martes, 17 de noviembre de 2015

INVASIÓN USA A SIBERIA/GAZTEIZ. 17.10.2015.Vitoria-Gasteiz. AGNOSTIC FRONT + guest. Crónica y fotos.



By Sonia M

Gracias a HFMN CREW nos vimos en la "obligación" de acudir de nuevo a Vitoria. El pasado sábado 17 de octubre tocó viaje de los guapos otra vez a ver a los monstruos del hardcore americano, AGNOSTIC FRONT, y de nuevo en la Jimmy Jazz. Tras un suspiro de una hora nos plantamos en la ciudad y tras dar unas cuantas vueltas para aparcar, nos dirigimos a la sala con tiempo de sobra. Ya dentro, un poco de cháchara y contemplar el ambiente, que más bien parecía gélido. El tiempo fuera acompañaba, una temperatura suave, no llovía. Todo invitaba al evento. Aún así, hubo mucho menos gente que la otra vez que los vi en esta misma sala, allá por el mes de noviembre en 2013, en esa ocasión junto a GRANKAPO, separados actualmente y los navarros DAWN OF THE MAYA.

COLDSIDE, desde américa, abrieron la noche puntuales con un hardcore típico y ya muy saturado a mi parecer. No lo hacen mal, pero no sonó fresco. Para estar en la sala y moverte un poco estuvo bien, pero nada más allá a mi parecer. Hubo temas interesantes, los rápidos a cuchillo, que no consiguieron mover al público que ya nos concentrábamos en la sala. Una media hora de hardcore de corte americano que no despunta de otra cosa que ya conozcamos.

la música en directo lo es todo,
 es la esencia máxima

Tras ellos la cosa se animó con los también americanos OLD FIRM CASUALS, que cuentan en sus filas con un componente de la mítica banda RANCID, Lars Frederiksen, y que como bien dijo mi compañero de viaje, "es, de momento, lo más cerca que nos vamos a encontrar de la mítica banda californiana". Dicho eso, nos encontramos con un show de unos 45 minutos de oi/street punk muy fresco y divertido, donde me lo pasé muy bien a decir verdad. Aunque lo cierto es que si eres de los talibanes que piensas que en el cartel tiene que haber sólo música como la del cabeza de cartel, te puedes perder mucho. Un sonido impecable, unas guitarras de esas de alucinar. Todo muy cuidado. Y aquello se pasó volando, tal cual. Me encantaron. Visto y no visto y a esperar 30 minutos para la salida de los neoyorkinos AGNOSTIC FRONT.


Las once, y a escena Stigma alentando a los que allí nos congregamos. No éramos tantos como la otra vez, repito, y de hecho me pude mover a mi bola. Me encontraba prácticamente frente al mosh y sobreviví. Eso sí, que fuéramos menos no significa que aquello fuera peor. Ni por asomo. Unos mosh descarados y violentos, con la gente encendida y entregada al máximo al hardcore de AGNOSTIC FRONT, que venían presentando su nuevo disco The American Dream Died. Fueron  a saco desde el principio, como era de esperar, y en pocos temas ya teníamos al bueno de Roger Miret sudando como si no hubiese un mañana, chorreando todo. Empapado de adrenalina y de saber estar a pesar de que con los años que lleve la banda toquen en salas del calibre de la Jimy Jazz o para mayores congregaciones. Una gozada.

la aparición de Pirri de ESCUELA DE ODIO
fue la sorpresa de la noche

Disfruté de lo lindo con My Life, my Way, con Dead to me, Police State o A mi Manera. Especialmente reseñable fue una grata sorpresa en la noche con la aparición e invitación del propio Roger a subir al escenario al mismísimo Pirri de ESCUELA DE ODIO, que se cantó uno de los temas, creo que fue Never Walk Alone pero no lo apunté, porque ya me perdonaréis, pero merecía liarme a melenear y demás historias. Un orgullo ver a este monstruo en las tablas. Creo que a más de uno del público lo dejó descolocado y preguntándose quien sería ese hombrecillo. Habría que hacérselo mirar, pero eso es otro menester y aquí no viene. Mención aparte y un aplauso eterno para el batería de AGNOSTIC FRONT, flip pepinillos con ese tío. Como le da a los parches sin miramientos, a saco, poco a poco, con una concentración y un ritmo acojonantes. Una pasada, solo por ese tío vale pagar ya la entrada. "Mis dieses para Pokey Mo".

La única pega que puedo ponerle al evento es que los AGNOSTIC FRONT, cabezas de cartel, sólo tocaron 50 minutos. Super intensos y sin a penas parar, eso sí, pero 50. Que me quedo entre un quiero y no puedo. Me quedo siempre con esa sensación agridulce, como cuando vi a MADBALL o DEATH BEFORE DISHONOR, es la tónica general, pero nunca se me va esa sensación. De todas formas y aunque las modas van y vienen y se nota en la afluencia a según que bandas y etc, si te gusta algo, te gusta y ya. Las modas vienen y van, tu debes permanecer donde mejor te sientas y no dejarte llevar por eso. Lo digo como reflexión tras ver lo cómoda que me encontré en la sala, a diferencia de la anterior vez que sudé la gota gorda para ver a la banda en condiciones.

La música en directo lo es todo, es la esencia máxima. Y por ello me va a merecer cada céntimo que me gaste en ella, siempre.

HARDCORE STILLS ALIVE.

© Diario de un Metalhead 2015.