domingo, 2 de septiembre de 2018

WACKEN 2018. 31.07-04.08.2018. Crónica y Fotos. 3/4


Texto: Larry Runner & Diego Rodríguez Liébanas.
Fotos: Larry Runner & W:O:A.

Vamos con la tercera jornada, la del viernes. Diego comienza hablando de ella.

El viernes vuelve a amanecer con un tiempo estupendo y con muchas ganas de afrontar la segunda jornada que se preveía larga ya que daría comienzo a las doce de la mañana y concluiría quince horas después a eso de las tres de la madrugada. Y qué mejor chute de energía para afrontar tamaño maratón musical que el desayuno de los campeones a base del mejor Death Metal del mundo a cargo de CANNIBAL CORPSE. Como es lógico estaba un poco aplatanado a esas horas pero rápidamente se me quitó el amodorre con las iniciales "Code of the Slashers", "Only Man Will Die" y "Red Before Black", tres temas de su último y recomendable disco. Los circle pits, pogos y demás divertimientos se dieron cita desde muy pronto ya que los de Florida no se guardaron nada y fueron desde el minuto uno a matar. Repartieron cera tema tras tema beneficiándose  de un muro de sonido que impactaba generosamente sobre las allí presentes. Hacia el final del concierto George Fischer se mostró un pelín más cercano retando a los fans a un duelo de headbanging que, por supuesto, él ganó y bromeando sobre si habría o no otro tema más que por supuesto fue "Hammer Smashed Face" con la que concluyeron. Una actuación seria, directa al grano y sin fisuras al nivel de lo que se espera de una institución de este calibre.


Después le llegaba el turno a AMORPHIS, una banda con una trayectoria dilatada y diferentes cambios de estilo a sus espaldas pero que está dando mucho que hablar en la actualidad por la publicación de su reciente "Queen Of Time", un disco sobresaliente. De hecho los dos temas con los que abrieron la actuación, "The Bee" y "The Golden Elk" pertenecen a ese disco y sirvieron para confirmar el buen estado de forma actual de la banda en general y de su cantante Tomi Joutsen en particular. A pesar de que su orientación musical se ha vuelto más ligera con el paso del tiempo dejaron espacio para joyas de hace veinticinco años como "Against Widows" y "The Castaway" que fueron muy bien acogidas.


La siguiente experiencia cambia de registro pero no de país ya que se trataba de los también finlandeses KORPIKLAANI. ¿Qué se puede decir de una banda cuyos últimos tres temas son "Tequila", "Beer, beer" y "Vodka"...? Bebida, Folk Metal, una banda en forma gozando de buen sonido  y un festival lleno de gente deseando emborracharse: La combinación perfecta. Así que no hubo otra que montar un fiestón muy del agrado, todo sea dicho, del público teutón que, no olvidemos, es mayoría aplastante en Wacken por muy internacional que sea.

Os dejo con Larry, que continúa contando detalles desde un ángulo muy distinto. La verdad que coincidimos poco a lo largo del festival, aunque alguna vez pudimos compartir concierto.


RUEDA DE PRENSA WINTER NIGHTS.
El sol castigaba con justicia y escapábamos a medio día hasta el Press Tent. Se presentaba el WACKEN WINTER NIGHTS en rueda de prensa y no me lo quería perder. La oferta invernal que ofrece Wacken gira entorno al folk metal y derivados, y la verdad es que tiene muy buena pinta. Los primeros nombres ya cuelgan del cartel. Entre otros ya tenemos confirmados a Turisas, Korpiklaani, Moonsorrow, Saltatio Mortis, Eluveitie, Skiltron, Grimner ... la oferta es muy seductora. Creo que este Winter Nights III va a ser el de nuestro estreno. Lamentablemente no nos enteramos de gran cosa, pues este festival Wacken lo enfoca como claramente local, sin masificaciones, y la rueda de prensa fue en alemán, con performance medieval incluida y la presencia de muchos actores de los que se pasean por el festival para dar el ambiente medieval que se pretende generar.


Justo detrás venía la rueda de prensa para el anuncio del ganador de la WACKEN METAL BATTLE, con presencia del mismísimo Thomas Jensen, uno de los jefes de Wacken, que una vez más alabó el trabajo de los promotores responsables de cada país y el trabajo incansable que representa Metal Battle para crear cantera y que los grupos del mañana comiencen a despuntar. El año que viene actuarán en Wacken 30 bandas en concurso, dos más que este año. Wacken apoya cada vez más esta iniciativa y en España tenemos que seguir intentando estar ahí. Os dejamos unas cuantas fotos de la ceremonia.




