miércoles, 1 de julio de 2015

ULTIMATE HOLOCAUST: Blackmail the Nation (2015- Punishment 18 records) Italia.


By Sonia M.

ULTIMATE HOLOCAUST es lo que necesitaba nada más comenzar mis vacaciones mentales. Descarga sonora sin compasión, voz gutural, base thrash añejo, de muy mala leche.



Ya con el primer tema U.L.T.I.M.A.T.E. (Protector of the World), aquí se cuece algo gordo y muy entretenido. Van a saco pero te meten unos solos muy currados, y ya la base que se repite a lo largo de todo el tema se te clava como un demonio. Pepinazo inicial que me invita a seguir con esta descarga de estos italianos. Parece ser que esa vena "alemana" les viene porque antes de centrarse como banda propia hacían covers de SODOM. Está todo dicho. Muy en la época Agent Orange. Además, también son un trío.

Mientras que el corte Out of Frequencies me deja bastante fría después del primer puñetazo en la cara como había sido U.L.T.I.M.A.T.E, sin embargo la que bautiza al disco vuelve por esa misma senda, con pasajes muy interesantes donde el doble bombo hace una labor estupenda y donde los riffs perforan cualquier mente abierta a la tralla. Reportage, martillea de nuevo mi cerebro con esos riffs repetitivos y persistentes que molan tanto. Otra muy reseñable. Gambler´s Theatre es curiosa porque mezclan italiano e inglés y queda la mar de curioso este tipo de thrash en italiano. Pentagram of Terrorism, otra con riffs pegadizos pero además tiene algún deje más black, más oscuro, aunque momentáneo todo sea dicho. Un poco VENOM a lo Black Metal a grito pelado. La voz de Bianchi hace mucho en ello. Estupendo trabajo de Floyd a los parches y de Tambo a la guitarra.


No es una novedad que impacte, porque esto está más que visto, pero estos italianos son muy entretenidos y hasta parecen alemanes, la verdad. Una banda que en directo me entretendría muchísimo seguramente. Aquí encontrareis thrash attack sin compasión y sin complejos. De esas cosas que molan conocer y escuchar, para ver más allá de lo que nos ponen en bandeja como algo que es lo mejor. 





© Diario de un Metalhead 2015.