miércoles, 6 de enero de 2016

JOSE ANDRËA URÓBOROS: Resurrección (2015- Rock Estatal Records) Madrid.


By Larry Runner.

Es de esos discos que ya sabes que la mitad de la gente va a crucificar sin darle una simple escucha. Ellos se lo van a perder. Yo tengo el anterior álbum, el de 2012, el que simplemente se titulaba Uróboros, original, pues en su día pegué una escucha a un par de temas en internet y luego me lo compré. Y buena caña que le di.

Resurrección es la nueva entrega de Jose Andrëa (miedo me da saber el por qué de la diéresis en su nombre) y su banda Uróboros. Tengo un discazo ante mi, con doce cortes fantásticos impregnados de la esencia del hard rock añejo, el de Purple, ejecutados con muy buen gusto tanto en las composiciones como en la interpretación de los mismos.

Dos son los nuevos miembros de de la formación del ex-Mago. Por una parte el veterano Bernardo Ballester, nombre que a los más mayores les sonará quizás de Santa. Él es el nuevo batería. A la guitarra, ya lleva tiempo girando y demás, está un hombre al que siempre admiré por su especial sensibilidad y buen gusto a la guitarra como "odié" por su inconstancia en los proyectos, el cordobés Jose Rubio. El guitarrista que más ha desaprovechado siempre su talento, al que ya descubrí en 2005 con Trilogy y que desde entonces ha pasado por WarCry, Dunedain, Megara, Nova Era y mil movidas más. Ojalá ésta sea la buena.


Pedro Díaz al bajo y Sergio Cisneros a los teclados, ya habían sido compañeros de José en Mago. El otro guitarrista es Juan "Chino" Flores de Sínkope, que ya se había metalizado en el álbum anterior.

Doce son los cortes de este Resurrección. Rock duro elegante, de limpio sonido, impregnados por la esencia más pura del primigenio hard rock, el del Hammond, el que mamaba directamente del blues, el que puede incluir un piano y no sonar cursi. 

Una producción y una mezcla exquisitas hacen que todo suene en su sitio, pudiendo sentir las letras perfectamente sin que las guitarras puedan sonar bajo, sin que los teclados se hagan dueños de nada a pesar de estar siempre ahí. La pureza de la música hace que te pinches el disco y los temas vayan fluyendo, enganchándote, haciendo que el álbum llegue al final y vuelva a comenzar sin que te des cuenta y siga sonando una y otra vez.


Imposible resaltar el trabajo de ninguno de los músicos por encima de los otros, pues de verdad que el trabajo es sensacional. Puestos a escuchar con atención y sacar detalles, puedes ponerte a jugar con buscar referencias en los sonidos. Aquí suena a Purple, aquí es blues sin más, eso es Thin Lizzy, aquel pasaje de La Salida del Averno es Judas puro, aquello de Te Aullaré recuerda a Steve Vai, etc. Eso sí, la banda se llama como se llama como se llama por algo. José Andrea está que se sale, tenemos a la mejor versión del boliviano-español presente. Y faltan nos hacen voces así, en el mar de la guturalidad que hoy en día nos rodea, escuchar a un tío cantar de putísima madre siempre alegra la vida.

Es difícil destacar un tema sobre los demás. Resurrección, el tema que abre el álbum, fue el escogido como single, pero La Mujer Lobo, La Torre de Cristal con el espectacular riff, Para Que Nunca Amanezca o la larguísima La Salida del Averno no son peores. El disco es muy bueno de principio a fin y casi es injusto decir que Resurrección es mejor que la bluesera Sobreviviendo. Sí que puedes decir que te guste más una canción u otra por tus gustos, pues hay variedad en el sonido, y aunque todos los temas siguen una línea común en el sonido, luego los matices convierten al álbum en variado y la palabra aburrimiento no tiene cabida en ningún momento. Resurrección gustará a los más heavies, porque es de las más duras, por el solo, por el sonido del órgano a lo Purple, pero no por ello es la mejor. Es una muy buena canción, pero como todas.

En Sudamérica con una compañera de prensa.

En resumen, un disco fantástico de principio a fin, sin falta en caer en las chabacanerías de las que a veces pecan algunas canciones de la ex-banda del vocalista. Elegante y muy bueno. Que además viene incluido en una caja grande a modo de digipack de DVD preciosa, con un extenso libreto a la altura y una portada llamativa. Sobresaliente. Muy fan.





© Diario de un Metalhead 2015.

+ HEAVY ESPAÑOL aquí.