lunes, 6 de julio de 2015

SCARAB: Serpents of the Nile (2015 – Vicisolum Productions) Egipto.


By Iñaki Albuerne.

Desde que en el año 2007 estos egipcios editaran su primer material en formato EP bajo el nombre de Valley of the Sandwalkers les ando siguiendo la pista. No todos los días salen bandas dentro del metal extremo en un país como Egipto, aunque sí es cierto que aunque no tengan una gran escena en cantidad de bandas, sí la tienen por lo general en calidad.

SCARAB no se han apuntado a la moda de influencias del medio oriente, es que ellos son parte de esa rica cultura milenaria. Muchos pensaréis inmediatamente en NILE, no voy a mentiros pues yo también lo hice ya con lo primero que escuché de ellos, pero también pensemos en MORBID ANGEL y en BEHEMOTH pero más enrevesados y algo más densos y con ritmos que abundan más en los medios tiempos y no tanto en las velocidades descontroladas.


Las atmósferas son inconfundiblemente egipcias. Quién mejor que ellos para plasmarlas en la música, ya sea a base de guitarras puramente Death Metaleras o sintetizadores que te hacen descender a las catacumbas más oscuras donde se pudren los cuerpos de momias desde hace cientos y cientos de años. 

Aunque la batería tiene un papel protagonista, lo tienen aún más las guitarras, que son el eje principal de sus composiciones, para que a su alrededor se concentre la guturalidad de su cantante, o voces tradicionalmente más del folclore de su tierra. La ya mencionada batería, la que hace de percusión cual danza tribal para entrar en un trance y poder contactar con fuerzas y espíritus del más allá, donde seremos confinados en lugares de castigos, decapitados, quemados y nuestro corazón será arrancado por una letanía de ritmos Death Metaleros y criaturas espantosas.

nuestro corazón será arrancado
por una letanía de ritmos Death Metaleros

Los temas son extensos para un estilo como el que se dedican hacer, una media de 7 minutos de duración, pero puedo asegurar que cada segundo está bien aprovechado y no es tocado en vano, todo sirve para introducirse aún más en su milenaria y ancestral civilización.

El sonido es nítido y pulido, lo suficiente para notar las vibraciones de la maldad que aquí se engendra y la contundencia con la que se nos presenta Serpents of the Nile, que a buen seguro será el disco con el que se harán mucho más conocidos para un sector más amplio de esta escena del Metal Extremo.


Diría temas a destacar, pero es mucho mejor escucharlo al completo, ya que cada canción es resaltable, unas por la profundidad musical en la que nos introducen – como Funeral Pharaoh - y otras por servir como himno de guerra en el infinito desierto, por ser más directas – como Pyramid of Illusions – pero debe ser escuchado de principio a fin. 

Si lo vuestro son los primeros discos de NILE y MORBID ANGEL, o BEHEMOTH en sus momentos pesados y densos, hacer como yo y no le quitéis a partir de ahora el ojo de encima a SCARAB.  





© Diario de un Metalhead 2015.

+ Metal Extremo aquí