martes, 30 de agosto de 2016

WACKEN 2016. 05.08.2016. Crónica y fotos. Parte 3/4.


Texto: Larry Runner y Diego Rodríguez.
Fotos: Sergio Blanco y Larry Runner.

VIERNES 5 DE AGOSTO

Desde bien temprano que comenzó la batalla y que nos plantamos ante el True Stage para ver a los enfadados THE HAUNTED que comenzaron con la gente aún con el desayuno en la boca. Si a esto le unimos la enorme descarga de lluvia que precedió su actuación quizá nos sirva para explicar que no acabaran de despegar. Con un sonido bueno, aunque no espectacular, la actitud de la banda fue intachable siendo encabezados por un Marco Aro que puso todo de su parte para intentar llevar al público a otro nivel. Aun así, temas como Eye Of The Storm o Hate Song vinieron muy bien para ir calentando motores y afrontar lo que nos quedaba por delante.

The Haunted

Ya son varios Wacken los que llevan a sus espaldas los holandeses LEGION OF THE DAMNED y para esta ocasión decidieron poner la apisonadora en funcionamiento de principio a fin. Con un sonido que rozaba la perfección, Erik Fleuren a la batería y Harold Gielen al bajo ponían de forma contundente el cimiento adecuado para que la máquina de riffs de Twan Van Geel y la rabiosa interpretación vocal de Maurice Swinkels provocaran los primeros circle pits de la jornada por parte de un público entregado al que el barro, que para entonces ya se había hecho protagonista, no pudo frenar.

Loudness

LOUDNESS pisaban Wacken por vez primera y congregaron a una muy nutrida legión de fieles true metaleros. Heavy metal del de toda la vida y nada de jueguecitos en el pit. Headbanging a la antigua usanza desde la inicial Crazy Nights y disfrute máximo de los clásicos como Heavy Chains con un Akira Takasaki al que no dejaban de disparar las cámaras y que dejó a todos boquiabiertos. Sin duda una de las mejores bandas del fin de semana.

Zombies Ate My Girlfriend

Un paréntesis para escaparse hasta el Press Tent. Allí iba a tener lugar la ceremonia de la entrega de premios de la W:O:A Metal Battle. Nuestros LEGACY OF BRUTALITY no pudieron repetir éxitos pasados de la armada española. El primer premio se fue a Sudáfrica. ZOMBIES ATE MY GIRLFRIEND recogieron los honores del vencedor de una final que se perdieron ELEMENTAL, la banda de India que no pudo llegar a tiempo por las torrenciales lluvias que golpearon Bombay. No fue la única banda que sufrió incidentes. A los hondureños CROWS CROWN les perdieron todo el equipo y el equipaje, aunque pudieron actuar gracias a que el festival les dejó todo lo necesario para su actuación y alojamiento. A pesar del susto y del disgusto inicial, acabaron disfrutando y cumpliendo con el cometido de su larguísimo viaje de casi 40 horas y cuatro escalas.

Die Krupss vs Caliban

Tras la ceremonia de la batalla, primera visita del día al Bullhead para ver a los históricos DIE KRUPPS. Enorme el espectáculo de metal industrial ofrecido por los alemanes. Casi llenan la carpa a pesar de que en ese momento eran una de las cinco opciones a escoger y la pusieron a botar con un muy buen repertorio, con Andreas Dörner de Caliban como invitado en Alive In A Glass Cage y terminando como mejor podían hacer con Fatherland y Bloodsuckers. Vimos el concierto en pandilla, con casi toda la familia de Metal Battle y al final del bolo, intercambiando impresiones con Laura de Toxic Army, no nos podíamos explicar cómo Rammstein habían llegado tan lejos y DIE KRUPPS no habían alcanzado ese estatus siendo notablemente superiores. Sin duda hay que tener amigos para todo.

