martes, 3 de marzo de 2015

BLOODY BROTHERHOOD: Ritual of Blood (2015- Autoproducido) Euskadi


By Larry Runner.

Lo cómodo para un servidor sería haberle pasado la pelota a Iñaki Albuerne y olvidarme de líos. Pero cuando he pinchado por vez primera Ritual of Blood, el disco de BLOODY BROTHERHOOD y ha sonado en el reproductor The Awakening, me he dicho: “me lo quedo”.


Lo siento señor Albuerne, está muy bien que usted escriba de Extremo en esta web, pero no lo va a acaparar todo. Si lo ve como una usurpación de sus funciones, le animo a que reseñe el próximo de ECLIPSE, por ejemplo, para compensar el daño.

Reconozco que no soy dado a tales excesos, pero a veces a los drogadictos del metal capaces de darle a todos los palos, nos gusta meternos drogas duras musicales como este Ritual of Blood llegado con un pan bajo el brazo. Digo lo del pan porque Ritual of Blood ha venido apadrinado por un exitoso crowdfunding al que intentamos echar un cable colocándolo en nuestra cabecera de la web. Sabíamos que iba a salir bien y que no iban a necesitar nuestra ayuda, porque además de buenos músicos esta peña debe ser buena gente. Algún día espero comprobarlo en persona y no a través de mensajes en redes sociales para no decir “debe” y afirmar “son”. Cuando vi su petición tenía claro que el triunfo estaba asegurado. Quizás nuestro aporte no significara gran cosa, pero con que sólo una persona hiciera un click y aportara algo a la noble causa desde nuestra web, ya nos valdría.

Estoy seguro que no han decepcionado a ninguno de los que aportaron su grano de arena. El disco es duro como el acero de tradición vizcaína, aunque ellos son guipuzcoanos. Voz impenetrable y atmósfera inmunda pero con rítmicas que permiten que oídos como los míos, no acostumbrados a sobrevolar acordes que parecen venir del mismísimo Mordor, puedan llegar a disfrutar de semejante bestialidad. Se pasa volado, son 37 minutos, duración que bien podría ir plasmada en un vinilo. Sería alucinante, pues el trabajo gráfico del disco es de un excelente nivel.


Tras una intro arrancan con Ritual of Blood, a ritmo de blast beat. Asusta el comienzo con la caña brutal y la voz de horco, pero la velocidad aminora y las citadas rítmicas hacen que no salgas espantado ante semejante estallido. Los ritmos van combinándose hasta el final. 

Seguida va The Awakening, que nace a ritmo de doble bombo, del cual Hammer Blast tira con facilidad. Una vez más la velocidad se combina con pasajes más tranquilos. La fórmula parece funcionar y así se desarrolla durante todo el álbum. Aunque hay cortes que se me hacen especiales y que me gustaría destacar. En ese sentido quizás citara Internal Suffering, pero mañana mismo el favorito podría ser cualquier otro. Por ejemplo Inquisition, que también está de pm.


Dan carpetazo al disco con una versión del Infernal Death de los mismísimos DEATH que ellos han llevado a su terreno endureciéndola aún más, con guitarras más duras, menos heavy metal y más death. Incluso es más rápida. Bastante más bruta que la original, que ya es decir.

En definitiva, una excelente mezcla de brutalidad absoluta con rítmicas poderosas y melódicas que puede que te enganchen a la banda. BLOODY BROTHERHOOD ya están aquí y esperemos que sea para quedarse, que no sea una banda más de fugaz recorrido. Bienvenidos.






© Diario de un Metalhead 2015.

+ DEATH METAL aquí