martes, 21 de junio de 2016

LOS HEAVIES VAIS DE VÍCTIMAS.


By Larry Runner.

Toda la puta vida he escuchado esta frase: "Los heavies vais de víctimas". Evidentemente, siempre me ha molestado. No, no me gusta caer en el victimismo, no me gusta ir de mártir, pero es que hay actitudes de la sociedad alrededor de nuestra música, de nuestro modo de vida, que siempre me han tocado los cojones. Y lo peor es que pasan años, décadas, y las cosas lejos de mejorar, van a peor.

Sí, ya está el Larry con sus paranoias y sus calentones. Pero es que es la puta verdad, toda la vida nos han dado a morir por todas partes y toda la puta vida hemos tenido que tragar mierda y desprecio. Desde que tengo uso de razón, que es más o menos cuando empecé a escuchar metal, que sucede. Y ya ha llovido … Si hasta estamos totalmente vetados en televisión y hasta en la prensa "normal". "El Heavy no interesa" cantaba Warcry hace más de una década y seguimos igual.

En los 80 éramos despreciados y a día de hoy lo seguimos siendo. ¿Qué no? ¿Cómo te tomas tú una película como la del Segura? ¿Por qué no la hace de unos raperos o de unos flamencos? ¿Es que los que escuchamos metal somos unos catetos? ¿Por qué nos toman a chirigota? ¿Es que hay que ser como los ultras rusos y andar todo el día moliendo a palos a la gente por la calle para que nos respeten y no tengamos ni puta gracia? ¿Ser unos cafres en vez de una peña que va a su bola sin meterse con nadie?

No, nunca hemos hecho eso. Llevo toda la vida viajando a todas partes a conciertos y en todos estos años puedo contar con los dedos de una mano las peleas que he visto y me sobran dedos. Tiene tela. Ahora cuidado, en el fútbol he visto incidentes de todos los colores y hasta dentro de una misma afición. Vaya bien, ¿eh? ¿Os imagináis que en un concierto anduviéramos todos a hostias? El metal ya estaría prohibido. Así de claro.

Sí, toda la vida nos han despreciado. Que un festival reúna a 30.000 personas ni es noticia. Que se reúnan 10.000 a empastillarse es un ejemplo de buen rollo y a veces hasta se subvenciona. Si luego mueren cuatro chicas pisoteadas en la fiesta del tecno y el pastilleo, aquí paz y después gloria. Pobres de nosotros como sucediese en uno de nuestros festivales.

¿Habéis intentado alguna vez montar un concierto de metal en vuestro pueblo o ciudad? Yo sí, y mucha gente cercana también. De esto os podrían hablar largo y tendido los chavales del Otero Crew o más recientemente los del Z! Live de Zamora. Puede llegar a ser desesperante.

A mi me dio por traer la Metal Battle a Turón y a día de hoy sigo pensando que aquel fin de semana me quitó años de vida. Conseguir sonido y luz fue una llamada de teléfono. Lo peor estuvo alrededor. Hubo que hablar con los dueños del salón donde lo celebramos, contando con todo lujo de detalles lo que venía a ser el evento. Tuve que hablar con la alcaldía, con la policía municipal, con protección civil, con los vecinos y tras todo eso hasta hubo que rogar a un fulano para poder celebrar el evento. Sí, rogar. Porque el día antes de la celebración me llegaron con que tenía una denuncia por ruido. ¡El día antes! Sin haber ni abierto la puerta tenía una denuncia. Y si no se retiraba, el evento no se podía llevar adelante. Como os cuento. Aún así, un salón con capacidad para 1800 personas vio reducido su aforo a 500 "por seguridad". Desgraciadamente con eso nos sobraba, pero aún así, tocó los huevos.

Pues bien, en ese mismo lugar se celebran otras muchas veces otros eventos. Se ha llenado el salón hasta arriba en cotillones, fiestas variadas, nocheviejas y demás historias, quedando normalmente el salón hecho una cuadra, no como con la Metal Battle, que con barrer ya sirvió para dejarlo limpio. ¿El aforo? Poco importó. ¿Municipales? ¿Protección civil? Ni aparecen. No hay problema si la música son pasodobles o cumbias de orquesta o un DJ. Tampoco si es jazz, que de eso también podría hablar. En más de 30 años de historia allí el único que tuvo que rogar fui yo para dos putos días de metal.

Todo este rollo viene a colación de un comentario visto ayer mismo en fb de un amigo de esta casa, Ales de la banda Sound Crush. Parece ser que en otros sitios pasa lo mismo. Si es metal, lo vamos a perseguir, vamos a volverte loco a ver si desistes. Si es otro estilo, tira que libras.

Nunca entenderé la persecución. Nunca entenderé la mala prensa. O sí, quizás es que simplemente somos especiales y estamos rodeados de catetos. ¿Pensar así es ir de víctima? Joder, ¿es que no lo somos?

© Diario de un Metalhead 2016.

+ ARTÍCULOS DE OPINIÓN aquí.