martes, 10 de mayo de 2016

PROLL GUNS: Horseflesh BBQ (2015- NTR Records/Grand Sounds) Austria.


By Larry Runner.

Llegan desde Austria  aunque parezcan de la Texas profunda. Se autodefinen como "The Thrash Cowboys" y se llaman PROLL GUNS.

Son un trío de los que gusta de aparecer en las fotos promocionales rodeados de chicas, ese rollo que siempre fue prototipo del rock y que hoy parece mal visto por utilizar a la mujer como objeto aunque luego evidentemente la imagen de mujer sexy se aprovecha en según que casos y no pasa nada. Es en otros estilos donde se utilizan antiguas poses del rock para cada foto y para cada video sin problema de ningún tipo. Sí PROLL GUNS parecen venidos de otros tiempos.


Influenciados casi a partes iguales por Motörhead y por Pantera, PROLL GUNS son una banda de temas directos, con riffs potentes que destila un estilo muy a banda de Lemmy en algunos temas y muy groove 90's en otros, añadiendo además en ocasiones algunos trazos country tirando de banjo. Ellos le dicen "rock n' western roll metal", y quizás sea una etiqueta más que acertada.

Su música es toda una mezcolanza de lo que te cuento y es increíble que sean austriacos, pues parecen tener el ADN tejano y haber mamado lo que te cuento a lo largo de toda su vida. Es como si hubiesen crecido entre el heavy metal  pero rodeados del ambiente vaquero de la América profunda. Al final todas las influencias y los distintos sonidos dan un resultado que no está nada mal y que sí que puede que sea "rock n' western roll metal".


Un grupo capaz de actuar de compartir escenario desde Sick of It All a Ektomorf, de apariencia y sonido duro y que puede gustar a mucha gente, desde amantes del punk a metalheads de toda la vida. He visto por ahí que los etiquetan como thrash metal. Para nada. Hace falta escuchar el disco entero y darse cuenta de que no, no son una banda para nada etiquetable de esa traza, pues como digo su música es mucho más y si bien hay partes muy Pantera, está claro que hay mucho más y que su rollo barbacoa les hace ser especiales. Los cabrones hasta se han atrevido con un cover de Creedence Clearwater Revival, han versionado el famoso Looking Out My Backdoor. Que John Fogerty les perdone.

Sería ideal poder verles en un típico Country Ribs cenando esas costillas a la parrilla cuya carne se separa del hueso sin esfuerzo y acompañando todo con una buena pinta. Si pudieses tirar los huesos al suelo y pegarte un bailoteo metiendo ruido con espuelas ya sería la repolla. El título del disco lo indica todo, más razón que un santo. Con ellos, fiesta asegurada. Apetece ser un cowboy de todas todas.







© Diario de un Metalhead 2016.

+ Discos llegados desde GRAND SOUNDS PROMOTIONS aquí.