DIE FROM SORROW, la banda de China, se alzó con el triunfo arrasando en las votaciones. Los Chinos al recoger el premio dedicaron el mismo a todos los grupos participantes, pues según ellos todos lo merecían. MOTANKA de Ucrania fueron los segundos. AN THEOS, de Rumanía, terceros. XENOBLIGHT de Dinamarca cuartos y CHUGGER de Suecia quintos.

 Los chinos DIE FROM SORROW nada más enterarse.

Die From Sorrow recogiendo el premio y dedicándolo a todas las bandas 

An Theos 

El Press Tent a reventar.

Al término de la ceremonia, Mr. Big y más tarde Firewind. Diego y yo íbamos a coincidir durante un buen rato. Él os lo cuenta lo de Mr. Big y luego sigo yo.

Nos acercamos para ver a MR. BIG al LOUDER Stage, el escenario "mediano", al que le sigo poniendo la pega de siempre: el volumen. Siempre que se solapan actuaciones lo mejor es ponerse por la parte de la derecha porque si no, escuchas a la banda que esté actuando en el FASTER. Billy Sheehan y Paul Gilbert. ¿Se puede pedir más? Pues sí. Además de esos dos monstruos contábamos con un cantante en plena forma como Eric Martin que además ejerció de maestro de ceremonias a la perfección. Os podéis imaginar: Elegancia, calidad y sí, por qué no, virtuosismo, pero sin salirse de madre interpretando pequeños solos que no restaban dinamismo a la actuación. Tanto unos como otros trabajaban en equipo logrando un resultado impecable. Un momento álgido del magnífico concierto fue su famosa versión del "Wild World" de Cat Stevens. Os dejo con Larry, que os contará cómo sonó FOZZY.


FOZZY fueron, personalmente, una de las grandes decepciones del festival. En directo son unos mini-Def Leppard en todos los sentidos, también para llevar tanto material disparado como para prestarse a la creación de memes. Un hit tras otro pero sonando a disco, tal cual. Demasiado material grabado como para no cabrearse. No entiendo que alguien pueda aplaudir actuaciones así. Olvidables. Menos mal que detrás venían FIREWIND, que los vi con Diego, y se me iba a pasar el cabreo.

FIREWIND triunfaron. Siempre es un placer ver a la banda de origen griego de Gus G. A día de hoy todo el mundo los conoce. El paso del guitar-hero por la banda de Ozzy ha significado mucho y le supone al grupo un plus de atención importante. Luego ellos son geniales, y ponen el resto para acabar gustanto. Comenzar un show con dos hits como “Ode to Leonidas” y “We Defy” es salir a ganar. Henning Basse, al que años atrás viésemos en el festival como vocalista de Uli Jon Roth y antes de Metalium borda su papel y supera la labor de sustituir al micro a grandes que lo fueron tanto como Apollo Papathanasio o Mats Levén. Conciertazo y Diego y yo que nos volvemos a separar. Os dejo con él.


Mientras muchos se iban a ver a CHILDREN OF BODOM en lo que, según me contaron posteriormente, fue uno de los conciertos del festival, yo decidí quedarme en la carpa atraído por la curiosidad de ver a DOOL, un grupo holandés relativamente nuevo que últimamente está dando que hablar gracias a su primer disco "Here Now, There Then". Ryanne Van Doorst, alias Elle Bandita, guitarrista y cantante, acapara desde el primer momento todas y cada una de las miradas. Su magnetismo y carisma son arrolladores. Cómo se mueve, cómo te mira, cómo canta, cómo castiga la guitarra... Todo lo que hace es interesante. Pero no viven únicamente de una buena presencia escénica sino que tienen buenos temas para ofrecernos. Progresivo, gótico, post rock... Ponle la etiqueta que quieras a su música aunque quizá sea simplemente rock oscuro lo que mejor pueda definirlos. Hipnotizado me dejaron.


