miércoles, 29 de octubre de 2014

SOLD-OUT. Oviedo 24.10.2014. DIARIO DE UN METALHEAD FEST 2. Crónica y Fotos.


Texto: Larry Runner.

Hacía unos meses que nos habíamos llevado un buen disgusto y aquí, en Diario de un Metalhead, que trabajamos todo con el corazón, de verdad pensábamos que el heavy metal nos debía una. Apostamos por PAUL DIANNO porque una vez más, era lo que nos dictaba el corazón. Quizás fuera muy arriesgado, pero cuando manda el corazón, éso ni se ve. Si encima vienen dos románticos como Fon y Juli y se empeñan en sacarlo adelante si les ayudas con la promo y con tu “experiencia” pues ya la ruina. Mira por donde, al final salió bien, dos de dos, que decia Dani Thrashway en su facebook, aunque yo le podría decir que tres de tres, -Dani, acuérdate de la que liamos en Turón con la Semifinal de la W:O:A Metal Battle. Todavía ayer nos volvieron a tirar la caña con eso desde Mejoras del Valle animándonos a repetir. Aunque podrían ser cuatro de cuatro, que lo de enero en el Malecón Avilesino fue bestial y nos faltaron  tan solo seis tickets para colocar el cartel que pusimos a la puerta de la Sala Whippoorwill.

No es que no nos asusten los retos, es que directamente somos unos inconscientes y nos dejamos llevar por el corazón. De ahí que la primera vez montásemos un festival de lunes, luego llevásemos la Semifinal de la W:O:A Metal Battle a media hora de coche de los grandes núcleos urbanos de Asturias, detrás montáramos un festival underground en Avilés y ahora trajéramos a un tío “que estaba acabado” con dos bandas “que todo el mundo ya ha visto” como tuvimos que leer en las redes sociales.


Y es que quizás haya gente que vaya porque le mole el cartel, pero soy consciente que fueron muchos los que vinieron porque lo sintieron como lo sentimos nosotros. Se acercaron porque por una noche dejaron a su corazón decidir, y de ahí que la venta anticipada fuera tan espectacular y que luego llegara el sold-out.

Salió bien porque quizás el karma nos premió con ello. Hicimos las entradas lo más bonitas posible aunque nos fueran a costar más caras al imprimirlas. Diseñamos los carteles aún a sabiendas de que llamarían tanto la atención que algunos no durarían ni dos días colgados - como así fue-. Encargamos púas con un lego diseñado para la ocasión con la cara del Eddie de Maiden ... una ruina ... pero todo dictado con el corazón y que pasara lo que tuviera que pasar, que el karma decidiera.

¡Y vaya si decidió! Se llenó como nos había pasado antes pero ahora, en un recinto mucho mayor. Fue un día muy largo, de muchos nervios, sobre todo porque la banda de Paul quedó tirada en la carretera cuando su vehículo de alquiler dijo basta y llegaron justos para la prueba. Menos mal que desde Warpig, los responsables de la gira del ex-Maiden, nos tranquilizaban vía whatsApp: “Tranquilos, está todo controlado, llegamos de sobra”. Así fue, aunque todo caminara con media hora de retraso por el percance.


Alguien se molestó por ver a algunos Hells Angels rodeando al vocalista. No estaban allí por capricho tras lo ocurrido en Galicia. Si no te gusta alguien no vayas, pero ir a increpar a un grupo y emprenderla a patadas con una furgoneta no es de recibo. Algunos no entran en razón hasta que llevan un sopapo. Es bueno tener a alguien al lado que sepa darlos en caso de extrema necesidad. En Oviedo no hizo falta, gracias a Dios, pero no estábamos seguros de que no fuese a hacerla. Hubo quien hizo amago de subir al escenario. Si nadie te invita a ello, quédate en tu sitio, melón y no molestes. Es complicado que alguien de “los nuestros” meta la pata, pero vino gente también de fuera a la que no habíamos visto en nuestra vida y nunca sabes con quien te vas a cruzar. Con nosotros fueron encantadores y si tuviera dinero igual me compraba una moto y me ponía en ruta, ¡vete tú a saber!

Y es que hay mucho iluminado y mucho que se dice fan de Dickinson y piensa que por eso hay que ir a meterse con Paul Dianno. Dianno no es el cantante de Iron Maiden porque con 20 años uno comete muchos errores y él los cometió y le costaron caros, y en vez de acumular millones de euros se lo curra para poder pagar la pensión de sus hijos y de sus ex-mujeres, y poder vivir en Brasil, que es lo que a él le gusta.


