lunes, 18 de enero de 2016

BLACK TIDE: Chasing Shadows (2015 - Pavement Records) USA.



BLACK TIDE son una jovencísima banda que tiene pintas de metalcore, sobre todo por su cantante Gabriel, pero que bebe un poco de todo, sobre todo del metal americano más edulcorado y donde priman las guitarras con buenos ritmos.



En este nuevo trabajo le han dado una gran importancia a las guitarras y ritmos, una voz limpia para enamorar y lanzar atuendos interiores sin piedad (con Heaven no queda más remedio, metafóricamente hablando). No encontramos guturales, como queriendo desvincularse por completo de esas pinceladas metalcore de la que debieron de contar en anteriores entregas. Lo que sí encontramos son unos armónicos espectaculares por parte de Gabriel, quien me recuerda a Matt Tuck de BULLET FOR MY VALENTINE en el apartado limpio.


No suenan mal, para nada. De hecho las guitarras me encantan, y Gabriel se luce. Me encanta su labor a lo largo del disco, lo engrandece. BLACK TIDE me parecen con este álbum una banda muy asequible para todo el público, incluso podrían entrar en las grandes listas, si estas fueran más amplias. Tienen ese toque de metal americano que puede caer en los medios sin desentonar. 

El disco es un alarde de ritmo, de solos vertiginosos y muy buenas ideas. En los estribillos también me recuerdan un poco a KILLSWITCH ENGAGE, pero como decía, sin el metalcore. En donde hay un momento gruñón, pero muy fugaz es en Predator, y sólo es en coro. Vamos, un espejismo.


Y la verdad es que tras varias escuchas me han ganado. No son una cosa espectacular, pero estos jovenzuelos me han enganchado y me han hecho pasar unos 40 minutos muy entretenidos. Mis "dieses" para esas armonías que se clavan en el cerebro. Sencillamente adorables. Tengo sobredosis de azúcar, pero me encanta. 






© Diario de un Metalhead 2016.

+ reviews de SONIA M. aquí.