¿Y qué mejor manera de salir de la hipnosis que con DESTRUCTION? Normalmente no puedes poner la mano en el fuego sobre si Schmier y Sifringer van a ir a por todas ya que suelen dar una de cal y otra de arena. Pero en el Wacken Open Air no hay lugar para las medias tintas y eso se notó desde el inicio con unas brutales "Curse The Gods" y "Mad Butcher" que pusieron patas arriba la carpa. Para colmo el recién llegado Randy Black hace buenas sus credenciales como batería demoledor llevando a la banda en volandas y atronando a todo bicho viviente. Así que se dieron todas las circunstancias para disfrutar de la mejor versión de unos DESTRUCTION que acabaron por todo lo alto con "Thrash Till Death" y "Bestial Invasion". Os dejo para que Larry cuente con emoción lo que vivió con DORO.


Era la hora de la “Queen of Wacken”. DORO en el Harder Stage, había que estar. Lo que en el Leyendas se vendió como actuación de Warlock allí fue actuación de DORO, aunque el repertorio fuese prácticamente el mismo. “I Rule the Ruins” y “Burning the Witches” para comenzar. Dos temas de sus comienzos. El público on fire, como su pirotecnia y los balones de Wacken que salen a relucir. Disfrutamos del puro heavy metal de la rubia con sus himnos. “Raise your Fist” y todos a agitar cabezas y poner cuernos en un concierto que a partir de ahí no pararía de depararnos una sorpresa tras otra.


La primera fue invitar al escenario a Andy Scott y Peter Lincoln, miembros de los históricos británicos The Sweet. No podían ser otros. Con esa banda comencé yo a escuchar rock siendo muy enano. Tocaron “Ballroom Blitz”, no me lo podía creer. Piel de gallina. No podía estar más agradecido a Doro, que casi nos iba a sorprender con cada tema. Y es que Tommy Bolan, histórico guitarrista de Warlock se sumó al grupo, que casi se hizo todo el concierto con tres guitarras. Johan Hegg de AMON AMARTH fue el siguiente grande en aparecer. A dúo cantaron "If I Can´t Have You - No One Will", para luego devolver el favor con "A Dream That Cannot Be", tema de la banda de Johan. Más tarde se sumó al concierto todo un coro para interpretar otros dos himnos. Fue el momento de disfrutar de la nueva "All For Metal" y de nuestra "We Are The Metalheads" que utilizamos como sintonía en Diario de un Metalhead - Radio. Para “All We Are” ya no entraba más gente, con Sabina de Holy Moses y los The Sweet de nuevo presentes. Jeff Waters de Annihilator fue la última sorpresa para el final con el cover del “Breaking the law”. Concierto irrepetible, cargado de símbolos y que concluyó con la entrega a Doro del premio que certificaba su entrada en el Hall of Heavy Metal.


Con la emoción de DORO, llegué tarde al Wet y apenas pude disfrutar de dos temas de BLUES PILLS, banda que desde ya queda en la cuenta de pendientes, pues con solo sus dos temas finales ya me hicieron fan. Elin Larsson, su descalza vocalista, me enamoró. Vozarrón, actitud ... lo tiene absolutamente todo. Lo dicho, los volveré a ver pero en mejores condiciones. Bandaza que puso el W:E:T Stage a sus pies.


Era la noche de las mujeres. No lo había pensado así, pero creo que así era. Mientras Diego se iba a ver a Nightwish yo me quedaba en la carpa para ver por vez primera, y quién sabe, quizás única, a LEE AARON, la metal queen de América que realizó cambios en su habitual repertorio para ofrecer uno más cañero de lo habitual para contentar a la parroquia más heavy del mundo. Abrió con “Metal Queen”, toda una declaración de intenciones, pues la canción no forma parte de su repertorio habitual. Envuelta en una chupa de cuero roja a juego con sus labios fue el objetivo de todos los flashes. Musicalmente sobresaliente y en muy buen estado de forma, el paso de los años no la ha hecho perder el atractivo. Enamoró a todos con su hard rock y su buen hacer. Los años no pasado por su voz. Sobresaliente. Nunca pensé que iba a poder verla y menos en un estado de forma tan fantástico. Un sueño. Os dejo con Diego para la traca final de la noche, que dicho sea de paso, a mi no me motivaba ni lo más mínimo. Nightwish, Running Wild, In Flames y Ghost. Que Dios me lo perdone, pero solo escuchar los nombres ya me hacía bostezar. Así que os lo cuenta Diego, yo acabé el viernes pronto.


