martes, 16 de mayo de 2017

Imparables. Gijón 13.05.2017. LEATHER BOYS + NEON DELTA. Crónica y fotos.


Por Larry Runner.

Tras un fin de semana anterior cargado de caña burra, con tres noches repletas de thrash metal, hardcore y algo de heavy metal con Vescera, al fin de semana siguiente apetecía cambiar un poco de palo, oxigenar y ver algo distinto también en otro ambiente para no caer en la rutina, de la que es indispensable huir en los momentos de ocio para que la devoción no llegue a ser obligación. Es por ello que ante la extensa oferta de ocio rockero del fin de semana nos decidimos por acercarnos hasta Gijón, ver un lugar que aún no conocíamos y disfrutar de una banda nueva como Neon Delta, que iban a estar acompañados por Leather Boys.


La cita era en el Chelsea Social Club gijonés, un acogedor rock bar que cuenta con un escenario y un aforo no muy amplios pero que sirvió de sobra para lo que la noche nos iba a ofrecer. Con un considerable retraso, en espera de que la gente se animara a entrar en el local para no actuar para cuatro gatos, abrieron los madrileños.

Neon Delta

"Imparable" es su debut, un fantástico ep. A lo largo de su actuación nos lo iban a tocar enterito. Más bien lo iban a clavar. Empezaron con "Seamos todos uno" para ir entrando en calor y detrás sonó "Cólera". Aquello prometía. Sonaba bien y las canciones eran como en el disco. Íbamos a disfritar.

Diez fueron las canciones que escuchamos a lo largo de la noche. Lo pasamos de lo lindo con el buen hacer del grupo, pero sobre todo con la labor al micro de Dani Blanco, uno de los cantantes más infravalorados de la escena estatal, quizás porque hasta ahora sólo sabíamos de él por ser el voceras de Gansos Rosas. El canario demostró ser mucho más que un imitador de Axl. Con Neon Delta se muestra tal y como es él y desarrolla todo su buen hacer y sus fantásticas habilidades al micro. Genial el cantante que nos ganó desde el minuto uno.

Tras las dos iniciales del disco, pudimos escuchar casi en primicia "Huracán", un adelanto del que será su primer largo. Pegadiza a tope con ese "me encontrarás en medio del Huracán" del estribillo. Detrás "Balas y Poemas" me gustó más en directo que en el disco. "No hay nada mejor" fue dedicada a aquellos que nos impiden hacer lo que nos gusta, a esa gentuza que roba los sueños. Detrás vino el hit "Soy la noche" para seguir gozando e ir por fin espabilando al no muy numeroso público. 

Neon Delta

Me gustó su adaptación del "God Save the Queen" de los Pistols al castellano, convertida en "Dios salve al rey" una buena forma de conectar con "Escupe la verdad" para cagarse en la ley mordaza y aquellos que la permiten. Antes de cerrar, una nueva versión, esta en formato original, en inglés. El "She sells sanctuary" de The Cult sonó a gloria bendita y para recordar que ya queda poco para ver a los americanos de nuevo en ese Azkena que se acerca. Cerraron con "Imparable". 

Me encantaron y a día de hoy creo sinceramente que son la mejor banda estatal de hard rock cantado en castellano. El día que sus amigos de Uzzhüaia regresen, tendrán el trono ocupado. Se tendrán que esmerar mucho. Buenísimos. Eso sí, no vendieron un sólo disco. Los agotaron en Euskadi la noche anterior. Será por algo.

Leather Boys

Leather Boys congregaron a un puñado de fieles amigos y con ellos se vivió un ambiente más cálido. Compensaron estar un escalón por debajo aportando ganas y mucha fiesta, con Leather Sex haciendo subir el pan en cada speech entre canción y canción.

Abrieron con "Decade of decadence" -que al fin al cabo presentaban disco- y a partir de ahí, tira que libras. No pararon de liarla a pesar de que tampoco revolvían en el escenario, poniendo más corazón que otra cosa y bastantes más ganas de fiesta que virtuosismo. 


"Titti Bar" moló tanto o más que en el disco y lo mismo me pasó con "Lost in the city of sin". Tras haber tocado en Avilés y Oviedo, sólo faltaba Gijón y ya han cumplido con la fecha casi obligada. Ahora toca mirar más allá del Negrón, salir de Asturias de una vez por todas y tomarse las cosas un poco más en serio. Ya son diez años, tocar sólo en casa deja de servir.  Hace falta exportarse.

En definitiva una agradable velada, a ritmo de hardrock en un local que no conocía y que me dejó agradables sensaciones por si hubiese que volver. Buena noche y para más cojones con entrada gratuita.

© Diario de un Metalhead 2017.

Entrevista a NEON DELTA aquí.
Entrevista a LEATHER BOYS aquí.