domingo, 7 de febrero de 2016

THYBREATH: Where the Gods Fall (2015- Rock CD) Madrid.


By Larry Runner.

Where the Gods Fall es un disco triunfador. Lo es desde el momento en que THYBREATH consiguieron que el proyecto saliera adelante con el apoyo de la gente a su campaña de crowdfunding. Ha llegado con la realidad de saber que hay un puñado de gente que apuesta por el proyecto, y eso siempre es importante, pero también añade una responsabilidad a la hora de publicar el álbum. No puedes decepcionar a los que apuestan por ti y pagan por un disco que no saben cómo va a sonar.

¿Qué han ofrecido finalmente los madrileños a cambio del apoyo económico de los suyos? ¿Cómo han respondido ante esa responsabilidad? Pues ofreciendo un disco infinitamente mejor que su predecesor, que era simplemente una digna carta de presentación.

A nivel compositivo el salto es enorme y aunque siguen manteniendo la línea trazada tiempo atrás, el sonido es mucho más elaborado, las melodías vencen a la dureza y en el global este Where the Gods Fall se hace accesible. No es un vulgar disco de thrash groove que te vaya a saturar en tres temas, entre otras cosas, porque si bien ese sonido es el que aparece de base, ellos aportan mucho más, y puestos a rebuscar, los tintes de death y de incluso por momentos de thrash más clásico tipo Exodus l0 hacen más personal.


Where the Gods Fall va cargado de contundencia, de potencia, de auténtico groove con tonalidades muy graves, pero por otra parte la banda ha sabido dotar a los temas de una enorme carga melódica, no es potencia sin control, no son cortes vulgares que puedan llegar a producir indiferencia. Ya no sólo eso, es que hay temas realmente espectaculares, con además buenos textos, un aspecto que suele ser cuenta pendiente en la inmensa mayoría de los casos y que a veces no merece la pena citarse.

El trabajo rítmico es impecable y mantiene la tensión en todo el álbum, apareciendo el doble bombo cuando es necesario y con gran peso en el bajo, como es de ley en este estilo. Sobre esa base rítmica va la guitarra de Iván Arroyo que se pone al servicio de las canciones, con un muy buen gusto en las rítmicas y sin aburrir cuando se cambia al aspecto solista. El trabajo de Víctor Camargo a la voz, impresionante. Y es que si bien va tirando de guturales durante todo el disco, se sale del papel en muchos momentos y cuando saca la voz limpia hace crecer las canciones de manera más que brillante. Viene ahora el momento de destacar algunas canciones por encima de las demás, y es que Where the Gods Fall no es un disco más, aquí hay auténticas canciones, hay hits que te van a enganchar, hay estribillos.


La intro Dark Playground, con coro infantil incluido da paso al arranque The Bogeyman, todo un single. Cuando escuchas el disco por vez primera puedes pensar que ya soltaron "la buena", pero para nada, el disco va creciendo. No Redemption es el tema, sin duda. La línea a seguir. Lo tiene todo. Es el hit que toda banda necesita, aspecto éste que no todos cuidan, que no tienen en cuenta y que hace que cuando no se exprime convierte a los discos en auténticas mediocridades. En los créditos no aparece el nombre de ningún colaborador para esta canción, así que tendremos que pensar que la voz limpia es de Víctor Camargo también. Pues bien, se sale. Además, me encanta, pues me recuerda a uno de mis cantantes favoritos, el bueno de Andy B. Franck de Brainstorm.

Frozen Inside va en la misma línea, con la incorporación de la voz limpia está también a un nivel superior, y viene a ser otro hit que resaltar como lo es Broken Lives, por el que han apostado fuerte produciendo incluso un video clip. Until my Last Breath cuenta con la colaboración de la mujer de moda del metal patrio, nuestra favorita y uptimizer de esta casa Steffi de [In Mute]. Triunfadora allá donde va, me alegro de que THYBREATH haya contado con ella para aportar toda su fiereza como también han hecho hace nada los riojanos Black Desert. Aquí le da la alternativa a Víctor y curiosamente ella pone la parte dura y él la más melódica. Otro hit.


Esos son los temas que yo más destacaría sobre el resto, los que le dan la nota la álbum y no lo dejan en "uno más". El resto de canciones se mueven en los mismos registros, algunos tirando más al gutural y otros con más aparición de voz limpia.  Me imagino que los que en su momento hayan apostado por el proyecto a través del crowdfunding no se hayan visto decepcionados. Where the Gods Fall merece la pena. Ahora a crecer lo suficiente para no tener que repetirse en el siguiente.

No los conozco aún personalmente así que nadie se piense que la puntuación viene dada por amistad o cualquier mierda de esas. Simplemente espero que les anime a continuar, porque hay mimbres y merecen mucho la pena. Por cierto, estarán en la semifinal de la W:O:A Metal Battle de Madrid. Este año se ha puesto la cosa complicada.





© Diario de un Metalhead 2016.

+ Discos CINCO ESTRELLAS aquí.