sábado, 21 de mayo de 2016

CHURCH OF MISERY: And then there were none… (2016 - Rise Above Records) Japón.


By Diego Rodríguez Liébanas.

Después de dos álbumes iniciales repletos de calidad CHURCH OF MISERY entraron en un período de escasa creatividad que se prolongó durante varios años y que afortunadamente ha quedado atrás desde que pasaron a formar parte en 2008 de Rise Above Records, una  de esas discográficas que es sinónimo de calidad.

La mano de Lee Dorrian, fundador de Rise Above y todo un referente a nivel mundial en lo que Stoner/Doom se refiere, se nota en la nueva cara más occidental de la banda ya que hasta ahora el líder de la banda, el bajista Tatsu Mikami, siempre se había rodeado de músicos japoneses (a excepción del guitarrista sueco Tom Sutton, actualmente en Horisont y Night Viper). 

La banda se sigue moviendo en ese interesantísimo terreno intermedio que se abre entre el Stoner y el Doom Metal. Riffs crudos, agresivos y desnudos procedentes del Blues que se agarran en unos cimientos compositivos propios de los 70 por lo que todos los temas, siete en total, transitan por diversas escenas en las que tienen cabida atmósferas oscuras, cierta visceralidad, suciedad pegajosa pero también hay detalles psicodélicos, guitarras luminosas y muchas melodías accesibles. Imposible no pensar en Black Sabbath a lo largo de la escucha. Además de la evidente influencia en la composición, la producción moderna pero muy orgánica que tiene este disco me recuerda en muchas ocasiones al sonido de 13, el último álbum de los de Birmingham.

Ejerce las labores de vocalista Scott Carlson, quien también canta en Repulsion, banda de Grindcore/Death Metal. En su interpretación recae la parte más visceral y extrema del disco contribuyendo de manera esencial a que la temática sangrienta y sórdida elegida obtenga un resultado acorde con los infaustos hechos que se describen. Las guitarras vienen de la mano de Dave Szulkin, cuya versatilidad es digna de mención siendo capaz de ejecutar unos riffs ampulosos y por supuesto repetitivos pero con una cadencia en la que los silencios juegan un papel importante para que las diferentes partes de los temas fluyan. Impresionante la riqueza del sonido de guitarra extraído cuando solea en total contraposición con las rítmicas pesadas y oscuras. Un trabajo rico en matices y variado el realizado por el también miembro de los doomers Blood Farmers. 


Toda la composición de la música recae sobre los hombros de Tatsu Mikami quien no oculta en ningún momento su pasión por los Sabbath tanto en los riffs como en la forma de usar el bajo y eso que yo llamo “Efecto Muelle” que no es otra cosa que Geezer Butler proporcionando a los riffs de Iommi una cama elástica para que semejantes moles no se estrellen contra el suelo y puedan volar alto. Si, bueno, se me pira la olla, pero yo creo que cualquier fan de Sabbath sabe a lo que me refiero y Mr. Mikami también porque es exactamente ese sonido y ese efecto el que recrea a lo largo de todo el disco. Completa la formación a la batería otro veterano de la escena Doom como Eric Little quien machaca los parches con determinación y sobriedad dando un sólido sustento a todo lo que hacen el resto de sus compañeros.

No me queda muy claro si el nuevo elenco de músicos que han grabado este disco son miembros de la banda o han trabajado simplemente como músicos de estudio. Lo que sí se puede verificar por algunas entrevistas es que nunca han estado los cuatro miembros en la misma habitación y que no es probable que se junten para tocar en directo. La manera de trabajar para llevar a cabo este disco ha sido la siguiente. Una vez elegidos los músicos, Mikami envió a cada uno de ellos material grabado con las canciones muy avanzadas para que cada uno se aprendiera sus partes. Batería, bajo y guitarra se juntaron en Maryland, cuya escena y festival también tienen mucho que ver en la gestación de este disco. Allí grabaron todo excepto las partes vocales. Por otro lado, Scott Carlson trabajaba por su parte en las melodías vocales y en las letras que, como hito en la historia de la banda cabe señalar que por primera vez no están escritas por Mikami sino que ha sido el propio Carlson. Cuando estuvo preparado grabó sus partes en Los Ángeles. Posteriormente todo el material viajó a Japón donde se mezcló y masterizó.

And Then There Were None… es un disco magnífico y con mucha miga ya que puedes disfrutar de su parte más cruda y extrema pero también de riffs pegadizos, pasajes ambientales oscuros, efectos psicodélicos… Tengo que reconocer que normalmente no hago un caso excesivo de las letras de las canciones pero en este caso he hecho una excepción ya que me atraía muchísimo la temática elegida. Desde sus inicios, cada uno de los temas de CHURCH OF MISERY está dedicado a un asesino en serie y este disco no es una excepción por lo que me he dado el gustazo de realizar una serie de búsquedas por internet para conocer mejor las andanzas de los y las protagonistas de los hechos que se narran en cada uno de los cortes para realizar un resumen que os anexo a continuación ya que viene bien para contextualizar la obra y llevar un pasito más allá la experiencia. Espero que lo disfrutéis tanto como yo. 


