sábado, 5 de marzo de 2016

ONCE WAS NEVER: Lighthouse in the Abyss (2015- Autoeditado) Eslovenia.

By Sonia M.

ONCE WAS NEVER no son lo que parecen. Y es que el deathcore no es que vaya mucho conmigo, y cuando vi esa etiqueta con estos eslovenos no supe que hacer.

Tras ponerme el primer corte me di cuenta de que sí, tienen algún ramalazo del rollo pero que realmente aquí hay más groove y death metal que otra cosa, con lo que no paré el reproductor y dejé que siguiera fluyendo. Y acerté. Estos chicos se estrenan con Lighthouse in the Abyss y no lo hacen mal. Su indiscutible groove metal (e invitados de honor), además de sus pinceladas deathcoretillas no me desagradan.

Es complicado saber que te puedes esperar al ver a tantas buenas bandas entre sus influencias como MACHINE HEAD, SLIPKNOT, GOJIRA, FEAR FACTORY... Pero la verdad que han acertado. No serían una de las bandas que destacarían en mi reproductor, de momento, pero al menos no son de las que me hacen quitarlos antes de llegar al minuto. 


ONCE WAS NEVER son muchas cosas juntas de otras tantas que han pasado por mis orejas, pero al menos me divierto oyendo las transiciones entre guitarras, solos como en Maximus Parasite (mucha influencia de THY ART IS MURDER en los punteos) o el gran riff en The Cut. Sí que es cierto que la batería me suena un poco rara. Quizás es ese rollo a lo FEAR FACTORY enlatado que claro, los americanos tienen medios para que suene de narices, pero estos pobres eslovacos aún no. 


Ya os digo que les tira más el groove, y que eso mola mucho. Que no es un ritmo monotema de esos ultrapesados y aburridos. Hay movimiento y entretenimiento para oídos hambrientos. En Kings and Pawns quizás el registro es mucho más grave tirando al deathcore. En las bases nunca vamos a encontrar eso exclusivamente, excepto en el último tema que cuenta con videoclip Razoring Woods que es la que menos me gusta y más me sobra.

En Exaltation es gracioso porque es como si en una parte se hubiesen liado MACHINE HEAD y SLIPKNOT. ¿Os lo imagináis? Pues eso. Luego se les va la olla y arrancan destrozando cabezas. Creo que este tema en concreto es el más experimental que tienen por la cantidad de cosas que mezclan en esos cuatro minutos. 

Digno de ver en directo en cualquier sala pequeña. 





© Diario de un Metalhead 2016.

+ Entradas firmadas por SONIA M. aquí.