viernes, 12 de octubre de 2018

GRAVE NOISE: From the Cradle to the Grave (2018, Rock CD)


Por Larry Runner.

Mira que Castilla y León es grande y lo poco que nos llega de esa zona que además de extensa está además a apenas un peaje (muy caro) y 45’ de mi casa.

GRAVE NOISE son de esa histórica tierra y llevan dándole un lustro. En 2015 grabaron una demo con un par de temas propios y la explotaron bien, logrando actuar en algunos buenos bolos al lado de otros artistas estatales desde Crisix a Lujuria y el mismísimo Rosendo. 

En mayo publican por fin su primer disco, este "From The Cradle To The Grave" que nos ocupa que para ser un álbum de debut no suena nada mal. Hacen thrash en el mayor grado de la extensión de la palabra, con influencias tanto de la escuela alemana como la americana. Suenan gordos, profesionales, en este álbum de debut de seis temas más una gloriosa intro instrumental acústica “From The Cradle To The Grave” que le da título al disco.


Puede que estén comenzando, pero suenan a profesionales, la edición del álbum así lo refleja. Presentan un trabajo que suena a gloria bendita. Lo grabaron ellos y al final pusieron el disco en manos del maestro portugués Daniel Cardoso para la mezcla y el masterizado. Conclusión: disco profesional en todos los sentidos, por dentro y por fuera, porque han tirado la casa por la ventada y la portada se la han dejado a Gustavo Sazes (Evile, Machine Head, Morbid Angel, Arch Enemy, Angelus Apatrida ... )

Una base rítmica contundente sirve de cojín a unas guitarras intensas, de riffs machacones pero a la vez cargadas de melodía. Las tonalidades son graves, con gran presencia del bajo, y los temas entran solos, directos, en un álbum que parece atraparte y que se acaba sin que te des cuenta. Los temas saltan y cuando te das cuenta tienes que volver a empezar porque todo te sabe a poco. 

Tiran de acústica en cuanto ven el hueco y les queda más que bien. Es ahí cuando no puedes evitar las comparaciones con Metallica, siempre presentes en el thrash de hoy. Fíjate en “Brain Wash” y lo verás. Temazo, aunque no mejor que “Mutant Goat”, la anterior, todo un hit, como también lo es sin duda “Gods are Lie”, que viene cargada de musicalidad, aires vikingos y un muy buen solo, que hace que escucharla solo una vez sepa a poco. No hay vez que no haya puesto el disco que no haya rebobinado el tema para escucharlo otra vez antes de pasar al siguiente corte. Algo que "Grave Noise" también te puede provocar por su fantástico final. "Hatred Domain" también tiene lo suyo con ese comienzo tan brutal y su aire nórdico y esos detalles tan geniales de las guitarras en las frenadas. Cierran con "Zombeer", todo un puto himno. Me encanta la letra.


Thrash Metal combativo, como debe ser, azotando en las letras, textos cortos que saben combinar bien con una música sin demasiadas complicaciones pero lo suficientemente variada como para no aburrir y aportando en cada corte un distintivo que la hace diferente a las demás, aunque el ritmo para el headbanging siempre esté presente.

Excelente debut que agradezco enormemente tener en copia física.

Otra banda a tener en cuenta. ¡Vaya año llevamos!






© Diario de un Metalhead 2018.