Set-list DIE KRUPPS:
The Dawning of Doom
Isolation
Battle Extreme
Alive In A Glass Cage (with Andreas Dörner from Caliban)
To the Hilt
Metal Machine Music
Nazis Auf Speed
Fatherland
Bloodsuckers

Girlschool

Tras el empacho industrial, GIRLSCHOOL saltaban en el escenario de al lado, en el Wet Stage, que se abarrotaba sobre todo de los más veteranos para disfrutar de tres cuartos de hora de buen hard rock que comenzaron con Demolition Boys y acabaron con la ideal Emergency. Fue un buen momento para retomar aliento sin demasiadas locuras disfrutando del hard rock de las guerreras y tomando una cerveza antes de la batalla que se avecinaba después.

Ektomorf

EKTOMORF llamaron a la guerra desde el primer instante. Doce años en Wacken y no recuerdo ver el Bullhead con tanta actividad. El pit fue una locura y hacer crowdsurfing no fue posible porque el circle casi no cesó en ningún momento. Cuando eso sucedía era para que tuviese lugar un wall of death y los pogos fueron constantes. Zoltán Farkas volvió a demostrar una vez más que en vivo son pocas las bandas que puedan ofrecer tanta diversión. Botamos, azotamos nuestras cabezas y disfrutamos al son de himnos como Fuck You All, Ambush in the Night o la final I Choke. Pensábamos que no salíamos vivos. A día de hoy la mejor banda del mundo en su estilo. Sepultura y Soulfly no están a su altura ni de lejos. Fue lo mejor de todo el fin de semana en el revitalizado Bullhead cuyo suelo como novedad este año, estaba recubierto todo de madera.

Ektomorf

ELUVEITIE. Cada Wacken está repleto de grandes actuaciones pero algunas logran ser muy especiales y se elevan por encima del resto quedándose para siempre en la retina de los asistentes como fue el caso de ELUVEITIE. A través de temas como The Call Of The Mountains o Kingdom Come Undone y de colaboraciones como la de Liv Kristine, la banda de Chrigel Glanzmann parecía empeñada en demostrar que no iban a notar la baja de tres miembros de la banda sucedida semanas atrás. Con un sonido inmaculado, se produjo una comunión tremenda entre público y banda que fue yendo a más y que acabó convirtiéndose en una fiesta memorable.


Era el turno de los israelíes ORPHANED LAND en el Headbangers Stage con esa manera tan personal que tienen de mezclar Metal Progresivo con influencias procedentes de Oriente Medio. Kobi Farhi tomó las riendas del show produciéndose un momento emotivo al introducir el tema Norra el Norra, ya que destacó lo especial que es el mundo del Metal por posibilitar que se ondearan juntas en las primeras filas las banderas del Líbano e Israel, países oficialmente en guerra, arrancando una ovación del público a la vez que presentaba a Johanna Fakhri, bailarina libanesa que nos deleitó con una danza que mezcla influencias orientales y modernas.

Set-List ORPHANED LAND:
All Is One
Ocean Land (The Revelation)
Barakah
Birth of the Three (The Unification)
Sapari
Norra El Norra (Entering The Ark)
Olat Ha'tamid
In Thy Never Ending Way

Deez Nutz

La mañana y la tarde habían sido sensacionales, además de lo contado incluso pudimos disfrutar un rato de DEEZ NUTZ que reunieron a los más harcoretas bajo el techo del Bullhead y que coincidieron como otras muchas bandas en decir que era un honor actuar en el mejor festival del mundo. La noche llegaría con algunas decepciones importantes. Muchos nombres gloriosos para espectáculos que no lo fueron tanto. El listón estaba alto y superar lo visto a lo largo de la jornada no iba a ser fácil y no nos íbamos a dejar deslumbrar por cualquier cosa. Pero antes de volver al Infield para la traca final, nos pasaríamos por el Wackinger Stage a ver a BODH’AKTAN.

Bodh'aktan

BODH’AKTAN nos trasladaron al Wacken de antaño, al que conocimos hace más de diez años. Sí, el Wackinger es el reducto donde se conserva aquel espíritu de buen rollo, de hermanamiento real. Ese encanto ha desaparecido del resto del festival por la masificación tan brutal y el crecimiento tan feroz que ha experimentado Wacken Open Air desde 2007 en adelante.

