domingo, 1 de febrero de 2015

MARASME: De Llums i Ombres (2014- Discos Macarras) Islas Baleares.



MARASME son una formación de Mallorca que nos presenta su segundo trabajo De llums i Ombres via Discos Macarras. Una obra cargada de post metal, toques black, progresivo, atmósferas varias e íntegramente cantada en catalán. Si hace un tiempo os hablaba de MAYBESHEWILL, en esta ocasión os puedo acercar esta estupenda propuesta. MARASME es una mezcla entre el post metal más intimo como podríamos ver en el disco de MAYBESHEWILL o en los lanzamientos de los nacionales TOUNDRA o EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO, añadiendo una voz desgarrada que en esas tres formaciones nombradas no existen. 

Un viaje apasionante cargado de matices con atmósferas que nos ponen los pelos de punta junto a la voz de Jeroni que le da esa sensación completa de desastre. Un auténtico viaje para todos tus sentidos, para sacar lo mejor y lo peor de ti mismo.


Abre el disco Metamorfosi de la Inèrcia, tema que está cargado de todos los elementos comentados. Unas partes agresivas y desgarradoras en plan "verlo todo negro", así como un apartado a mitad de canción que pone los pelos de punta con esa melodía solitaria, como insinuando que aunque no hay esperanza aún se puede sentir algo. A mi se me encoge el alma con esas atmósferas, de verdad. En ello Tomeu y Manel lo bordan, y ya ni os cuento con el final muy black metal con un sembradísimo David a la batería. A saco.

atmósferas que nos ponen los pelos de punta

Cop de gracia es más lúgubre, mucho más oscuro que el anterior corte. Muchísimo más depresivo y también cuenta con un cambio de ritmo al final del mismo. Acojona la sensación que se te queda tras escuchar el tema. Con Absència podemos entrar perfectamente en trance. Sus diez minutos de duración les permiten a estos mallorquines expandirse y dejar libre toda esa creatividad, esas ganas de plasmar sensaciones en forma de acordes, de susurros, de rabia. A mitad de tema encontramos una especie de interludio que se alarga un buen rato, como si de una procesión se tratara, hasta que entra el bajo de Chus de forma muy acertada y David toma las riendas y avanza, tranquilamente, sin prisa pero sin pausa, con suavidad, como reflexionando. 


Endins revitaliza y pone los pelos de punta. Quizás sienta tan bien porque previamente se nos ha abastecido de un sonido compacto, directo, oscuro y desgarrador y en este tema completamente instrumental se nos brinda un poco de paz, una vana esperanza. En esa misma onda continuará Aquí les Ombres mai no Arribaran, solo que al añadirle la voz gana enteros tirando a derroteros más tristes, desgarradores y profundos sonoramente hablando. Una amalgama de sentimientos. Y cierra La Caiguda dels Ídols, la más larga con 13 minutazos de duración. Corte que comienza casi sin que nos enteremos y que va subiendo en intensidad pero muy lentamente. Cuando ya aparece Jeroni será una constante los lamentos desgarrados, y esa sensación oscura y depresiva que pudimos comprobar en Cop de Gracia. El final es siniestro de narices, como si de una tele desintonizada se tratara.

No es un disco para ponerse a dar saltos, para melenear y gritar de alegría. Es un disco para sentir como te arrancan lo malo de dentro, como te lleva flotando por su atmósfera sonora con suaves melodía, como si estuvieses viendo el amanecer más bonito del mundo y a su vez te lo arrebataran de la forma más cruel. Es todo eso y mucho más. Son MARASME.





© Diario de un Metalhead 2015.

√ El blog de Sonia M. aquí
√ Más Discos Macarras aquí