martes, 9 de octubre de 2018

FEEL NO PAIN: Into the Chaos (2018, Rock CD)


Por Larry Runner.

Hacía tiempo que no me llegaba un disco de thrash de una banda nueva al que le diera tantas vueltas en tan poco tiempo. Me ha pasado con el ep de FEEL NO PAIN, una banda madrileña que comienza su andadura en serio con este trabajo titulado “Into the Chaos”.

Unos tanto y otros tan poco. Impresionante el dossier que me ha mandado el cuarteto madrileño adjunto al cd. Como siempre dejo los papeles a un lado. Primero escucho la música y luego, tras anotar las ideas, le meto mano a la hoja de prensa, nunca antes. Así evito comparaciones dictadas de antemano y creo mi propia idea sobre el grupo y nunca me pongo con algo preconcebido en la mente.

Lo primero que me llama la atención es el portadón del disco.  Luego mirando los textos veo que es obra de Remy Cooper, al que conoceréis por haber parido algunas fantásticas portadas de grupos como Arch Enemy, Suicide Silence, Whitechapel, Thy Art Is Murder, etc.


¿Qué nos ofrece este “Into the Chaos”? Pues en esencia es una mezcla de thrash y heavy metal donde las afinaciones graves y la oscuridad mandan en el sonido del grupo. Al darle la primera pasada al disco, vino a mi mente las sensaciones que tuve cuando escuché por vez primera a Evile, un grupo el de Huddersfield que llegó a mí con su primer disco y se quedó para siempre en mi vida.

No es que FEEL NO PAIN suenen igual, pero sí que les encuentro un aire parecido, con esas afinaciones graves, el respeto por la melodía y el buen trabajo en los solos. Es evidente que las influencias son comunes a muchas bandas y uno en su música saca lo que le llena cuando escucha en casa la de otros. A la hora de componer todo lo respirado aflora y evidentemente ello hace que a veces las bandas tengan puntos en común en su sonido por muy distantes que sean sus procedencias.

Otro punto en común con Evile es que aquí también hay dos hermanos presentes en el line-up. Eso sí, a diferencia de los ingleses, aquí cantan los dos, y es que a excepción del batería, todos los componentes figuran también como vocalistas, así que debe ser que se van alternando al micro. Sí que es verdad que al escuchar el álbum notas diferentes voces, aunque obviamente no puedo precisar quién canta en cada momento.

La base rítmica es sólida, contundente, formando un muy buen colchón sobre el que se asientan las rítmicas. Si tengo que resaltar un momento de especial brillo sería el del solo del tema que cierra el ep, “Into the Chaos Dimension” el tema más duro y que roza el death con ese aire Slayer que la impregna, aunque hay que decir que la intro “Tower of Silence” es pura crema acústica. La forma en que tratan las guitarras en "Vanished man from the Promised Land", el respeto por la musicalidad y como se combinan y cruzan es de grupo gordo y veterano. Una puta orgía que me hizo dar al rewind la primera vez que sonó para volver a gozarla de pleno de lo gorda que me la puso. Brutal.


Son apenas tres cortes, pero intensos y lo bueno de este ep es que sin duda te deja con ganas de más, con lo cual, objetivo cumplido. Para mí son una banda ya a tener en cuenta. Me han gustado mucho con esa forma de jugar con las guitarras una y otra vez, complicándolo todo y ese aporrear en la batería constante que te martilla una otra vez sin cansar gracias a los contantes cambios. Estos pavos son muy buenos. Miro su dossier y me da la risa ver que han abierto para que según qué bandas que vaya tela. Está claro que las cosas están jodidas para tocar por Madrid. Con la cantidad de gilipollas que vemos presumiendo en las redes de figurines mediáticos y de endorsers de no se qué mierdas y llegan estos cuatro y mean a casi todos sin darse un pijo de importancia. A ver si vemos otro EP tan pro y tan top como este en todo el puto 2018. Grandioso.







© Diario de un Metalhead 2018.