viernes, 13 de mayo de 2016

BEAR BONE COMPANY: Bear Bone Company (2015- Sliptrick Records) Suecia.


By Míchel Couz Fdez.

Si Japón es el país del sol naciente, podríamos señalar a Suecia como el país del rock naciente. Mientras que en algún lugar del planeta sale el sol en Suecia se pone el rock. De la inagotable cantera sueca y confluyendo con la popularidad alcanzada por grupos como Eclipse o H.E.A.T parece que el hard rock melódico se está poniendo en boga en tierras suecas.

Y eso es lo que nos vienen a presentar BEAR BONE COMPANY en formación trío (J.Martin voz/bajo, BK voz/guitarra, Knauz batería). Lo que llama mucho la atención. Un hard rock potente, robusto, vigoroso (en ocasiones acaricia el heavy) con una base melódica donde los coros juegan en ocasiones un papel preponderante.


El disco se abre Fade, es como un puñetazo sacudiéndote en toda la boca, rápida y potente. La voz de BK desde el comienzo sobresale por encima de una base rítmica potentísima. Kiss’n’Tell nos ofrece esa base melódica de la que hablábamos antes y que estará presente en gran parte de las piezas del disco. Down in Flames cambia el colorido y lo vuelve más denso. Ritmo más candente y machacón que rememora a los Black Sabbath de la época de Tony Martin. Bk imprime un cambio de tesitura vocal que también es consecuente para lograr ese recuerdo. Bear Bone nos lleva a unos Rage de mediados de los ochenta del Reflections of a Shadow metidos en el siglo actual. Con lo que significa una producción más pulida y contundente. Con esto nos ofrecen uno de los temas más potentes de todo el disco bajo una base rítmica muy potente, la batería te martillea el cerebro y la voz raya a una altura imperial.


El resto del disco discurre por los mismos derroteros base rítmica potente, solos de guitarra rápidos, vertiginosos y una voz con una gama de registros agudos como se puede comprobar en Hangin’ que parece sacado de uno de los discos del dúo Allen/Lande. Y ese es verdadero problema del álbum,  los temas que más destacan suenan a ciertos ‘remakes’. Gustará a los adoradores y nostálgicos de aquella época, pero personalmente el disco acaba haciéndose bastante monótono. Por el hecho de que tanto las estructuras y líneas de los distintos temas mantienen cierta homogeneidad entre ellos. 






© Diario de un Metalhead 2016.

+ Discos de SLIPTRICK RECORDS aquí.