sábado, 19 de agosto de 2017

ATTICK DEMONS: Let’s Reise Hell (2017, Rubicon Music / Pure Steel Music) Portugal.


Por Larry Runner.

ATTICK DEMONS no son nuevos, llevan varios años peleando “por los caminos del sonido orgulloso del metal” que dice la canción. Tachados como copia de Iron Maiden -sus músicos formaron parte de la banda de Dianno- ellos siguen adelante manteniendo el legado de un sonido que algunos amamos por encima de todo. Es por ello que siempre estaré agradecido a estos cinco portugueses.

Y es que vale que su originalidad no es precisamente excesiva. Su sonido es el de las huestes de Harris sin duda alguna y evidentemente la puntilla a todo ello es la voz del fantástico Artur Almeida, que canta como hacía Dickinson en los 80. El camino fácil para ellos sería hacérselo de tributo y convertirse en los mejores del mundo en ese sentido. En vez de eso, se han embarcado en su propia aventura, con composiciones propias que mantienen la esencia del sonido de la doncella al 100%.

Es por ello que a algunos les va a chirriar la música de ATTICK DEMONS, pero si AC/DC tiene sus Airbourne, Hardbone o Devil’s Train por citar a algunos que nos encantan, no veo razón alguna para que el sonido de Iron Maiden no vaya a ser dispuesto por otros.


Una vez descartado el tema de plagios y demás movidas chungas, queda disfrutar de este “Let’s Reise Hell”, que para más de uno a buen seguro será el disco que Iron Maiden debería componer. Y es que a día de hoy los ingleses se han ido por las ramas en sus composiciones, componiendo temas eternos con incursiones en el metal progresivo que hacen que los amantes de la música directa les hayan dejado un poco de lado y les critiquen en las redes sociales como sólo se hace con los más grandes: a muerte.

“Let’s Reise Hell” es un muy buen disco. Evidentemente ya vienes avisado, así que no te extrañe que allí encuentres reminiscencias que te recuerden a “Hallowed Be Thy Name”, a “Powerslave” o incluso a “The Rime of the Ancient Mariner” o la más reciente “The Ghost of Navigator”. Es lo que hay. Sin más.

Si consigues dejar los prejuicios de lado, conseguirás disfrutar de lo lindo de este disco, compuesto por diez canciones -las que tiene mi edición japonesa- de elevado nivel donde Artur Almeida te deja boquiabierto en cada estrofa, donde las guitarras dobladas lo son todo y donde el bajo de Joao Clemente podría estar aún más alto.

Abren con “The Circle of Light” de estribillo pegadizo. Directa a la yugular, engancha de salida y es el primero de los temazos del disco. No es, evidentemente, la única. Y no, no voy a ir tema por tema desgranando cada momento del disco, pero sí que quiero destacar algunos tema para poder resaltar lo especial de este fantástico disco que se esconde tras la fantástica portada del famoso Joe Petagno.

“Dark Angel” es otro de los temas que sin duda hay que distinguir. Quizás sea de lo mejor del disco. Comienza con aires árabes, como otros muchos han hecho anteriormente. Imposible no pensar en el mundo árabe. Una fantástica y efectiva guitarra española entra en juego al comienzo de la canción. El buen gusto en la interpretación de la música me obliga a echar un vistazo al libreto. La curiosidad me mata, pero necesito saber quién toca así la guitarra, con tanta brillantez. Una vez echado un vistazo, todo cobra sentido. Juan Zagalaz de nuestros cracks Alhándal está tras esos sonidos, aportando además arreglos de flauta, mandolina, percusión e incluso algún teclado. No es la única colaboración de la canción más brillante del disco. Una voz femenina entra en juego con una aportación esencial en la canción. Liliana Silva (Inner Blast) aporta una preciosa frescura a la canción para dejarla sencillamente perfecta.


Hemos hablado ya de un par de joyas, pero no son las únicas. Todo el disco raya a gran altura, pero, repito, algunas canciones están por encima de la media, y  es por ello lógico querer resaltarlas.

El tema que da título al disco “Let’s Reise Hell” es otro temazo sensacional. Guitarras veloces, buen estribillo, muy directa. Dos detalles importantes a resaltar en esta canción. El primero, los coros, cantados en portugués y que consiguen un estupendo efecto. El segundo, es más mediático. Y es que el espectacular solo es obra de Chris Caffery, al que conocéis por Savatage y Trans Siberian Orchestra. Espectacular la colaboración y el resultado final de la canción.

“Ghost” sería otro corte a destacar. En directo Artur se coloca capuchón y le aporta un plus. En el disco suena matadora, con el bajo replicando fuerte. Un tema que entra solo gracias al fenomenal riff en el que se apoya y el estribillo, muy bien pensado y desarrollado. Otro temazo.

Por último me gustaría destacar el bonus track de esta edición japonesa que ha caído en mis manos. “Thank You” es un homenaje a algunos héroes de la música fallecidos en los últimos tiempos. La letra juega con los títulos de las canciones de esos músicos y así encontramos en ella el homenaje a la figura de Dio y también a las de Bowie y Prince. Un final sencillamente genial y perfecto para un disco redondo en todos los sentidos.

Enhorabuena por ello ATTICK DEMONS.

https://www.facebook.com/attickdemonsofficial/








© Diario de un Metalhead 2017.

Más entradas sobre PORTUGAL  aquí.