domingo, 16 de agosto de 2015

CHAOS BEFORE GEA: Kharon (2015- Blood Fire Death) Andalucía.

By Sonia M.

CHAOS BEFORE GEA, otra de esas bandas aún poco conocidas que nos acercan desde Blood Fire Death. Antes de empezar me gustaría decir que ya sé que l@s hay muchísimo más curtid@s en estos terrenos de reseñas de discos y demás, pero ya llevo un tiempo en esto y te das cuenta casi a la primera de cuando algo vale la pena, cuando es pasable o cuando destaca por encima de lo demás con muchísima diferencia. Con el tiempo acabas apreciando muchos matices que igual al principio se te pasaban por alto.

Pues bien, he aquí una de esas joyas que desde que lo pones en el reproductor flipas y sabes que es gordo, que merece la pena. Kharon es la obra con la que se presentan en mi casa estos malagueños. Y madre mía lo que encuentras aquí! No llega a cuarenta minutos, pero menudo viaje. Ya no por la historia que tiene detrás sino que con la música ya apaga y vámonos. No hay por donde pillarlos, no sabes por donde van a ir, pero te da sencillamente igual de lo natural y bien que suena. Ahora un gutural que te cagas, ahora unos melódicos de llorar, ahora un toque progresivo rollo Symphony X si te descuidas, ahora una guitarra española con dos narices (en Moaning Agony). Hay momentos que me suenan a At The Gates, otros a ... Suena acojonante en los cascos. 



Me gustaría saber si los “iluminatis” que hay por ahí de la farándula, los salvadores del rock, si saben al menos el nombre de bandas tan humildes como estos malagueños, que se les llena la boca con la movida y luego andan desechando discos de las bandas, cuando ellas son las que les dan de comer.

muchos matices a descubrir

Mierdas aparte, esto mola un huevo. En serio. Me da a mi que van a ser esa joya oculta en la "escena", que no se habla en exceso de ella pero que los que la conocen saben que tienen un tesoro entre manos. Los samplers en plan orquestal como en el tema que bautiza al disco dan brillo, es brutal el contraste, me recuerdan con esos toques a Fleshgod Apocalypse.


Muchos matices a descubrir en este disco. De hecho tras la primera escucha inevitablemente te lo pones otra vez para ver qué narices has escuchado, para flipar con la miscelánea que se crea en estos ocho temas. Los cinco miembros están de lujo, Ismael destaca por los múltiples registros vocales, pero es que la labor de guitarras, bajo y batería es de 11. Tienen montada una base acojonante que en cada escucha si te centras en uno de esos elementos flipas con la de cosas que hacen y ni te enteras.

Y cuanto más te lo pones, más te gusta y más quieres repetir. Un viaje desbordante.

Agradecemos infinitamente a Blood Fire Death que sigan mandando los discos físicos, buen uso de ellos hacemos. Y también que nos sigan descubriendo bandas tan interesantes y dispares.





© Diario de un Metalhead 2015.

+ discos de BLOOD FIRE DEATH aquí.