martes, 4 de junio de 2002

NIGHTFALL EN ASTURIAS. Avilés. 02.06.2002. BLIND GUARDIAN + FREEDOM CALL. Crónica.


By Larry Runner.

Meses llevábamos en Asturias de sequía de conciertos. Los promotores de aquí no apuestan ultimamente por nuestra movida y en éste último año los conciertos de bandas internacionales han desaparecido de nuestro calendario. Así que tras un curso vacío de emociones internacionales todos los heavys asturianos esperábamos con ansia la visita por segunda vez a nuestras tierras de los número uno del heavy metal teutón.

En la anterior ocasión vinieron acompañados de sus amigos americanos ICED EARTH, y esta vez el telonero no podía defraudar. Así que se nos presentaron en Avilés con otra banda alemana, FREEDOM CALL.

Era la segunda vez que tenía oportunidad de ver a FREEDOM CALL en directo y como en la anterior supieron meterse a la sala en el bolsillo. Salieron puntuales y su show duró tres cuartos de hora justos. En ese poco tiempo repasaron lo mejor de sus dos primeros discos y aprovecharon para presentar un par de temas de su nuevo álbum. Por cierto, a la entrada alguien de su discográfica regalaba cd-singles a todos. Algo poco habitual eso de que te regalen discos, un buen detalle con el público y una excelente promoción.

Chris su líder, vocalista y guitarra supo meterse a toda la parroquia asturiana en el bolsillo, dirigiéndose a la gente con entusiasmo y en un inglés pausado procurando que su mensaje llegara, algo digno de elogio. Su gran actuación y simpatía hizo que toda la sala, alrededor de un millar de personas,  botase sin parar durante toda la actuación y casi se nos olvidara que a quien habíamos ido a ver era a BLIND GUARDIAN.
A la batería el conocidísimo Dan Zimmermann de los GAMMA RAY, que estuvo brillante, como siempre. Es impresionante como aporrea este tío.
Tras esos 45 minutos se despidieron dando las gracias repetidas veces al publico por su entrega. Y aunque estuvimos rogando por un bis, no pudo ser posible.

Tras una parada de poco más de un cuarto de hora, salieron a escena BLIND GUARDIAN liderados por el cada vez mas tripón Hansi Kursch. Una vez más ha venido pendiente solo del micro, lo que hace que se le vea un poco fuera de sitio, ya que no es un gran frontman. En vez de coros sampleados, esta vez trajeron dos músicos de apoyo a las teclas y al bajo que además se dedican a realizar unas más que dignas voces que dan brillantez a la actuación.

El set list fue el habitual de la gira dejando de lado, sorpresivamente, su nuevo álbum. Tras la intro de “Nightfall in Middle Earth”, comenzaron con “Into The Storm” para que antes de que la gente reaccionase atacar con “Welcome to Dying”. Luego y tras un correcto “buenas noches Asturias” vino el turno de “Nightfall”. Y así fueron sonando sus temas más míticos. “Valhalla” fue especialmente emocionante con todo el mundo cantando y el clímax se alcanzó con “The Bard Song - in the Forest” donde todos pudimos a sacar a relucir nuestros conocimientos de la lengua de Shakespeare. La Quatro dio la talla y se cantó todo el tema muy dignamente.

Hubo un momento simpático en el que alguien de las primeras filas dio a Hansi una bandera de Asturias, que fue a parar a la batería para presidir el escenario y que hizo que en un alarde de nacionalismo toda la sala cantara aquello de “Independenciá, puxa Asturies Dixebrá”, cosas nuestras.

Poco a poco y pasando por “Imaginations from the Other Side” y “Time Stands Still” entre otros se llegó al final de la actuación. Luego vinieron los dos bises. Un par de temas más en el primero y tras una breve retirada volver a las tablas para preguntar que canción queríamos escuchar. Como podréis suponer todo el mundo pidió “Mirror, Mirror” (lo van a tener que tocar hasta el día que se mueran, seguro). Y así lo hicieron. Interpretaron el ansiado tema y se fueron sin decir adiós. Quizás porque no sea más que un hasta luego.

© Larry 2002