miércoles, 28 de febrero de 2018

W:O:A METAL BATTLE 2018. Semifinal Este. 23 y 24.02.2018, Barcelona. Contracrónica.


Por Larry Runner.
Foto finish de portada: http://www.satanarise.com/

La W:O:A Metal Battle regresó al lugar donde nació, Barcelona. El escenario esta vez, la Sala Upload, situada en el Poble Espanyol, un bonito lugar situado muy cerca de la Plaza de España. Diez bandazas en el cartel y una vez más ... el público dando la espalda a los que empiezan.

Sobre el papel, un grandísimo cartel, variado y compuesto por 10 grandes bandas, cinco en cada jornada. El resultado, ya lo sabéis, pasaron Soul Dealer que jugaban en casa y Taken, de Pamplona, curiosamente, los dos últimos nombres que aparecían en el cartel, como sucedió en la Semifinal Norte. Caprichosa coincidencia.

Una vez más, estando metido en el follón de la organización, teniendo que andar dando vueltas y sin poder ver con todo detalle lo que sucedía sobre el escenario, creo que no estoy en el derecho de realizar una crónica normal, de aquí que una vez más etiquetemos de contracrónica nuestro relato, pues de cada banda sólo daré algunas pinceladas.


Flames At Sunrise abrieron el viernes. El grupo no estuvo mal del todo, pero aún les queda, aunque con lo jóvenes que son, estoy seguro que si le dan continuidad al proyecto, funcionarán. Al frente una mujer, una de las pocas en la batalla de este año, que va un paso por delante de sus compañeros. Eva Nézer es genial y acabó bajando a la pista a montar el pogo. Ningún amante de los sonidos modernos se los debería perder.


Arcanus fueron en mi opinión lo mejor de la primera noche. Los Lamb of God de aquí. Quizás esa sea el único pero que se les pudiera poner, el parecido a aquellos. Sonaron compactos, ejecutaron bien, si cometieron errores sólo ellos se enteraron. Sonido profesional, intenso, con unas guitarras que enganchan y un vocalista “made in Chile” Oscar Gallardo que lo da. Acabaron entre el público. Muy bien. 


Warg tuvieron una accidentada actuación también me imagino que fruto de los nervios. Guitarras desenchufadas, despistes graves. No era el día. 


Hobo se montaron un buen follón sobre el escenario con una camilla y dos colegas tirando de ella. No es que el escenario fuera pequeño, pero tanto artilugio ocupaba casi todo el espacio. Frank Melero, vocalista del grupo es un auténtico showman, pero tanto a él como a su guitarrista Ian Leonel creo que les traicionaron los nervios y les pasó factura. Una lástima, pero si yo fuera ellos no dejaría de intentarlo. De Frank salieron las palabras más bonitas de la noche: "gane quien gane esta noche, el que gana es el metal". Espero volver a verles algún día sin tanta tensión encima, más sueltos, porque seguro que lo saben hacer infinitamente mejor.


Me encantó la puesta en escena de Dekta con los uniformes y las máscaras, pero musicalmente no me llegaron a convencer del todo. Les faltan temas que se te queden en mente, hits que te revienten la cabeza. Lo ofrecido se me antojó escaso como para irse ya a Wacken.


Soul Dealer abrieron la segunda jornada por aquello de tener un batería zurdo. Estuvieron impresionantes. Heavy Metal tradicional sonando a siglo XXI con un cantante, Wenderson Di Paula, que marcó la diferencia. Los Saxon españoles se lo llevaron de calle. Cuando terminó su actuación parecía que todos lo tenían claro. Soul Dealer y otro. Así fue al final.


Embersland, me gustaron. Su apuesta a dos voces, femenina y masculina llama la atención. Fue increíble ver a Clara sobre el escenario tras estar con ella en camerinos. La transformación de la vocalista me hizo dudar si era la misma persona. La chica tranquila fuera de los focos se convierte en una heroína calzando las New Rock y con el micro en mano. Ella y Will, su compañero al micro, lo mejor de la banda. 


