viernes, 18 de agosto de 2017

POSTUREO UNDERGROUND.




Texto Larry Runner.


Foto: Emi Guerrero.
Modelo: Nacho Void (Void/Totengott).

Cada día  lo podemos leer en los mentideros de internet. Sí, todos los días vemos a gente presumir de lo mucho que mola ser underground, lo auténtico que es y que todo lo que sea mainstream es basura.


Podría ser una opinión muy respetable, de hecho, lo es, pero dependiendo un poco de quien venga, porque ir por el mundo agitando la bandera del underground, tiene sus riesgos y exige un comportamiento bastante ejemplar si no se quiere caer luego en la contradicción, la hipocresía o simplemente el ridículo. Porque a ver quién es el guapo que determina los límites del underground y quién tiene la potestad para calificar a un grupo de serlo o no.

Underground es un término utilizado para la música para minorías, pero cuesta trabajo defender el que se pertenezca a esa categoría cuando sales en los grandes medios o actúas en grandes festivales. A estas alturas del artículo ya deberías tener en mente el nombre de alguna banda que cae en esa contradicción. Que presume de hacer música para minorías, pero que incluso publica anuncios en prensa especializada como hacen los grandes nombres y las grandes discográficas.

Luego están los verdaderos hipócritas. Esos que presumen de ser auténticos y hacer algo muy de minorías, como si por eso fueran mejores, pero que en el fondo están jodidos porque a pesar de sus esfuerzos y dedicación, apenas consiguen medio centenar de asistentes a sus conciertos. Gente que presume de autenticidad, pero que tras un fracaso de público vomitan mierda en las redes sociales contra aquellos que no les van a ver, como si lo suyo fuera lo mejor y no ir a verles a ellos fuese no tener ni puta idea de música. Que se aclaren si quieren ser underground o no, porque con las pataletas dan bastante penita. ¿Vas de underground y te anuncias en Metal Hammer? La puta risa.

Y es que a veces ya no es sólo que echen mierda contra el público que no les va a ver. También se atreven a atacar a los medios si no hablan de ellos, porque van de underground, pero en el fondo les jode no ser conocidos a gran escala, les fastidia que no se hable de ellos mientras sí se hace de otros y les corroe por dentro no triunfar de verdad. Atacan a público y medios, sin darse cuenta de que es de esos dos factores de donde nace el éxito. 

Sí, dicen odiar a este o aquel medio que "les maltrata", aunque si en un momento dado el medio, por lo que sea, de repente habla bien de ellos, entonces cambian de opinión y se deshacen en elogios, mostrando un grado de hipocresía más que elevado y cayendo en el más grande de los ridículos. Afortunadamente, no todos los grupos son así. Este elevado grado de gilipollez es de sólo unos pocos.

En mi tierra, en Asturias, hay varias bandas que se comportan de un modo ejemplar dentro del mundo del underground. Músicos honestos que pertenecen a grupos que me atreveré a citar como Altar of Giallo, Totengott, Galerna, Void ... que tocan porque les gusta y lo que venga, bienvenido sea, pero nunca montando escándalos si no van a verles o si no salen en los medios. De hecho algunos casi ni se anuncian. Agradecen el apoyo pero no condenan la falta de él. Por supuesto, también hay grupos así por toda la península. Bandas enormes que a veces triunfan en silencio y que por ello se ganan el respeto como Wormed, Bloody Brotherhood, Karonte, Scent of Death y tantas otras.

A estas alturas de la película, todo el mundo ya debería saber qué banda es underground de verdad y qué banda dice que lo es por postureo o porque simplemente, no le da para ser mainstream, que es lo que en el fondo desea. Son los del postureo underground.



© Diario de un Metalhead 2017.

Más artículos de opinión aquí.