lunes, 13 de abril de 2015

NOCHE DE TROLLS. Bilbao. 22.03.2015. FINNTROLL+HATESPHERE+PROFANE OMEN. Crónica y fotos.


Texto: Sonia M.
Fotos: Unai Calleja.

Día de clásico del fútbol. Un Barça-Madrid. Domingo, final de semana. Pereza, día lluvioso. Con esta realidad todo esto serían ya alicientes para quedarse en casa en vez de echarse la manta a la cabeza y viajar a Bilbao de concierto. Pero era una ocasión única. Era mi momento. Por fin podría ver a mis adorados FINNTROLL en directo. Estaba que ni me lo creía. Al fin, otra de esas espinitas clavadas que te quitas con gusto.

Viaje a Bilbao con un tiempo feo, pero con buen entretenimiento musical. Ya en el precioso Kafe Antzoki, el cual pisaba por primera vez, la espera fue cubierta entre el merchan y un simpatiquísimo Vreth, cantante de FINNTROLL, vendiendo en el mismísimo puesto, algo que me puso aún más nerviosa. Lo tenía por un tipo más a su bola, más frío, con ese aura de finlandés torpedo. Pues no. O tenía el día simpático o fue un encanto. Cierto licor ayudó algo, imagino.

PROFANE OMEN

Ya en materia musical abrieron los también finlandeses PROFANE OMEN que pude ver hace ya un tiempo en Pamplona acompañando a ENSIFERUM. Lo cierto es que el conjunto me parece entretenido pero no llegan a despertar mi interés. No quito el mérito y que algunos temas tienen cierto gancho, pero no me convencieron. Eso sí, el vocalista, Jules, fue muy comunicativo y entregado, eso no se lo quita nadie. Mención aparte a los increíbles solos y piruetas en la guitarra que nos brindaron tanto Williami como Andy, que aparecería posteriormente en medio del concierto de FINNTROLL desnudo. Y cuando digo desnudo es, completamente desnudo. ¡Todo al aire fresco! Algo que no llegué a comprender y que me dejó básicamente flipando.

Tras ellos llegaron HATESPHERE, banda que lleva desde el 2001 en esto y a la que casi desconocía por completo. Me gustaron mucho. Una propuesta muy macarra, bastante moderna. Digamos que con toques death, groove y mucha cera. Al contrario que PROFANE OMEN que sonaron atronadores de sonido, los de Dinamarca sonaron extremadamente bajos. Una pena, aunque los disfruté como una enana y me eché unas risas con su frontman, Esse, que no paró de animar el cotarro y de liarla. Un cachondo y un diez. Me gustaron mucho. Uno de sus guitarristas, Pete, me recordó muchísimo a Busi de CRISIX por su manera de tocar y sobre todo porque no dejó de gesticular en ningún momento. Y también como el de Igualada, éste era un hacha a las seis cuerdas. Intensidad, potencia pero sin decibelios. Me gustaron muchísimo HATESPHERE y me los marco como banda a tener en cuenta, al menos en directo. Muy entretenidos.

HATESPHERE

Y ya pasadas las diez, la espera hasta la salida de FINNTROLL se me hizo eterna. Mínimo estuvimos media hora con un sonido de ranas de fondo, y con unas ganas inmensas de que salieran los finlandeses a escena. Ya el cansancio del viaje, del fin de semana y toda esas cosas empezaron a aparecer y rezaba porque FINNTROLL salieran ya para reactivarme y darlo todo. Por fin pasadas las 22.30 y con la intro del apasionante disco Nattfodd los trolls salieron a escena. Y en una primera tanda nos brindaron ese estupendo disco al completo. Goce es decir poco. Aunque en la primera canción, Manniskopesten sufrí como el demonio por el sonido que estaba super embarullado, la siguiente Eliytres me sacudió todos los males y los problemas de sonido "bola" desaparecieron para mi goce y disfrute. Poco puedo decir de esta primera parte. Sensacional, épico, emocionante, brillante. ¡¡POR FIN!!

Tras esos primeros 35 minutos (lo que dura el Nattfodd), abandonaron el escenario y me temí lo peor. Pero nada de nada. Volvieron poco después a saco con diversos temas de sus otros lanzamientos. Miticadas, y sobre todo mucho teclado. Esta banda no sería lo que es sin esa apasionante base que le da el teclado. FINNTROLL es una de esas bandas que adoro pero que reconozco que sin esos elementos distintivos no destacaría tanto, al menos para mí. Temarracos para que abandonara la calma y diera rienda suelta a las melenas con Svartberg, de su primer lanzamiento, Jaktens Tid para liarla en la taberna cual troll, y con motivos. ¡Daba igual que tocaran! A mí es que me daba igual, todo me motivaba, aunque sí, los temas más rápidos y trolls me ponen más, para que mentir. Y Solsagan, muy coreada, de las mas nuevas o Mordminnen. 

FINNTROLL

Vreth todo un showman, animando el cotarro y con un micro de lo más curioso. Una frikada más que rodea a esta banda. Todos con orejas puntiagudas y con la ralla negra cruzando la cara. Dicho eso, solo comentar que me lo pasé como nunca. Cuerpo escombro de vuelta a casa pero con una sonrisa de oreja a oreja, mi chaqueta de FINNTROLL a tope y una sensación increíble en el cuerpo. De hecho al salir del Kafe Antzokia el mundo parecía otro. Digamos que dentro se había vivido una fiesta de esas épicas, donde la música te lo da todo, y te hace sentir al máximo. Una fiesta, un jolgorio indescriptible. Y al salir, noche cerrada, frío, la ciudad ya durmiendo, fue un contraste bastante gordo.

Tocaba , como se suele decir, volver a la dura realidad. Pero con ese imborrable recuerdo grabado ya a fuego en mi  mente.

¡¡¡Larga vida FINNTROLL!! Y que pueda seguir viviéndolo en directo más veces. Muchísimas gracias a WarPig por traerlos y hacerme disfrutar tanto. Una espina menos. Un nombre más a añadir en mi lista de bandas vistas.

© Diario de un Metalhead 2015.

+ CRÓNICAS aquí