De todas formas un fulano que vende 30.000 copias cada vez que reedita algo en disco gira de constante porque le gusta la vida en la carretera. Olvidaros del paripé que hace en escena explotando su papel de enfermo:  “Estoy jodido de la rodilla, estoy jodido de la voz, me duele la espalda ...” ya, ya, ya. Fíjate en su web el tour que lleva, en éste 63 fechas. Un enfermo no se mete esa pechada en el cuerpo. Lo que pasa que ese rollo de eterno enfermo le gusta, le permite fugarse cuando la audiencia no responde, o cuando simplemente no tiene el día o ni putas ganas. Pero lleva explotando la historia una década o más, y ahí sigue. La voz es la que es, pero no va ahora a empezar a cuidarse, que es más punk que todos los Pistols juntos. ¿Que es censurable? Desde luego que sí, por supuesto, faltaría más. Pero como dice un amigo mío, no hay banda mala, faltan cervezas. Es lo que hay y nadie te obliga a ir a verle. Precisamente a la misma hora había otras opciones en Gijón por partida doble e incluso en Avilés. Tributos a Kiss y Purple en la Acapulco y Extremoduro en el Pabellón de Gijón dándosela por no llegar a la mitad de lo esperado en un concierto con descanso a la mitad para que consumas cervezas a precios de whisky.

llenar pabellones debe ser la leche
pero llenarlos y luego salir
a quemar la ciudad
seguro que mola más

Respecto a los fans de Dickinson críticos con el vocalista original de The Irons, decirles que mister Bruce cuando se vio grande mandó a la banda a tomar vientos y se montó en solitario para apenas cinco años más tarde negociar el regreso porque le iba como el culo, y porque para pasar de tocar en grandes recintos y viajar en avión a la furgoneta hay que tenerlos muy bien puestos y no todos los tienen. De ahí que muchos figurines como él o Halford se la hayan tenido que envainar y volver a sus bandas con el rabo entre las piernas, aunque ahora vuelvan a sacar pecho aún a sabiendas de que en el momento de que se bajen de ese barco, serán civiles vulgares como lo somos todos. Ahí está el video de la Emisión Pirata con Dickinson haciendo el ridículo en Madrid rodeado de figuras del heavy tradicional del país en un concurso de borrachos patético. Eso en cinco años en solitario. Si llega a llevar más de 30 como Paul, no sé que sería a estas alturas de su culo. No estaría ni para pilotar aviones en la Xbox.

Human

Han sido días de leer muchas tonterías en crónicas y en facebook, la red donde uno suelta opiniones en el 90% de los casos sin pensar, sin saber y por boca de otros. Así que si leéis cosas como “cantó Transilvania sentado” tenéis que decir al lumbreras, que el tema es instrumental y se escribe con “Y”: Transylvania. Si veis que alguien escribe que vomitó en Oviedo varias veces, es que ha visto que se enjuagaba la boca y lo escupía luego. No vomitaba. Y así unas cuantas. Físicamente está hecho unos zorros, es verdad, pero ya nos gustaría a todos haber vivido la mitad de lo que él ha vivido. Porque llenar pabellones debe ser la leche, pero llenarlos y luego salir a quemar la ciudad como él hacía, seguro que mola más. A algunos nos gusta la fiesta y a otros dormir. En Maiden a él le molaba la fiesta más que a nadie y a otros les gustaba descansar. Por eso quedó fuera y ficharon al espadachín. Y mira por donde, gracias a eso Iron Maiden son la mejor banda de la tierra, así que algo más que hay que agradecerle a Paul y a su afición por las sustancias ilegales y el Jack Daniels. Eso que tenemos gracias a su inconsciencia. Yo se lo agradezco profundamente.

Una vez soltado todo el rollo que necesitaba soltar, voy con la crónica, que a algunos quizás les vaya a importar bastante menos que la introducción, nunca se sabe.

Human

Fue flipante estar en al puerta y ver a la gente entrar sin parar. No fueron pocos los que compraron su entrada en taquilla. Algunas caras de sorpresa de los primeros cuando les dábamos la púa conmemorativa eran dignas de fotografía. Estamos tan poco acostumbrados a que nos regalen algo, que flipamos cuando ocurre. Sí, la entrada costaba 15/18.-€, pero los primeros 50 entrar tuvieron regalo y el que se quiso acercar al Vader tras el concierto se tomó una caña y un chupito gratis.

