miércoles, 14 de diciembre de 2016

GRAHAM BONNET BAND: The Book (2016 - Frontiers Records) USA


Por Diego Rodríguez Liébanas.

Curiosamente no conocí a Rainbow por su etapa con Ronnie James Dio sino que el primer disco que me compré de la banda fue el ahora reconocido “Down To Earth”, única obra del Arco Iris en la que canta Graham Bonnet.

Hay dos palabras que definen la carrera de este artista inglés: Carisma y personalidad. Cualquiera que vea el video de "Since You´ve Been Gone", en lugar de fijarse en leyendas como Ritchie Blackmore, Roger Glover, Don Airey o Cozy Powell no puede más que mirar al tío de traje blanco, pelo corto y gafas. Arrollador. Sus pintas y sus maneras llaman la atención pero es que, además, mola muchísimo como canta. En este trabajo se nos ofrece un Hard Rock que bebe de la escuela Purple y Rainbow pero que consigue su sello distintivo gracias a la interpretación del cantante de Lincolnshire ya que posee una voz distinta, fuerte y poderosa que ataca las melodías de una manera muy personal.

Bonnet ha estado relacionado a lo largo de su carrera con gente de la talla de Ritchie Blackmore, Steve Vai, Michael Schenker o Yngwie Malmsteen, por lo que acertar en la elección del guitarrista para esta nueva formación de su banda era un tema muy sensible y prioritario. El elegido ha sido Conrado Pesinato, guitarrista brasileño afincado en Los Ángeles, al que conoce de su colaboración en Stardust Reverie, un proyecto llevado a cabo por Víctor Banner a través de Avispa Records en el que participan también Edu Falaschi, Zak Stevens, Doogie White y músicos españoles como Víctor de la Chica. Pesinato es un guitarrista versátil, potente y duro. Puro nervio. El empuje que le da a los temas es clave para que el disco posea esa vitalidad y fortaleza de las que puede presumir.


Entre los músicos elegidos por Bonnet también se encuentra un viejo colega suyo: el teclista Jimmy Waldo, compañero de fatigas de la época dorada de Alcatrazz. Waldo lleva a cabo una labor impecable introduciendo de forma constante teclados elegantes e inspirados que enriquecen las canciones enormemente. Portador del sonido clásico Hammond, sus intervenciones nos recuerdan que Graham Bonnet Band forma parte de esa gran saga formada por los músicos relacionados con Purple, Rainbow y Whitesnake. Para el puesto de bajista la elegida fue Beth Ami Heavenstone, con la cual Bonnet contactó después de gustarle su trabajo con Hardly Dangerous, banda de chicas muy conocida en Los Ángeles desde los ochenta liderada por Tomi Rae, compañera sentimental del fallecido icono del Soul James Brown. Para finalizar, el puesto de batería también está ocupado por un peso pesado como es Mark Zonder, músico conocido y reputado por su trabajo en dos grandes bandas como Warlord y Fates Warning.

Con semejante formación confeccionada a su medida sólo queda que las composiciones estén a la altura y vaya si lo están. El cantante podía haberse conformado con sacar a la luz un álbum tranquilo con alguna canción marchosa que cubriera el expediente, pusiera su nombre de nuevo en el mapa y le mantuviera de gira una vez más. Nada más lejos de la realidad. Cero conformismos. Detrás de este "The Book" hay mucho trabajo y muchas ganas de sacar algo que realmente merezca la pena. Es importante resaltar que el álbum está formado por la nada desdeñable cifra de doce temas y que, en lugar de hacerse pesado, crece con cada corte yendo a más demostrando que no va justo de ideas y haciendo gala de una consistencia fuera de duda. 

Al inicio de "The Book" tenemos canciones rápidas y muy enérgicas como "Into The Night" o "Dead Man Walking" en las que se utiliza el doble bombo con ganas. También hay otras en las que se lleva a cabo un gran trabajo en las melodías vocales y en los coros con un resultado muy conseguido como "Earth´s Child (I am Your Son)" y medios tiempos muy elegantes como "Welcome To My Home". Se trata sin duda de buenos temas pero es en la segunda parte del disco, en lo que podríamos considerar la cara B, cuando el nivel se eleva más a través de grandes canciones como "Strangest Day" o "Everybody Has To Go There" con un trabajo exquisito de Graham Bonnet a las voces y sendos estribillos de esos que se te quedan marcados a fuego. Otro punto álgido es sin duda el corte más heavy y pesado que no es otro que "Where Were You" no exento además de una parte intermedia muy emotiva. La banda se introduce en terreno más clásico con tema como el propio "The Book", la melódica y pegadiza "Rider" o "California Air" que, como su propio nombre indica, es un homenaje al Hard Rock angelino de finales de los 80.


Grandes músicos, una banda conjuntada, una colección de temas de nivel, muchas ganas de trabajar mezclado todo ello con un sonido moderno y duro pero respetuoso con el legado no podía dar otra cosa como resultado que no fuera un gran álbum. Graham Bonnet siempre ha estado relacionado con productos de calidad, ya sea encabezando esos proyectos, formando parte de una banda o como artista invitado, y este The Book no es una excepción. A sus 68 años se ha dado el gustazo de sacar a la luz una obra fresca, inspirada y consistente. Un auténtico gustazo.







© Diario de un Metalhead 2016.

Más discos de FRONTIERS aquí.