miércoles, 25 de febrero de 2015

BROTHERS TILL WE DIE: We will never grow up (2014- Autoproducido) Madrid

By Sonia M.

Hermanos hasta la muerte. BROTHERS TILL WE DIE. Desde Madrid nos presentan We will never grow up. Media hora de sonido duro, pesado y sin un amago de voces limpias, como mucho coros que le dan mucha vida a los temas como en Castor Pollux (de mis favoritas por el sentimiento que se percibe en ella). Mucho down tempo, ultra graves para dejarse la espalda con las bajadas, y mucho hardcore. Fijaos si no en el inicio de Real eyes realize real lies. ¡Que alguien mida esa intensidad sonora! Enamorada del previo al break y el break posterior del último tema No passion, no compromise. Tocho de narices, aunque luego lo encrudecen hasta la saciedad. Son unos salvajes.


En sus letras hay muchísimo sentimiento, que unido a la base musical le da mucha potencia al asunto. Temas despechados y malditos como Backstabbers o ..but the princess is in another castle; otros más cargados de buenas sensaciones y de hermandad como Tony Montana y Castor Pollux , de apoyo mutuo con su gente. Sólo hay que ver que cuentan con tres colaboraciones en el disco en forma de apoyos de voz de formaciones nacionales como THIS THING CALLED LIFE,  FEAR MY INTENTIONS (con una aportación que los acerca al más crudo deathcore) en el tema ..but the princess is in another castle y la de Robbert de los holandeses WASTED BULLET.


son unos salvajes

En general es un álbum muy agresivo y muy pesado en cuanto a base musical. Aunque haya letras muy positivas en conjunto el disco tiene bastante mala leche y los beatdowns y los breaks no hacen más que hacerlo más oscuro. "No quiero que estas heridas se curen, no quiero tiempo para olvidar, quiero mantenerlo vivo y saborear el dolor para recordar". Tenían mucho que soltar los de Madrid parece ser.

Me parece un disco entretenido, con mucha importancia de la base con las potentes guitarras de Mario y Edu (muy apoyados en su barbarie oscura por Riccardo al bajo), y la batería de Pablo ajustando los ritmos, así como un Felipe endiablado a la voz.


A veces algunos temas me suenan muy similares entre sí por el rollo de meterle los toques del hardcore más bailongo y agresivo. Pero sin duda me encanta cuando le ponen sentimiento y cierta melodía a momentos de algunas canciones, haciéndolas mucho más profundas, menos agresivas quizás, sin perder nada de sentimiento como ocurre en el tema que da titulo al disco de donde destaco la siguiente frase: "Nunca creceré si eso significa dejar todo en lo que creo" o en "Castor. Pollux", "Siempre con mi familia, siempre con mis amigos".

BTWD dicen que "ellos nunca crecerán" (en alusión al título del disco), pero esperamos que en lo musical al menos no se estanquen y sigan peleando por lo que les gusta, dejando bien claros los mensajes.





© Diario de un Metalhead 2015.