viernes, 8 de abril de 2016

BLAZE OUT: Backlash (2016 - Blood Fire Death).


By José A. Ruiz.

Hace unos días tuve la suerte de poder asistir a la pre-escucha de Backlash. Era una prueba de agudeza auditiva, ya que a una escucha es complicado analizar un disco. Ahora con perspectiva, estoy orgulloso de aquello. ¿Por qué? Fácil, también he tenido la oportunidad de disfrutar el disco antes de llegar a las tiendas con calma, dándole muchos minutos, y las sensaciones fueron muy similares.

Wrath Afire es la forma perfecta de empezar un disco. Ese riff machacón que se te queda a la primera quizás gracias a las paradas en medio de las estrofas. El estribillo made in BLAZE OUT totalmente, de los mas melódicos del álbum hace el resto. También destacar que aquí empezamos a ver lo que David Lleonart es capaz de hacer a las seis cuerdas, sin ser su mejor solo lo hacen de los mas destacables. El final enrabietado pone la guinda.

Lo siento, pero sigue sin entrarme Blind Snakes. Al principio achaqué este hecho a darle pocas escuchas. Tras varias más, pienso que probablemente sea el punto mas flaco del disco. Nos comentaban que era como un resumen de lo que había en el álbum en cinco minutos. Puede ser, pero desde mi punto de vista no hace justicia al conjunto. Buen solo de nuevo y eso sí, los gritos de la parte final pueden dar juego en directo.


Fist go First era la siguiente. Me sorprendió en la preescucha por la variedad de voces de Gerard Rigau y así es ahora también. Toca muchos registros y colores en este tema. Siendo justos, la canción no es de las mejores de los catalanes, pero al igual que su predecesora la participación de la gente en los directos puede ser un gran punto a favor. Enlazada a esta viene Age of the Waste, enlazada musicalmente nada más, ya que los temas no tienen nada que ver entre sí. A primera escucha, sorprende y mucho de nuevo la gran mejoría de Gerard Rigau a las voces, llegando a tonos bastante agudos en el estribillo. La parte instrumental del centro y del final de la canción es una pasada. Realmente destaco a Gerard Rigau pero es una mejoría generalizada, se nota que en este disco han trabajado duro codo con codo y han participado todos en la composición. No se les escapa detalle.

Agárrense que vienen curvas. Ya en el studio report me sorprendió este Truth in Chains. En su día dije que era una montaña rusa. Me reafirmo. Subidas de intensidad, bajadas... No hay descanso. El trabajo de Rafa Weber a la batería en este tema super destacable. Se nota que tocan un tema que le chifla... ¿Hay algo más que nosotros? La parte central la firmaría Corey Taylor para Slipknot y en EEUU se tocarían. Una pena que aquí miremos tan poco a lo que tenemos. Muy buen tema.

¡Y llega mi favorito! En eso se convirtió The Wolf and The Serpent gracias a las escuchas. Es perfecta, no hay más lecturas. Empezando con un riff fácil (ojo que lo dice un inútil de la guitarra, que lo mismo es complicado y yo vivo en mi nube), se desarrolla en un ambiente cañero hasta llegar al ESTRIBILLO. Sí, con mayúsculas, esa melodía, ese feeling que le meten... Lo siento, no puedo ser objetivo, amor puro y duro. Final TOP en limpio.

hay tiempo para los sentimientos,
no todo va a ser puñetazos y malotes

Man of Mayhem, otra que tal baila. Basada en la exitosa Sons of Anarchy, me juego algo a que será de las que más gusten a los fans. Ritmo cabalgante, como no podía ser de otra forma por la temática de la canción, torna en un estribillo abierto con un cierto aire gracias a los coros a lo Hearts on Fire de Hammerfall. Colaboración espectacular de Víctor, su anterior guitarrista, en un duelo guitarrero con David Lleonar, que posiblemente hace aquí su mejor solo del disco. Tras él, una parte instrumental en la que se me antoja muy difícil no hacer headbanging... ¿Me equivoco? Tiene aires muy festivaleros esta canción con la Final de la W:O:A Metal Battle a la vuelta de la esquina... Yo ahí la dejo botando.

También hay tiempo para los sentimientos, que no todo va a ser venganzas, puñetazos, vikingos y malotes en moto. Old Acquanitances es la balada/medio tiempo de Backlash. Comenzando con acústica y voz, torna en un medio tiempo típico americano al estilo Tremonti o Chad Kroeger para finalmente dar paso a un final en el que Gerard Rigau lo da todo. Se notan las vivencias personales que ha volcado aquí. Muy buena mezcla, delicada pero sin llegar a ser pastelosa.


Para el final queda Burn the Veil. La bauticé como la más moderna del disco en la pre--escucha. No me equivoqué. Fue mi favorita ese día y anduve cerca. Es una canción 100% BLAZE OUT, partes de caña unidas a partes muy melódicas. Aquí es Carles Comas el que toma las riendas haciendo un fenomenal trabajo al bajo, aunque en este tema, todos tienen su foco de protagonismo. El final, como dije en su día y en el cual me reafirmo es de los mejores que han hecho.

Resumiendo un poco, BLAZE OUT ha dado un golpe sobre la mesa. Tras un grandísimo debut con Headshot, llega este Backlash para consagrar a la banda como una de las que tienen que ser tenidas en cuenta. Si con su primer trabajo fueron la revelación, este segundo tiene que ser el del espaldarazo, el del empujón, el de la consagración de los catalanes. O al menos así debería ser...

Tras el disco de Crisix, los que llegarán de Trallery o In Mute, unidos a este Backlash podemos decir que estamos ante uno de los mejores años de la caña en este país... ¡Qué año!






© Diario de un Metalhead 2016.

+ sobre BLAZE OUT aquí.