                                                        
ANEXO: RESUMEN DE LA VIDA Y CRÍMENES DE LOS ASESINOS EN SERIE PROTAGONISTAS DE CADA TEMA


THE HELL BENDERS - The Bender Family
Los cuatro miembros de la familia Bender, John y Elvira, padres, Kate y John, hijos, se establecieron al sudeste de Kansas en 1870. De origen alemán, regentaban una posada y ofrecían a sus clientes más acaudalados la especialidad de la casa: martillazo en la cabeza y deslizamiento al sótano por trampilla. El Coronel Ed York se presentó allí en busca de su desaparecido hermano pero le dijeron que nunca lo habían visto. Hizo noche en la posada y en sus pesquisas encontró pertenencias de su hermano pero cuando quiso dar la voz de alarma la familia había desaparecido. Doce montículos se encontraron en el jardín pero nunca se llegó a encontrarlos de manera oficial dando lugar a todo tipo de rumorología.


MAKE EM DIE SLOWLY - John George Haigh
Arropado por un físico agraciado y un trato cortés, Mr Haigh se hacía pasar por un importante empresario con la intención de estafar a señoras acaudaladas. Se citaba con ellas en lugares deshabitados, se bebía su sangre y las disolvía en un barreño de ácido sulfúrico. Sus abogados intentaron poner el acento en un desorden siquiátrico que incluso fue refrendado por profesionales pero los jueces optaron por condenarle a muerte ya que veían en su modus operandi la frialdad e inteligencia de alguien completamente sano. Aquello tuvo una repercusión mediática sin precedentes en los años 40 llegando al punto de que el Daily Mirror fue condenado a pagar 10.000 libras por apodarlo El Vampiro de Londres y no respetar su presunción de inocencia a lo largo del proceso.


DOCTOR DEATH - Harold Shipman
La madre de Harold, afectada de un cáncer de pulmón, únicamente conseguía descanso con inyecciones de morfina. Ese efecto fascinó a Shipman hasta el punto de que, años después, fue expulsado de su trabajo como médico y enviado a un centro de rehabilitación durante tres años por consumir diferentes opiáceos. No logra rehabilitarse y no llega a levantar sospechas hasta que en 1992 abre un consultorio en Hyde donde atiende a más de 3000 pacientes. Comienza a usar con ellos, generalmente los más indefensos, cantidades ingentes de morfina provocando multitud de fallecimientos. Es detenido en 1998 debido al alto índice de mortandad que tenía su consulta. Se sospecha que estuvo detrás de la muerte de 300 personas.


RIVER DEMON - Arthur Showcross
“Deben meterme en la cárcel para siempre. Si me dejan salir volveré a matar” dijo Arthur Showcross. Y sin duda no mentía puesto que en una primera hornada de crímenes asesinó a dos niños por lo que estuvo 15 años en prisión. Nada más salir, en los siguientes 21 meses asesinó a 10 personas, en su mayoría prostitutas. Ex combatiente en la Guerra de Vietnam hay quien dice que sufría el “Síndrome del Veterano” siendo él mismo quien relató en primera persona alguna de las aberraciones que llevó a cabo. Tanto él como sus abogados intentaron justificar un trastorno psiquiátrico exagerando su gusto por comerse a sus víctimas. Su fama de caníbal cuajó gracias a la prensa pero nada le libró de una pena de 300 años a cadena perpetua.


CONFESSIONS OF AN EMBITTERED SOUL - Leonarda Cianciulli
¿Cómo sería tu vida si hubieras nacido fruto de una violación, fueras odiado por tu madre a causa de ello, repudiada por tu familia por no casarte con quien estaba estipulado, un terremoto destruyera tu casa y se murieran 14 de los 17 que has engendrado? Es posible que te quedaras algo perturbado ¿no? La señora Cianciulli, quien sí padeció esa vida, decidió explorar el mundo de lo esotérico para intentar mantener contacto con sus hijos muertos y salvarlos del infierno. Se convirtió en una experta espiritista y decidió realizar una serie de sacrificios humanos para cumplir sus propósitos. Invitó a sus vecinas a unas sesiones de tarot y, después de matarlas, pensó que hacer jabón con sus cuerpos para ganarse un dinero era buena idea. Además, con las sobras, elaboró unos suculentos pasteles de los que disfrutaron su familia y las visitas. 


SUICIDE JOURNEY - Heaven´s Gate Cult
Hola, somos Marshall Applewhite y Bonnie Nettles. Tenemos muy importante que contarte. Nosotros no somos humanos. Somos hijos de seres superiores extraterrestres. Queremos salvarte y por eso debemos decirte que La Tierra sólo es un lugar de paso hacia el siguiente nivel. Únicamente si te juntas a nosotros podrás prepararte para llevar a cabo este viaje que se realizará en 1997 cuando la trayectoria del cometa Hale Boop pase muy cerca de este planeta. ¿Te unes a nosotros? Con esta historia consiguieron superar los dos centenares de adeptos a partir de 1972 aunque el triste final sólo tuvo lugar para 39 víctimas, Applewhite entre ellas, que se suicidaron en 1997 ganándose, según creían, un pasaje en el citado cometa.


MURDERFREAK BLUES - Tommy Lynn Sells
Con más de 70 víctimas  a sus espaldas, T. L. Sells ha confesado ser un “adicto a matar” sobre todo con arma blanca ya que disfruta mucho de la sensación de atravesar la carne con el filo de la navaja. Con una vida errática, de vagabundo, un empleo aquí y otro allá, y un modus operandi que no sigue un patrón claro la policía tardó la friolera de 20 años en detenerlo gracias a una víctima que huyó cuando él la había dado por muerta. Un dato sórdido pero curioso es el hecho de que hubiera de repetirse un juicio en el que una madre había sido condenada por matar a su hija porque la escritora Diane Fanning, que recibía cartas escritas por el asesino, confesó que en una de ellas Tommy se confesaba autor del crimen.







© Diario de un Metalhead 2016.

+ METAL EXTREMO aquí.