miércoles, 18 de mayo de 2016

OZZY, SOLO FALTABAS TÚ, ¡BOCAZAS!


By Antonio Valseca.

Madre mía, ¡qué vorágine de noticias y sucesos musicales varios hemos vivido en el último medio año! El supuesto adiós de Motley Crue, la triste muerte de Lemmy y el obligado final de Motörhead, la reunión de Guns And Roses, las lindezas escupidas por la boca de Gene Simmons, la falsa jubilación de Scorpions, la ruptura de la formación clásica de AC/DC para dar paso a la inesperada AXL/DC, Metallica trabajando en un nuevo disco, el inicio de la gira de Iron Maiden…. Joder están todos los grandes, ¿todos? ¡Pero si faltabas tú Ozzy “bocazas” Osbourne. 


Con semejante ir y venir de escándalos y noticias mucho tardaba en querer entrar en el juego el viejo Ozzy, o mejor dicho, la vieja Sharon Osbourne, pues todos sabemos quién es la que lleva los pantalones en esa casa.

Para estar en el candelero musical, en el top ten, puedes hacerlo de dos maneras: musicalmente ya sea porque has hecho algo muy bueno o algo muy malo y no musicalmente porque has dicho algo muy bueno o algo muy malo. Y cuando no hay de lo primero… hay que inventarse lo que sea para tener de lo segundo y en eso la familia Osbourne es una experta. 

Si echamos un vistazo a la carrera de Ozzy hay un antes y un después, y no me refiero a cuando estaba en Black Sabbath y a cuando siguió luego en solitario (que también…) sino a cuando su vida y su carrera musical comenzaron a estar comandadas por su mánager y mujer Sharon Osbourne (aunque coincidiese con el pre y post Black Sabbath y seguro que no por casualidad…).

Desde que el “Madman” salió de malas maneras de la banda madre del Heavy Metal Sharon se ha concienciado en que su marido no bajase nunca del pedestal de los más grandes primero inventándose precisamente esa figura del ‘Madman’ y después sabiéndolo rodear siempre de los mejores músicos del momento y los más vanguardistas para que la figura de Ozzy siempre estuviese de moda año tras año década tras década… pero todo acaba cansando.

La parafernalia que se montó alrededor de la figura de Ozzy en los 80 estaba bien, era divertida, todos aquellos rollos guionizados de las palomas, el murciélago, la hilera de hormigas, la meada en el Álamo, las drogas, la cárcel, los desamores… Sharon tenía claro que si no podía ser el más grande musicalmente (pese a ser enorme su carrera en solitario nunca estará a la altura de lo que hizo con Black Sabbath) lo sería por los escándalos costase lo que costase y pasase por encima a quien pasase. 

En los 90 llegaron los cambios de rumbo musical, la modernización y los festivales propios. Si no me llaman para ser cabeza de cartel porque ya no molo ya me monto yo mi propio festi como cabeza de cartel y llevo a los que yo considere que molan.  Ahí la cosa ya empezaba a oler un poco pero aún así todos tragamos porque el Ozzfest sirvió para muchas más cosas buenas que para tenerle eternamente en primera plana a él. 

Ya en los 2000 nos empezamos a cansar cuando lo musical quedaba cada vez más de lado a favor de lo personal con el estreno del ridículo reallity The Osbournes en el que al pobre Ozzy le obligaban a parecer un tonto de baba mientras su viperina familia se pulía su fortuna y se mofaba de él. Eso olía ya más que el pañal de un octogenario…

Sharon cumpliendo siempre su máxima ‘que hablen de ti, mal o bien, pero que hablen de ti’ dándola igual a quien pisar, matar, escupir o hacer quedar como un bobo, lo principal era estar en el candelero de nuevo teniendo siempre pensando la siguiente jugada.

Diez años más tarde hubo que hacer la esperada reunión de Black Sabbath porque aquello ya no daba más de sí (al menos tuvimos una buena noticia musical) pero lo que creo que Sharon no se esperaba es que en tan poco tiempo diesen tanto que hablar Kiss, Metallica, AC/DC, GNR, Motley Crue, Scorpions, Motorhead y otros tantos a la vez haciendo, sin ser premeditado no como al contrario, que Ozzy quedase casi totalmente en el olvido eclipsado por las noticias y escándalos de los demás ¡NOOOOOOOOOOOOO! Asi que a inventarse algo rápido, ¡ay, venga, lo que sea!.

Vale, pues hoy ya no me quiere mañana nos separamos, hoy nos rejuntamos de nuevo y pasado de pasado digo que se retira porque ya no le veo yo tocando encima de los escenarios. Mmmmm, mientras tanto me fusiono con un festival para que no me haga sombra y mañana me invento otra trolaca buena, lo que sea con tal de que mi marido siga en el “candelabro” como decía la analfabeta aquella, lo que sea porque la fortuna familiar no baje ni un dólar y yo pueda estirarme la cara y el chocho a diario a consta de los fans… lo que sea, Sharon, siempre lo que sea con tal de ser.

¿Cuál será la próxima? Porque no me creo que vaya a permitir quedarse atrás en la carrera del yo más que tú.

© Diario de un Metalhead 2016.

+ARTÍCULOS DE OPINIÓN aquí.