En algún momento había que comer algo y reponer fuerzas para lo que quedaba de noche así que mientras devoraba una buena ración de carne en palo, veía en las pantallas gigantes las andanzas de otros habituales en Wacken como son NIGHTWISH que cada año que pasan son un poco más grandes. Petazo espectacular para ver a los finlandeses con una Floor Jansen cumpliendo a la perfección con sus labores de cantante y frontwoman. Si alguna vez hubo dudas acerca de su inclusión en la banda (que sí que las hubo... y las sigue habiendo por parte de algunos) yo creo que con conciertos como éste deberían disiparse.

La noche continuaba con uno de los platos fuertes del festival, RUNNING WILD, aunque se nos terminó indigestando. No sé si decir que el concierto nació muerto es una exageración pero lo cierto es que aquello no lo lograron levantar ni temazos antológicos como "Riding The Storm" o "Blazon Stone" ya que la banda demostró no tener el punch ni la intensidad para interpretarlos como es debido. No era problema de sonido sino de actitud, y casi, si me apuráis, de aptitud. El feeling que se palpaba entre Rock N Rolf y el respetable no era negativo pero tampoco muy favorable. ¿Hay algo peor que la indiferencia? Y, claro, una banda cuya última actuación en directo fue en el Wacken de 2015 no está preparada para sacar adelante situaciones adversas. Así que poco a poco el show fue discurriendo con más pena que gloria entre algún amago de enfado por parte de Rolf Kasparek cuando la audiencia hacía caso de forma perezosa a sus requerimientos y alguna que otra ovación a algún tema que quedó bien y nos sacó del tedio como "Raging Fire". Pero no hubo remedio. Desde el principio se vio que aquello no iba a funcionar y no funcionó.


Antes de comenzar el concierto, IN FLAMES ya tenían a miles de seguidores adorándoles cual si fueran Dioses en La Tierra. Da igual que hayan dado un giro importante a su creación musical en los últimos años ya que lo cierto es que tienen acólitos irredentos detrás de ellos que demuestran un vínculo a prueba de balas. Me llamó la atención la relación que se establece entre Anders Fridén y su público. Parece una relación muy íntima. El tío no es el típico rockstar con carisma arrollador: Le cuesta expresarse y encontrar las palabras dando la sensación de que a pesar de todo, le puede la timidez, pero conecta fuerte con sus fans. No anda muy sobrado de voz y su interpretación aprobaba por los pelos pero la banda sonaba mastodóntica cuando quería que no fue todas veces que a mí me hubiera gustado ya que me estaba dando la sensación de que tenían mucho más arsenal que decidieron guardarse. Pero la gente vibró con cada nota y el concierto fue un auténtico éxito.


Una y media de la mañana. ültimo grupo de la jornada: GHOST. Es impresionante la legión de LOVERS y HATERS que arrastra tras de sí este grupo. Hacía mucho tiempo que una banda no generaba tal torrente de opiniones encontradas. La actuación comenzó un poco desmadrada de sonido con un volumen excesivamente alto cosa que se subsanó rápidamente. El Cardenal no bailó en "Rats". Mal. Eso refuerza mi opinión de que en el vídeoclip no es él quien baila sino un doble. El combo "Absolution", "Ritual", única visita a su primer álbum, y "From the Pinnacle to the Pit" sonó impresionante, sobre todo esta última cuyo riff sonó grueso y potente. Siguieron con una rotunda "Faith", la más dura de su último álbum y continuaron con la riffera "Cirice". Las interpretaciones eran certeras y el sonido cojonudo. Mención especial para las nuevas Ghouls encargadas de los teclados. Nadie se iba a dormir. No había pitos de desaprobación. Pero sí que hubo risas: Las que provocaba el Cardenal que sabe perfectamente como llenar él solo un escenario moviéndose a lo Charlot y vacilando al público: "Habeís venido a este festival a escuchar material really, really, really, really heavy, ¿no es así? Tenemos una de esas. ¿Quereis escucharla? Okidoki. Y se lanzan a por "Mummy Dust" que les queda bastante bien y cuando acaban... "¿Os ha gustado nuestro tema heavy? ¿Sí? Muy bien, porque no tenemos más." El recochineo del Cardenal para con la fama de blando que tiene el grupo estaba detrás de cada una de sus intervenciones. Acabaron, como siempre, con "Monstrance Clock", habiendo hecho disfrutar mucho a sus fans, habiendo convencido a algunos que no lo eran  y reiterando en su postura negativa a otros tantos. Esto es así. GHOST son grandes, tanto si los amas como si los odias.

continuará ...

1 de 4 aquí.
2 de 4 aquí.

© Diario de un Metalhead 2018.