Abrieron unos HUMAN que funcionaron a buen nivel, aunque con un ambiente sobre el escenario más que frío. Llegaron, soltaron sus temazos y se fueron. Ramón Lage eclipsa al resto de la banda y eso es así, aunque los demás lo hagan estupendamente también. Es normal, quieras o no el brillante pasado está ahí, y él va a pelear por repetirlo con su historia, algo que es digno siempre de admirar y más que entendible, porque HUMAN es su rollo y no el de otro como ocurría con AVALANCH.

Human

Adiós al pasado, aunque bien que podría montárselo de fácil y ponerse a cantar temas de sus más de diez años en la banda que le hizo famoso. Pero no, los retos no asustan y los temas van saliendo, las canciones van cobrando vida y la contundencia de los cortes está ahí y es fácil que te contagien. Ya hay ganas de tener No More, All Together y otro montón de temas que sonaron en el concierto en un disco que reproducir en casa. De momento nos tenemos que conformar con lo que hay y esperar a mejor ocasión para verles interactuar más entre ellos y con el público. Los vi un poco fríos. Cerraron con el Hechando Chingasos de BRUJERÍA, uno de los grupos favoritos de Ramón. Siempre he flipado con el título de esta canción, con esa H del principio. Hacía mucho que no escuchaba un tema de esos animales. Gracias Rodrigo por el detalle de salir con la camiseta de Diario de un Metalhead. Hubo gente que vino por ellos, con eso ya digo bastante.

El descanso entre grupos era aprovechado por los más cachondos para fotografiarse con nuestro lego. No fueron los pocos que pusieron rostro a nuestra mascota en el improvisado photocall de la entrada. Sobre una banqueta colocamos a nuestro pequeño amigo, imagen de web y programa y algunos le dieron vida. Agradecidos por ello, para eso era.

Black Devil

Los seguidores de BLACK DEVIL comienzan a conformar una pequeña legión y ya son capaces de desplazarse a Oviedo, Madrid o donde haga falta. La banda es de las que trabaja. Son capaces de meterse una jornada entera en el local a preparar las cosas. Llevan mucho tiempo así y se nota sobre el escenario. Están a años luz del grupo que eran cuando se presentaron en el Vaques Fest de hace unos años tanto en lo musical como en la actitud.

Los guitarristas son la parte estática, pero es bien cierto que es difícil medir más de dos metros y moverse con un mínimo de gracia. Así que se limitan a tocar, pues tanto Eneko como Joel lo tienen complicado a la hora de moverse mucho sobre las tablas. No revuelven. Atrás Pichi en la batería demuestra que es sin duda de lo mejor que tenemos en la región, aunque venderlo quizás no vaya con él. Va a su rollo, y es lo más opuesto a una estrella del rock que te vayas a encontrar nunca. Un jipi en un grupo de heavy metal que lo hace de putísima madre. Siempre que tengo oportunidad me gusta observarle desde un lateral del escenario. Me parece un puto espectáculo y en Oviedo lo volví a hacer. Tener un pase vale para ver esos detalles que desde abajo te pasan desapercibidos. Enorme.

Iván Canedo y Dany Jack son los que mueven el cotarro. Iván con su peculiar y llamativo instrumento no para de moverse, de mostrar como todo músico debe sentir su música. Es más heavy que una pandereta eléctrica con tachuelas y más persona que heavy, así que con eso lo digo todo. Le adoro y a la vez le envidio. Ojalá a mi me hubiera dado por darle a las cuatro cuerdas, o a las siete como él. Es genial.

Black Devil

Dany Jack a estas alturas ya va sobrado tanto en actitud como con su voz. Sabe cómo y hasta donde llega y sin falta de ser un abusón de agudos y de exhibiciones absurdas, lo hace muy muy bien y mueve a la gente aunque para ello tenga que bajarse a la pista o montar un wall of death si hace falta. Si además la estética acompaña, infinitamente mejor. Ésta vez no me ha dado opción para lanzarle una maldad.

Respecto a su set-list, hubo temas que engancharon más y otros menos, pero apostando del todo por el nuevo álbum De Mentes y dejando atrás su Anomalía, del que creo que sólo sonó Descenso al Infierno. Han olvidado Soy Dolor para mi disgusto, aunque me compensaron con mi nueva favorita Tras el Cristal, que junto con De Mentes quizás sean lo mejor de su última obra. Gustaron mucho y calentaron el ambiente, a fe que sí. Muy bien.