Taken llenaron el escenario hasta el punto de no dejar casi sitio a su vocalista, que se tuvo que pasar toda la actuación en el saliente del tablado. Y es que los navarros se plantaron con dos teclistas en Barcelona, algo que no logro recordar haber visto antes. Power Metal a piñón con un cantante, David Arredondo, tan sumamente bueno que hizo que el jurado perdonara algunos errores serios de sus compañeros. Para la final deberán cuidar un poco más la puesta en escena. Ver a un cantante con una mano en el bolsillo no es habitual. Detalles a corregir.


Bow to the Lions tienen al frente a un vocalista que puede hacer ganar a cualquiera. Su death melódico sonó a gloria y tienen temas. Con todo ello deberían quizás estar en la final. Se lo pasa uno genial con ellos. Lástima la pobre puesta en escena del resto de componentes. Me gustaron mucho, pero el aspecto visual les penalizó y se quedaron en tierra. Me fastidió tanto que tras felicitar a Parra, el cantante al que veis en la foto superior, a la salida de la sala, no pude reprimir el darles mi opinión. Son un grupazo, lo difícil lo hacen bien. Ahora les queda pulir un detalle y lo tienen. Incursed en su día me hicieron caso -como ellos mismos reconocieron en una entrevista- y creo que les fue mejor. 


Salduie son una banda de folkmetal impresionante. Korpiklaani actuaban a la misma hora en otro punto de la ciudad y parece que los fans del estilo se fueron con ellos en vez de dar apoyo a un grupo que por muy poco no pasó a la final. Tras verles mi quiniela cambió. Me encantaron y me sorprendieron a partes iguales. Tres cantantes sobre el escenario y todos haciéndolo muy bien. Son geniales y muy jóvenes, con lo cual a poco que sigan peleando por esto, deberían recoger fruto. No tienen igual, cantan en castellano. En latinoamérica se deberían volver locos con ellos. 

Diez bandas y al menos 7 de ellas tocando a un muy elevado nivel. El jurado las pasó canutas. A ellos hay que dar las gracias por su apoyo en la tarea más difícil. En esta ocasión estuvo formado por Alba Roldán (que daría los nombres de las dos bandas clasificadas) y Víctor Gómez, compañeros de Liquid Fire. Vic Saldá, compañero de Satan Arise. Daniel C. Pérez, vocalista de Ravenblood, ganadores de la W:O:A Metal Battle 2012. Víctor Vázquez, guitarrista de Daeria y por último José Luis González, promotor de conciertos. Sin ellos no habríamos podido sacar adelante la semifinal. Así que muy muy agradecidos.

Tampoco habríamos podido hacerlo sin la colaboración de tres figuras fundamentales. David, el jefe de la Sala Upload, un tío grande al que hay que agradecer su importante aportación. Elías de Chroma Nation, que nos ayudó ambas noches en todo lo que pudo y quedó a nuestra disposición para futuros proyectos. Y por supuesto a Jose, el técnico de la sala que hizo sonar bien a las diez bandas aportando lo mejor de sí mismo. Todo un profesional. Ojalá en el resto de semifinales encontremos a gente como él o Sergio Saavedra, el técnico de Oviedo. Su saber y su paciencia no parecen tener límites. Eternamente agradecidos.

Gracias a los que acudieron alguno de los dos días de una u otra forma. Sin ellos imposible del todo, especialmente a Javi Carry de Crisix, que se pasó a saludar y a rememorar tiempos pasados. Eso sí es apoyar a la escena.

Gracias a los compañeros de los medios que estos días están haciendo promoción de forma altruista. Afortunadamente no son pocos y no los voy a poder citar a todos porque estoy seguro de que alguno me olvidaría. No todos me envían sus links y  casi cada día me encuentro con que sale algo de W:O:A Metal Battle en algún medio. Agradecidos también a ellos. Muchos pocos pequeños pueden conseguir algo muy grande.

En nombre de W:O:A Metal Battle Spain, gracias a todos de corazón.

Un fin de semana de descanso y a empujar de nuevo. Madrid espera.

Links:

© Diario de un Metalhead 2018.

Más sobre la W:O:A MB 2017 aquí.