martes, 14 de abril de 2015

MISTWEAVER: Nocturnal Bloodshed (2015- Suspiria Records). Castilla y León.


By Sonia M.

MISTWEAVER son una formación que descubrí el año pasado de refilón en el Hontoria (Burgos). Por desgracia se solaparon con otras y solo pude verlos unos breves minutos. Sin embargo, me quedé con su nombre porque me gustó mucho lo que escuché previamente.

Nocturnal Bloodshed, su quinto lanzamiento es toda una declaración de intenciones que me ha encantado. Ha sido enchufarlo y perderme en sus melodías. Una lúgubre intro nos sumerge en el universo MISTWEAVER. Preparen sus escudos y afilen sus hachas. Una mezcla entre death melódico a la sueca con toques black, toques épicos, velocidad, guitarras acústicas y mucha oscuridad. Se te encoje el pecho y a la vez se apodera de ti una sensación de poder y de dominio. Eso ocurre precisamente con Pandemonium. De mis favoritas desde la primera escucha. Esa mezcla de voz angelical unida con el contrate de la gutural y desgarrada de Raúl me encanta. Atención al acelerón final. De diez.

Una melodía super pegadiza en The Biggest Threat, apasionante el teclado de Joaquín. Hell´s Arrival es tal cual, el infierno desatado. Aquí no van más a saco porque no les ha dado por ahí. Tremendo el inicio. Ataque infernal. Cuenta con bastantes contrastes como una parte acústica que luego sube de intensidad y que ha quedado cojonuda. God is dead tiene de todo. Epic solos asegurados también. Revoluciones a tutiplén pero con calma. Me suena un poco a AMON AMARTH. El corte que bautiza al disco me parece el más complicado de todos, tanto por su duración por lo que nos brinda. Muy directa al comienzo, ataque sin compasión, muy black metal por momentos, blast beats que retumban en los cascos, pausa con guitarras suaves y acústicas. Si en este punto de la canción vuelves al inicio de la misma te parecerán completamente diferentes, y es la misma. 


Perpetual Darkness es la más lenta del disco y aquí la oscuridad sonora llega a su plenitud. El aporte del teclado de Joaquín lo hace aún más acojonante. Película de terror en toda regla. Momentazo épico con End of times, tema que te descoloca en comparación con el resto. Demasiado épico, medieval y melódico. Lo tenebroso parece haber desaparecido, ahora hay un aura suave que va rondándonos pero sin golpearnos tan de frente. La aportación de Jennie Tebler, hermanada de Quorthon de Bathory ha sido todo un acierto. Cierra Deceivers Fall, otro pepino de tema. Ritmo acelerado pero no de cinta de correr. Me encantan las guitarras acústicas, suenan acojonantes en todo el disco pero en este tema sobre todo.

Hay que decir que Raúl toca la guitarra además de las voces y viendo el arsenal que se han montado no tiene que ser fácil tocar esto en directo. Eduardo le echará un cable con la otra guitarra pero vamos, telita. Disco muy entretenido que no tiene nada que envidiar a cualquiera que nos llegue de fuera. Te sumerge en un mundo oscuro, cargado de tinieblas, y sentimientos desgarrados, sin olvidarnos de esos pequeños breaks melódicos y acústicos que le dan suavidad a algunos cortes y nos ayudan tanto a nosotros como a la propia banda a recuperar el aliento.
Enhorabuena al quinteto por la creación de este Nocturnal Bloodshed. Un viaje apasionante.







© Diario de un Metalhead 2015.