sábado, 22 de agosto de 2015

¡QUE TE JODAN!


By Larry Runner.

El Parque del Muelle de Avilés a tope. Se veía venir. La llegada de los OBÚS de Fortu iba a ser a la fuerza distinta a sus anteriores visitas a Asturias. Olvídate de sus anteriores pasos por Oviedo, Gijón, Mieres, Turón, etc. Incluso de sus precedentes visitas a la ciudad. Esta vez iba a ser distinto.


Para empezar, el Festival La Mar de Ruido es gratuito, lo cual siempre atrae a personajes de nulo interés por el rock y sí por el curioseo. Los conciertos nunca deberían ser gratis. Sé que suena a grandonismo, pero un par de euros de entrada nunca molestarían a un rockero o un metalhead de pro y te quitarían de encima a un buen montón de gente molesta. Sí esa gente estúpida que se apunta a todo tipo de acto simplemente porque no le cuesta dinero. Esa masa de imbéciles que sólo sirven para hacer bulto y que al final sólo sirven para ejercer de molestia a los que realmente tienen interés en el concierto.

Se veía venir, estaba cantado que iba a ver más estúpidos que nunca, ya que sobre las tablas del kiosko de la orquesta del Parque del Muelle iba a aflorar lo que para la inmensa masa borreguil del país es una estrella de la televisión y que para nosotros no es más que un auténtico icono del heavy metal español. Hablo por supuesto de Fructuoso Sánchez Prado, más conocido por el sobrenombre de Fortu desde que en 1981 arrancara una brillante carrera musical y se convirtiera en uno de los símbolos más queridos y respetados de nuestro rollo.

Sí, para nosotros Fortu siempre será él. Un hombre carismático, el líder de OBÚS, una banda con la que crecimos y que sin duda alguna forma parte de la banda sonora de muchos momentos de nuestra vida. Pero hay que saber aceptar que Fortu en los últimos tiempos ha pasado mucho tiempo en la televisión, y eso te hace famoso, te convierte en personaje, simplemente eso, y la gente que te ve y más en esos programas de mierda de "Telecirco", no tiene ni idea de quién eres ni de si tienes una trayectoria detrás. Ni les importa. Y si vienes a su ciudad o a su pueblo, van a verte, si es gratis, como era el caso.

Sí, Fortu gracias a saltar en trampolín y a tirarse una eternidad en una isla desierta buscando de comer y dando lecciones a gente tan estúpida como la que fue a verle por ser “el de la tele”, se ha hecho célebre a nivel popular. Y no seré yo el que se lo eche en cara, ya va siendo hora de ganar pasta de una vez aunque tengas melena. Hace bien y ojalá gane mucho dinero, al fin y al cabo se lo merece. La pena es tener que verle a veces enfrentarse a una banda de estúpidos que le juzgan y le tachan de putero. Más cuando esa gente que tiene enfrente en algunos casos no serían absolutamente nadie sin la televisión y el único mérito que tienen es ser la puta de algún famoso de rango superior o ser una locaza, que queda muy bien en pantalla. Eso cuando no salen ante las cámaras hasta arriba de farlopa. Juzgadores morales de nula moralidad.

Como digo, me da igual, Fortu es Fortu, es el puto amo, es auténtico y es uno de los nuestros, y yo iré a ver a OBÚS siempre que pueda. Avilés no iba a ser una excepción, aunque ya sabía que me iba a encontrar con caras de gilipollas que quedan atontados cuando mueves la cabeza y que sacan fotos sin permiso a la peña "por sus pintas". Espero no ver ninguna mía por ahí sin consentimiento, porque sería hora de poner denuncias. Putos móviles, putos cotillas, estúpidos sin criterio, mejor ibais a grabar y sacar fotos a vuestra puta madre. Que vida más triste debéis tener. Uno venido de la playa que llama a la banda hijos de puta sin control. Una con el carricoche que no te deja acercarte a la barra, como si no hubiese más sitios en Avilés para tomarse algo. Uno que no para de sacar fotos ya a Jorge Salán sin parar de decir "que bien toca este chaval", dos niñatos que van a molestar en la primera canción dando botes para luego irse al bar de moda de turno. La señora que no para de hablar con la amiga, lo cual te hace pensar si faltan watios para molestar a los no acostumbrados, etc.

Aún así, en ese infierno de estupidez, nos lo pasamos bien. La Mar de Ruido suele funcionar. Un festival que reúne siempre a gente de la zona que empieza con nombres legendarios del rock nacional e internacional. Una combinación bien pensada que siempre nos hace disfrutar y que se celebra en un entorno agradable y gratis.

Hablaremos muy pronto de lo que fueron los conciertos, Béznar Arias, trabajador incansable de la música asturiana se lo merece y le tenemos que agradecer su labor de otra manera, pero de momento sólo quería echar fuera la bilis y decirles a esta camada de idiotas con la que nos toca bregar a veces, lo que les decía Fortu a uno por uno desde el escenario con el dedo corazón arriba: QUE TE JODAN!

© Diario de un Metalhead 2015.