miércoles, 23 de abril de 2014

DIVINO DISTURBO: Op I (2013 - Art Gates Records)




La primera vez que escuché a DIVINO DISTURBO me embargó una sensación de admiración y a la vez rechazo. Admiración por lo currada que está la base instrumental, por momentos de película, por momentos de metal progresivo. Pero me echó para atrás la parte vocal por parte de Rachel. No me acabó de convencer. Lo aparqué unos días, dejándolo reposar.

Y aquí me encuentro hablando al fin de ello. Porque tarde o temprano acabaría sucumbiendo. Cuarenta y dos minutos de disco muy arriesgado y novedoso, al menos en cuanto a cosas que haya escuchado previamente.

He oído bandas que mezclan voces de soprano, elementos más de coro de iglesia, atmósferas más empleadas en películas, pero nunca había oído algo así en España. No quizás tanta cosa mezclada. Hay bandas con chica al frente haciendo metal con toque sinfónicos, metal más agresivo, pero de esta manera lo más cercano que puedo recordar puede ser TEARS OF MARTYR o mis paisanos DIABULUS IN MUSICA. Sin embargo, el registro de Rachel es bastante extravagante y a la vez hipnotizante. Parece que te va contando una historia, con toda esa ambientación de fondo por parte de Matías, Alan y Dani. Es una apuesta arriesgada sin duda.


En cuanto a la base de los temas no tengo más que halagos. Por momentos me recuerdan a los primerizos SYMPHONY X que tanto han erizado mi piel, por otros me recuerdan a cualquier película ambientada en la Edad Media. Vamos, que tienes un montón de sensaciones en los 12 temas que dan forma a este Op I.

Como bien nos citan en su hoja de prensa: "Entre las influencias de la banda cabe destacar artistas tan dispares como SYMPHONY X, PANTERA, DIMMU BORGIR y compositores de la talla de J.S Bach, Mozart, Beethoven; incluso compositores contemporáneos como John Williams, James Horner o Hans Zimmer". De toda esta orquestación que tanto le aporta al conjunto se encarga el inquieto Matías, que también toca el bajo y aporta las segundas voces.


Precioso los temas instrumentales como Morrigan que ponen la piel de gallina. Se percibe mucho sentimiento tras los acordes de ese corte. Además Morrigan cuenta con versión en acústico, por si aún no se te ha removido algo por dentro. Momento SYMPHONY X en Eternal Spring muy en la onda de la masterpiece The Wings of Tragedy que a pesar de los años sigue haciéndome vibrar como el primer día. Tremendo el arranque final con unos riffs muy agresivos y un epic solo por parte de Alan. No tiene desperdicio alguno. Wolf Song contiene un pasaje instrumental casi a la mitad del tema espectacular. Es algo que ya he destacado, pero se nota muchísimo el cuidado y mimo que han puesto en los pasajes instrumentales, ya que son conscientes de su gran importancia en su registro.

Art Gates no se anda con chiquitas con lo que fichan, sin duda. Todo un acierto que seguro que dará bastante que hablar. Por mi parte, poco a poco me he ido adaptando al registro de Rachel, aunque los agudos no acaban de convencerme aún a pesar de las escuchas y de la profesionalidad en cada corte. Estoy acostumbrada a registros más melódicos y empalagosos como quien dice como en la época de Tarja en NIGHTWISH o quizás WITHIN TEMPTATION, y éste en concreto no me entra tan fácil. Pero sin duda os recomiendo que le echéis un vistazo a estos mozos de Madrid porque lo que hacen es bastante llamativo.

Echarle una oreja a Eternal Spring, Morrigan, Wolf Song o Nirmia.


© Diario de un Metalhead 2014