PAUL DIANNO abrió con Sanctuary. Un tema no demasiado exigente y conocido por cualquiera que sepa de qué va ésto. En la mesa sabían por donde andaban y conocían la canción, así que aquello sonó bien desde el principio. Claro que para disfrutar de verdad del concierto hay que meterse en la pista, que es donde suena todo al cien por cien. En los laterales y en la parte de atrás de la sala no es igual y en la primera fila no oyes nada con nitidez y si estás en un lateral te pierdes a una de las guitarras, si tienes oido, claro. De todas formas, esta noche meterse en la pista ya era más complicado. La sala estaba hasta la bandera y tras un Prowler en el que se gritó ya bastante y que Carlo comenzó con la única gambaza de la noche, llegó Wrathchild y todos a botar. El bajo de Teo “Harris” sonaba como tenía que sonar, era importante. A la derecha el altísimo Carlo -aunque no lo suficiente como para tocar en BLACK DEVIL-  llevaba la parte Smith y a nuestra izquierda Andrea “Murray” se curraba la mayoría de los solos. Fiffo "Mc Brain" se lució en la parte trasera y hasta se marcó un solo. Es su mejor relaciones públicas y mientras los demás tras el show se comían un sandwich, él se hacía fotos y se mezclaba con la audiencia.

No hubo paripés para los bises para
"a ver si me aclaman un poco"

Hace gracia ver los nombres que se gastan, pues cuando se compusieron las canciones que sonaron en el concierto, gente como McBrain, por ejemplo, no formaban parte del line-up de IRON MAIDEN. De todas formas los chicos que acompañan a PAUL DIANNO en este periplo, son los habituales cuando visita nuestro país. En Italia son conocidos como CHILDREN OF THE DAMNED y son una banda de tributo a la Doncella de Hierro más allá de una banda de acompañamiento de PAUL DIANNO. De hecho también acompañan a veces a BLAZE BAYLEY y por supuesto que actúan con un vocalista en conciertos de tributo a la leyenda del West End Londinense.


Apenas dos temas de la época de Dianno fuera de Maiden, ambas habituales. Children of Madness de su época BATTLEZONE, canción que bautizaba su segundo disco y Marshall Lokjaw, del fantástico Murder One de su etapa KILLERS que por cierto recientemente se reeditó con cinco bonus tracks en un precioso digipack y que ahora ya tengo convenientemente firmado tras recibir un sincero “gracias por no traer sólo discos de Iron Maiden” del cercano Dianno tras el show.

Killers fue la locura y por fin pude escuchar Phantom of The Opera sin tener que aguantar una voz chillona tras la brillante parte de instrumental. No lo hacía desde el concierto de DIANNO en Avilés en 2009. Escucharla con los IRON MAIDEN de hoy en día, a pesar de que la han tocado en las últimas giras, es imposible. El señor Bruce es incapaz de largarse y perder protagonismo y machaca toda la parte central de la canción con su cansina verborrea, algo que con PAUL DIANNO no sucede.

Tras Iron Maiden vino Transylvania y Paul se quedó en la parte de atrás del escenario, pero de pie, como durante todo el show. Running Free fue la última de las buenas. No hubo paripés para los bises para “a ver si me aclaman un poco”. Se despidieron con la punkarrada habitual de RAMONES, el Blitzkrieg Bop que tanto molesta a los más críticos pero que todo el mundo corea y baila. Así se montó un pogo más al final de los muchos que hubo durante una noche espectacular e inolvidable.


Y es que todo fue hecho dejándose llevar por el corazón, pasara lo que pasara y ver la sala llena fue una gozada, como lo fue ver que músicos de WARCRY, POSESSION, LEGACY OF BRUTALITY, ARENIA, SOLDIER, BLAST OPEN, ALTAR OF GIALLO, BRUTALFLY, DAEDRICA, MERCYLESS, OLD ENEMIES, etc, se pasaban para apoyarnos. Siempre les estaremos agradecidos.

Mr. Paul Dianno, ya sé que usted no va a leer estas líneas, pero como le dije en su día en persona, gracias por haber cambiado mi vida. Quizás no le guste el final a esta crónica de un día inolvidable pero con dos Eddies tatuados en mi piel, lo tengo que decir: UP THE IRONS!


María Amor, Fon, Juli, gracias por ayudarme a convertir un sueño en realidad.

Había que dar gracias a mucha gente. Todos están aquí.


Crónicas de otros compañeros sobre nuestro festival:


Pantallazo de facebook


© Diario de un Metalhead 2014.