Bodh'aktan

Los de Quebec sin demasiado público y a diferencia de la inmensa mayoría de las bandas de folk, tiran de temas propios. Imposible permanecer quieto, no moverse, meterse en una conga o bailar cruzándose con otros brazos en jarra. No hacía falta conocer las canciones, el septeto capitaneado por Alexandre Richard (voz, guitarra, bouzouki y flauta) y Marc Angers al violín nos llevó a otra dimensión donde la gaita y el acordeón reinaban sobre los tradicionales guitarra, bajo y batería. Enorme momento de felicidad. No me extraña que algunos no salgan del Wackinger.

Tarja

Nos apostamos frente al Black Stage. Wacken le cede a TARJA el tremendo honor de tocar en “prime time” y la eterna ex-Nightwish así lo agradece a la organización ante su público. Faltaba por ver si el espectáculo iba a estar a la altura de la oportunidad otorgada. Visualmente genial. Musicalmente, ni de lejos. Cuando me di cuenta estaba bostezando. Tenía la esperanza de que llegase algún cañonazo de Nightwish que me sacase del tedio, pero lejos de eso se soltó con una de Muse. Así que decidí cambiar de escenario y enfrentarme al barro para ir hasta el lejano Party Stage donde estaba XXX, el nuevo invento de Kai Hansen. Por el camino pudimos observar a la peliazul Alissa White-Gluz de Arch Enemy colaborar en Demons in You. Cansamos de esperar por emociones fuertes.

Kai Hansen

Llegar a ver a XXX no fue sencillo. El manto de la noche nos cubría y caminar por el barro sin casi visión dificultaba muchísimo el camino. Ello unido a la gran cantidad de gente que se apelotonaba en la parte de atrás buscando ver el concierto en las pantallas sin acercarse a la parte delantera para no esforzarse demasiado en mantener el equilibrio en el lodazal, hizo el viaje realmente agotador. Pero al fin llegamos al Party para la traca final de KAI HANSEN & FRIENDS.

XXX

Kai en el centro y acompañándole una banda que no consiguió despertar a la muchedumbre ni siquiera al final cuando cayeron los clásicos de Helloween Future World y I Want Out con la presencia del mismísimo Kiske al micro. La banda, en la que figuraba la guapísima francesa Clementine Delauney (Visions of Atlantis) sonó descafeinada y el público se fue apagando del todo. Para colmo cerraron con Save Us, aquella sosa cara B. Olvidable total. Me agarré un buen cabreo, pues por ver a XXX, pensando en que a lo mejor en el futuro es complicado, me perdí de ver otra vez a 1349. Malditas coincidencias. La noche pegaba los últimos latigazos, así que nos acercamos hasta el True Stage para ver a BLIND GUARDIAN, estrellas de la jornada del viernes.

Blind Guardian

Wacken mira mucho por lo suyo, y no hay año que al menos una noche tenga como banda principal a una formación alemana. Este año, una vez más, fue el turno para BLIND GUARDIAN. Desde hace años quizás venidos un poco a menos como todo el power metal en general, en su país conservan el estatus de gran banda que ya no tienen por ejemplo en España. El anunciado repertorio de temática Tolkien hizo que nos quedáramos para disfrutar una vez más de unos temas que antaño nos hicieron muy felices aunque quizás hoy en día hayan superado mal el paso del tiempo para muchos. Sea como fuere, eso es cosa de sensaciones y de motivación personal, la banda sigue siendo impresionante. Su repertorio, lo fue también.

Set-list BLIND GUARDIAN:
The Ninth Wave
The Script for My Requiem
Nightfall
Fly
Tanelorn (Into the Void)
The Last Candle
Lord of the Rings
Time Stands Still (at the Iron Hill)
Time What Is Time
Imaginations from the Other Side
Twilight of the Gods
The Bard's Song - In the Forest
Mirror Mirror
Valhalla

Testament

TESTAMENT fue el fin de fiesta en el True Stage, pero pocos aguantamos en pie a esas horas.

continuará...

© Diario de un Metalhead 2016.

Más sobre WACKEN 2016 aquí.