lunes, 25 de abril de 2016

MELTDOWN: I Refuse to Die Here (2016 - Autoeditado)


By Sonia M.

La movida del metal más moderno no deja de evolucionar, de sacar material, y es algo que me congratula. Creo sinceramente que estamos en la cima del género en este país, con trabajos muy meritorios, y con bandas que tienen mucho que ofrecer.

En estas me veo con el nuevo ep de los vascos MELTDOWN, banda de la que he oído hablar un montón y que aún no he podido ver en directo. Es la primera vez que me llevo algo suyo a las orejas y puedo afirmar que MELTDOWN no son previsibles. No entran a la primera. Y eso me gusta. Me gusta porque me exige más y a la larga me dará mayores satisfacciones. No es, por así decirlo, como la comida basura que llega, te la zampas de golpe y a correr. Es como un buen plato, cocinado a fuego lento, con paciencia, que se degusta con cuidado y donde vas apreciando los matices conforme avanza.


Este I Refuse to Die Here supongo que pretende ser un paso más para la banda de Hernani respecto a su homónimo de 2014 y el tema suelto Oxymoron del año pasado. Esta jovencísima banda se ha  metido en harina metalcoreta/hardcore para brindarnos cinco cortes que no alcanzan los 20 minutos. Izarren Hausta suena potente, Julen a las voces suena muy curtido en batalla. Guitarras afiladísimas. No es un gutural monótono, si no que le meten bastantes screams que lo hacen más entretenido. De momento mucho nivel aunque nada nuevo en el horizonte que no haya escuchado antes.

Con Oh Pharaon meten esos punteos en plan emotivo que molan mucho, aunque no llega a ser atmosférico del todo. Sorprende la solvencia y la potente base en la que se desenvuelven. Un subidón de adrenalina sin duda, y que certifica lo que comentaba. Las bandas cada vez suenan mejor en estos terrenos y hay que disfrutar de esta época dorada donde salen multitud de formaciones.

Gears es el adelanto que han sacado y como los dos anteriores cuenta con unas guitarras súper afiladas. De momento no me quejo porque no hay ningún breakdown y suelo aborrecerlos últimamente porque son muy previsibles y no aportan nada a las canciones. Aquí se ponen muy chungos, aumentando la velocidad, aunque no todo lo que podrían. 



Rage and the Burden quizás es uno de sus temas más complejos, tanto por parones como por la línea de guitarras.  Skulls of Stone cuenta con uno de los pocos breaks del ep, y me parece bastante logrado. Un tema también harto complejo y enrevesado. Su parte final es súper emotiva, me pone los pelos de punta. Esas cosas me pierden, que os voy a contar. Muy grande.

¿Cosas a mejorar? Quizás lo que eche en falta en los temas en general es que entre ellos no hay mucha diferencia y son todos bastante parecidos, y no hay un estribillo reconocible. Y eso puede ser positivo si los temas no pecan de repetitivos, pero creo que les harían mucho más grandes. Algo que poder corear hasta quedarte afónica. Esos temas que flipas de las veces que acabas cantándolos.

Luego sí que es cierto que no mantienen una línea previsible en las canciones y es otro punto a favor aunque bastante chocante al ponértelos por primera vez. Necesitas ponértelos muchas más veces para ver que narices se han montado ahí. Por último añadir que la batería no acaba de sonarme muy natural. Seguro que en directo suena como un tiro, pero aquí me suena un poco artificial.

Este ep salió el 5 de Abril. Yo no me lo perdería... Ahora te toca a ti. Bienvenida sea toda banda que se arriesga y lo da todo con sus temas, y encima la gente más joven (apenas sobrepasan la veintena). Amén por ellos.



© Diario de un Metalhead 2016.

+ METALCORE aquí.