jueves, 10 de noviembre de 2016

TAKEN: Taken (2016- El Gringo Music)


Por Larry Runner.

A estas alturas de la vida, que llegue un disco de Power Metal y me guste así de primeras, sin más, es muy complicado. Es un género que amé con locura y en el que me gasté muchísimo dinero en discos, a veces, lo reconozco, perdiendo el control y comprando singles japoneses y burradas así. No me arrepiento de ello. Disfruté de cada minuto de esos discos. Sí, tuve una época muy powermetalera y no me avergonzaré nunca de ello. Pero los tiempos cambian y con ellos los gustos también van variando, y a día de hoy, es muy muy difícil que llegue un disco del género y me guste de verdad.

Evidentemente es un tema personal, me he vuelto muy exigente con las bandas de ese estilo, probablemente más que con cualquiera de otros. Pocas cosas me sorprenden. Tiene que caer en mis manos algo realmente bueno, no digo novedoso, eso es imposible, para que me guste y me apetezca escucharlo más de una vez y acabar reconociendo que es bueno de verdad.

Me ha llegado el debut de esta banda llamada TAKEN, y ... es uno de esos discos que llegan para quedarse. Es Power Metal de manual, pero me gusta. ¿El truco? A estas alturas no lo hay. El truco son las canciones, o las hay, o no las hay. Y aquí hay, vaya que sí.

Denis Ward es el padre masterizador de este “Taken”. El maestro alemán fue antes el gestor del sonido de otros grandes del estilo como Angra, Adagio, Axxis, Allen/Lande, Chalice, Elvenking, Edenbridge, House of Lords, Jaded Heart, Place Vendome o hasta de los mismísimos Primal Fear. No te tengo que explicar más cómo suena esta obra. Las referencias te tienen que servir.


El envoltorio llama la atención. Un barco luchando en territorio hostil. Seguro que te suena el estilo. En eso también es un disco grande. Felipe Machado es el autor del cuadro. Una maravilla. Por sus pinceles han pasado Blind Guardian, Secret Sphere, Rhapsody, Lords of Black, Brainstorm, Iron Savior ... ¡Qué más te voy a contar! Ya le conoces, un crack.

Con semejantes alusiones, la música tendría que estar a la altura de lo que se podría esperar de “ayudantes” así. Pues bien, tranquilos, lo está. Este septeto con dos teclistas y dos guitarristas en su line-up ha parido un disco de debut realmente alucinante, con un vocalista que me tiene a sus pies. Mr. David se sale.

Como digo musicalmente hay poco que decir, es Power Metal, con lo que ello conlleva. Guitarras rápidas, multiplicadas según lo piden los temas, con velocidad y doble bombo en el 70% del álbum y con cambios de ritmo llenos de buen feeling que dan respiro al oyente y hacen crecer las canciones hasta el infinito. El trabajo en los teclados es realmente sensacional, ganando peso en los momentos precisos y dejando a las guitarras hacerse las dueñas cuando conviene. Velocidad y melodía se dan la mano en un disco que a pesar de llevar once cortes se pasa volado.

No es la primera vez que llega un álbum en el que las canciones, sus armonías, sus arreglos, están perfectamente trabajados y luego todo se va al traste porque el cantante no está a la altura. En “Taken” eso no ocurre. Si así fuera no habría escrito una sola línea y a otra cosa. David está de sobresaliente hacia arriba, trabajando en diferentes registros según lo pida la canción, y llegando a los agudos sin problemas.


Todo ello hace que, de verdad, un disco de Power Metal me haya gustado a tope, como hacía tiempo que no me atrapaba ninguno. Esta banda tiene que darse a conocer en todo el mundo desde ya, porque aquí hay mucha tela que cortar.

Todo el álbum raya a un enorme nivel y quizás se haga difícil resaltar algún tema. Aún así me quedaría con la inicial “Tales of Glory”, todo un hit. Con “On The Road Again”, más tranquilita y por supuesto con la apoteosis final “The Slaughter of the Last Cursed”.

Un último detalle que no había citado, el disco me ha llegado desde Pamplona, que se me olvidaba. Pero bueno, eso es lo de menos. La música si es buena da igual que venga de aquí o del otro extremo de la tierra. Aunque es más fácil que a TAKEN les den más bola fuera que aquí. Haciéndolo bien en inglés, en el “imperio de paletos” que decía Ñu, la cosa está complicada. Otra cosa es que digas que eres de fuera, entonces ya es otra cosa. ¿Pero ser de aquí y hacértelo en inglés? Eso está muy mal visto. Pero bueno, tranquilos, el sello japonés Spiritual Beast se acaba de fijar en ellos y el disco será editado en Japón. Ya van por delante más allá de los Pirineos. Vaya tela ...







© Diario de un Metalhead 2016.

Más discazos aquí.