantándola “la luna quebrada, la tierra destrozada ...” . Fantástica.


La Tentación del Mal me recuerda a los tristemente desaparecidos Neomenia, lo mucho que me gustaban ... Alfonso Arróniz tira de agudos y se luce. Empieza a parecerme el mejor de los cantantes que he conocido desde que descubrí a Chris de Delirion. No creo que esté exagerando, aunque en algunos momentos en este tema te pueda recordar a Leo Jiménez, aunque más firme, sin tanto juego en la voz al alargar las notas y menos cansino de lo que pueda ser en ocasiones el madrileño.

La última parte del disco, la que va tras Encantamiento, me suena más pomposa, más tirando hacia Rhapsody, con una largúisima final Recuerdos del Mañana -más de catorce minutos- que bien podría empalmar con Un Mundo Infeliz para volver a empezar de nuevo y en la que al principio me dio un vuelco el corazón porque Alfonso, el hombre de las mil voces desde ya, me recuerda una barbaridad a a Martí Doria en el comienzo. Es esa parte final donde se encuentra la verdadera joya del álbum Libérate y Despertarás, en la que colabora Teresa Broseta (Quelonio/Wurdalak), desde hace tiempo una de mis vocalistas femeninas favoritas del país. Su dúo con Alfonso y los aires orientales del tema convierten a la canción en mi favorita de un disco rico rico que diría Arguiñano.

Celebro haberles descubierto en condiciones. Cuanto más lo escucho, más me gusta.








© Diario de un Metalhead 2016.

+ HEAVY ESPAÑOL aquí.