miércoles, 11 de junio de 2014

ARCH ENEMY: War Eternal (2014 - Century Media) Alemania.



By Larry Runner.

Si alguien pensaba que ARCH ENEMY sin Angela Gossow no iban a tener futuro, se equivocó. Alissa White-Gluz lo hace no igual si no incluso mejor que su predecesora, aunque eso ya lo sabíamos, pues su labor en THE AGONIST, donde ha permanecido una década como vocalista ya era conocida.


Hace años que Michael Amott tomó la decisión de hacer crecer a su banda, y a fe que lo ha conseguido. Pero no sólo basándose en la imagen de su vocalista anterior y ahora en la de ésta, que también, si no a base de crecer musicalmente. Sus composiciones han ido ganando en calidad, combinando cada vez mejor la fiereza y de su música de siempre con la melodía que ha convertido su música en asequible a públicos que antaño les daban la espalda .

Sí, ARCH ENEMY ha dado con la fórmula para dotar al death metal de comercialidad, como quedó muy patente en su anterior Khaos Legions (tres años han pasado ya) y como queda más que claro en este War Eternal.


Precisamente el tema que da título al álbum sirvió de presentación para la guapísima peloazulada canadiense. Hoy en día sólo en youtube lleva casi cuatro millones de visualizaciones. Sí, la promoción ha funcionado a base de bien alrededor de la banda, pero todos sabemos que por mucho que promociones un disco, si detrás no hay buena música, no lo vas a vender, y en éste caso la hay.

War Eternal es un disco cargadísimo de guitarras, con unos solos realmente excelentes, brillantes en su ejecución y puestos al servicio de la canción

War Eternal es un disco cargadísimo de guitarras, con unos solos realmente excelentes, brillantes en su ejecución y puestos al servicio de la canción a los que las orquestaciones ayudan en momentos puntuales para darle al álbum ese plus que distingue a los buenos discos de las obras maestras.


El álbum es realmente rompedor, tiene un comienzo como hacía mucho que no veía con Never Forgive Never Forget, War Eternal, As The Pages Burn, No More Regrets y You Will Know My Name, cinco potenciales singles sin duda alguna. Si estuviésemos en los ochenta, los coleccionistas estarían locos por conseguir un buen lote de caras b de aquellas inéditas que se destilaban por entonces. Temazos sin desperdicio alguno. Con tan solo esas cinco canciones ya se queda pequeño Khaos Legions.

Una corta y maravillosa instrumental da la pausa al disco y sirve de intro a otro grandísimo corte: Stolen Life. Aquí lo del single es más que claro. No llega a los tres minutos, lo justo para un 7”.


Con Time Is Black pierden en comercialidad dándole un papel mayor a la técnica. Pero ojo a la cantidad de sonidos que van a entrar por tus oidos. Tírate en la cama con los auriculares y goza. Parece imposible que se pueda llegar a combinar una voz tan fiera con tanta melodía. On And On tiene también ese rollo de demostración de “lo sabemos hacer muy bien, mira como toco”.

Canciones como Avalanche crecen y crecen con todos los adornos orquestales, aunque ésta me recuerda demasiado a IN FLAMES. Sí, no he podido dejar de recordar aquel Come Clarity con el que tanto disfruté en su día. Cuidadín con los solos. Cierra la obra de arte la instrumental Not Long For This World. Existe una edición con bonus especial. Se trata de la versión del Shadow of the World de MIKE OLDFIELD.


Evidentemente la mezcla y la masterización le han dado al álbum el toque final para que los temas crezcan. Suena más que bien. A los botones no iba a estar un cualquiera. Jens Bogren (Paradise Lost, Opeth ...) ha sido el encargado del toque final, pero, el secreto del disco está en las canciones, que son muy buenas, que son más canciones que nunca. Ese es el secreto. En cuanto a la voz, el cambio más llamativo en la nueva época que comienza con War Eternal, decir que Alissa le da más variedad, cambia más de registro, sonando a veces incluso a black, no se hace tan monótona como podía pasar con la Gossow.


Sí, ARCH ENEMY han conseguido edulcorar el death metal como nadie y no creo que nadie les vaya a poner freno a estas alturas. Ellos sabrán hasta donde quieren llegar, o mejor dicho hasta donde pueden. War Eternal les ha puesto el listón muy muy alto. Será difícil de superar.