martes, 8 de marzo de 2016

CARNIVOROUS VORACITY: The Impious Doctrine (2015- Amputated Vein Records)


By Simón García López.

The Impious Doctrine apareció a final del año pasado. Tuve el placer de colaborar en una canción y la suerte de escucharlo antes de que saliese publicado. En la primera escucha se intuía la magnitud del trabajo pero cuando finalmente llegó a mis manos no tardé en darme cuenta de que tenía una obra maestra del Brutal death técnico.

A Javi Reyes (Seyerot), cantante de CARNIVOROUS VORACITY, tengo la suerte de conocerlo de hace muchos años ya que su familia por parte de madre es de Puerto de Vega y siempre nos unió (¿casualidades del destino?) a todos la pasión por el Death. Él se extremó hasta la enfermedad lejos de nuestro control y ahora a pesar de sus esfuerzos por transmitirnos sus gustos, dichos esfuerzos son en general infructuosos.

La escena vasca de Brutal death es tremenda a día de hoy. La pueblan grupos como Virulency (han sacado disco hace nada), Gory Delivery, Cerebral Effusion o ellos mismos entre otros muchos, y son todas bandas de gran nivel más reconocidas fuera de nuestras fronteras que dentro. Lo de siempre.



Su primer mini Dabasement incarnated aparecido en 2011 fue una buena carta de presentación, pero nada comparable con esto. La evolución es sideral, espacial, astral. Se aprecia desde el segundo uno. Tanto en el desarrollo técnico del grupo, como compositivo, como en sonido. En general cuando un grupo mejora, lo hace siempre atendiendo a estos puntos, lo había destacado en el último deThirteen Bled Promises y lo destaco en este también. En este es fácilmente comparable. Grotesque Expiation Of Dissolute Lamb es el segundo corte del EP y lo han regrabado para The Impious Doctrine. Es la cuarta canción del disco. Sólo hace falta poner una y otra, y comparar. Notaréis la diferencia inmediatamente. Todo es mucho más definido, más rápido, más brutal. Si se compara le resultado entre uno y otro es paradójicamente incomparable. Otro grupo.

El disco empieza con una pequeña intro titulada Raised Toward Heaven que nos pone en tensión para la inmediata descarga sonora que se avecinará durante la algo más de media hora siguiente. Precisión a una brutalidad de vértigo cargada de mutes y desarrollos rápidos de guitarra, predominio del hammer blast de batería alternada con partes más lentas y dobles bombos rapidísimos, y la voz de Seyerot que no deja ni un segundo de respiro poniendo en práctica todo el repertorio de guturales profundos pero siempre adecuados a cada parte. Utiliza en general muy poco la voz gutural de toda la vida, aunque el resultado sigue siendo brutal cuando la pone en práctica, como se puede apreciar en el inicio de Serpent´s Nest.

En general, el resultado recuerda a los trabajos de Unmerciful y Origin, con la peculiaridad de que aquí no hay blast beats y las voces son en un 90% los guturales profundos ya destacados, pero por concepto musical y estilístico las comparaciones nos llevan más a grupos como Condemned o Gutural Secrete con un sonido más pulido y técnico. Es muy complicado destacar una canción. Anatomic Human Degradation es el tema más directo del disco con unos cortes tremendos sobre todo en la parte intermedia, pero la homogeneidad del disco en calidad y cortes como Secularize, Serpent´s Nest o Anthropophagous Infanticide, lo convierten en una catedral sónica donde calidad y brutalidad dan como resultado una obra situada en los altares del Brutal death mundial. Alguno dirá que exagero, pero el caso es que The Impious Doctrine es una masterclass en sí mismo de cómo se debe de hacer la música más extrema del mundo, un 10, objetivamente cojonudo, que curiosamente en nuestro país no ha tenido mucha repercusión. Me entero de cuando en Camboya (con todos mis respetos) sacan "Menganitous Empepinaus" y no me entero de que en Bilbao se hace un disco de escala planetaria. El mundo al revés. ¿Alguien lo entiende? Y no, no se trata de promocionar y dar salida a todas las bandas, pero sí a las que SE LO MERECEN, bandas con trabajos muy contrastados dentro y fuera de nuestras fronteras, y de calidad suficiente para que tengan más respaldo y apoyos. Si tenemos criterio para ver que “Menganitous Empepinaus” tienen calidad para ser promocionados y apoyados en España, ¿no lo tenemos para ver que CARNIVOROUS VORACITY también la tienen? ¿De verdad? ¿De verdad?




La portada es tremenda obra del reputado artista ucraniano Daemorph, que ya había trabajado para grupos como The black dahlia murder, Ewoken o Act of god entre muchos otros, y como último apunte destacar que en el disco colaboran además Abel “Veigaink” (Cathexia), Carlos Mejías (Thrist of revenge, Cerebral Torture…), Pintxe (Maze, ex-Impure) y Konstantin (Defeted sanity).

Señoras, señores, no son “Menganitous Empepinaus”, son CARNIVOROUS VORACITY, editados por Amputated Vein Records, un sello japonés. Son de Bilbao, no son de Camboya. Una pena. 








© Diario de un Metalhead 2016.

+ METAL EXTREMO aquí.