martes, 11 de marzo de 2014

DORIA + BLAZE OUT: Barcelona 28.02.2014. Crónica y fotos



Texto: José A. Ruiz.
Fotos: Joan Moreno.

La última noche de Febrero era especial en la ciudad condal. Los locales DÖRIA, acompañados por BLAZE OUT, volvían a pisar los escenarios de Barcelona, tras casi año y medio sin tocar en la capital. El aspecto que presentaba el exterior del City Hall hacía presagiar lo que sería una gran noche. Colas bastante largas aguardaban a la apertura de puertas, que se produjo con un poco retraso, todo sea dicho.

Abría fuego BLAZE OUT, tras el gran disco del que pudimos disfrutar y analizar en Diario de un Metalhead, presentaban sus temas en directo. Con unos pequeños problemas de sonido al principio, fue coger ritmo y convertirse en una apisonadora. Desgranaban su Headshot poco a poco, temas como Shining Blood, Behind The Bullet (mi favorita), su single de presentación Red Silence o la que abre su opera prima S.I.N.S, no hicieron más que confirmar mis sospechas de que este grupo dará que hablar en un futuro no muy lejano. Eso sí, con lo que el publico mas vibró fue con un gran Medley, Metallica vs Maiden… Sonaron Battery, All Nightmare Long, Run to the Hills o Hallowed By Thy Name… La respuesta de la audiencia, como se debía esperar, tremenda. Grupo a tener en cuenta, aunque nosotros eso ya lo sabíamos.


Y llegaba el momento de DÖRIA, la gente impaciente coreaba su nombre hasta que bajaron las luces y comenzaron a sonar los primeros acordes de la intro preparada para esta gira. Tras ella, al igual que en el disco, Aún Recuerdo, Dos Caras y Como Uno Más eran las primeras en aparecer. De la primera poco que decir, cualquiera que entienda un poco de qué va esto dirá que es un temazo como la copa de un pino. De las otras dos he de reconocer que en el disco quizás sean las que menos llamen, pero en directo ganan muchísimo, sobre todo Como Uno Más.

Al grupo se le veía cómodo, buen movimiento en el escenario y con la gente coreando todas y cada una de las letras. Llegaba la primera vista atrás con Por Si Sirve de Algo. En serio, prometo que intentaré algún día escucharla sin emocionarme. Me puede, es superior a mi… Un gran Martí en una canción francamente complicada.

Otra de las más coreadas fue Desdibujando Sueños, una de las favoritas entre los fans y que tiene ese pedazo de puente que posiblemente sea una de las mejores partes que los barceloneses hayan compuesto. Pero claro si después de eso bajan las luces, y empieza a sonar un piano solo con Martí en el escenario pues todo se queda pequeño.


Hace un tiempo un amigo me comentaba… “Tío, Sigo aquí tienen que tocarla en todos los bolos, es un parón en el directo si, pero con lo que transmite es básica” Y pensé, bueno, no sera para tanto… Vale, pues me lo como con patatas. Que manera de transmitir, como suena, que emoción… Me constan algunas lagrimas a mi alrededor y no es para menos. Sublime Laura en el solo. Otra “fugaz” mirada atrás venía con Pensavientos, que yo creo que gana con los años como el buen vino.

Guíame y Buscando en el Cielo eran las siguientes. Se vio especialmente activo en ésta última a Lluis al bajo, no parando de dar vueltas por el escenario, se nota que debe ser de sus favoritas. El momento rosa de la noche lo dejo Martí robándole un beso a Laura al final de esta canción tras su conversación entre voz y guitarra, muy bien hilado y tratado, sí señor.

Y lo que empezó siendo una broma se convirtió en realidad. Pep se estrenaba en esto de los solos de batería con una auténtica maravilla. A ritmo de Vals de Strauss hizo saltar y botar al público en un arte que normalmente aburre. Para muestra un botón.


Con la gente ya en un estado de euforia plena llegaba La Soga, el corte con más rabia y con letra de mas actualidad de la banda. Muy agresivo Martí a la voz y un gran solo de Victor que cada vez me gusta más.

Bajo La Nieve y Sin Máscara fueron las que completaron el disco completo en vivo. Son tremendamente directas y hacen nacer una simbiosis interesante entre público y grupo. Pienso que en shows más cortos deberían ser básicas. Primero por los fáciles coros en los que la gente puede ayudar, segundo por la gran letra de la primera y tercero por el gran solo de Laura en la segunda.

Y para terminar no podía ser otra que la gran Caperucita, que ponía un broche de oro a un gran evento. Y es que cuando se juntan todos los factores necesarios para una gran noche, al final lo acaba siendo. Una sala bonita, un público entregado, un técnico de sonido como Dios manda y actitud en el escenario.

Personalmente me gustó mucho volver a ver a sonreír a Víctor, Martí, Pep, Laura y Lluis, cosa que necesitaban sin duda tras tantas historias. Si a eso le sumas la calidad en el escenario de DÖRIA y una gran banda emergente como BLAZE OUT, para mí hace una noche de tres estr… digo... de CINCO ESTRELLAS.

© Diario de un Metalhead 2014.