sábado, 13 de febrero de 2016

BRUTALITY: Sea of Ignorance (2016- Repulsive) USA



By Simón García López.

Este es un buen momento para que vayas a tu discografía, busques la canción Cryptorium del Screams of Anguish y la escuches a todo volumen mientras lees esta reseña. ¿Ya? Arrancamos entonces.


He de reconocer antes de nada que siempre he sentido una debilidad especial por Brutality, bien sea porque los he escuchado mil veces, por la indiscutible calidad de sus discos, porque su carrera se truncó tempranamente o porque siempre los he visto relegados a un segundo plano de influencia e incluso al olvido. Siempre he tenido con ellos la misma sensación que con Gardenian u Orphanage. Por los motivos que fuese, nunca llegaron a donde se merecían y siempre me pareció injusto y una pena. 

A cualquier amante del Death metal, hablar de BRUTALITY es hablar de uno de los mejores grupos americanos de la legendaria escena de Florida. Cualquiera de sus tres primeros discos es un pilar del Death metal universal, pero sin duda su primer disco Screams of Anguish es una joya incomparable. Una obra maestra, sin más. BRUTALITY llevaron el Death metal a un punto técnico y de buen gusto con ese disco difícilmente equiparable a cualquier otro grupo de Tampa. La grandiosidad y sentimiento de sus punteos, únicamente equiparables a los de la leyenda James Murphy (Obituary, Cancer, Death, entre otros muchos) siempre han sido un punto de distinción. Y es que BRUTALITY eran mejores que la mayoría trabajando con las mismas bases musicales que los demás. Su sonido era el más limpio y potente probablemente en aquel año 1993, su técnica la más refinada, su calidad compositiva la más compleja, sus temas instrumentales con bases de teclado las más emocionantes. Probablemente sólo Death estaban a su nivel en aquel año.


Un año después de Screams of Anguish llegó When the sky turns black, otra obra maestra, pero ligeramente inferior a su predecesor y tras este, en 1996 su último larga duración, In Mourning disco más lento, al contrario de la tendencia general que tendía a ir cada vez más rápido, con pasajes más largos y repetitivos, donde se hacía necesaria una segunda escucha para asimilar la nueva propuesta pero con una calidad indudable. Y tras ese disco la separación. En aquella época el Death metal se veía muy afectado como todos los movimientos tradicionales metálicos por los nuevos estilos y tendencias, por todo lo que conllevaban en cuanto a movimientos de discográficas, trasvase de fans o retirada de los mismos, etc. y para muchos sobrevivir se convirtió en imposible. Me imagino que a BRUTALITY fue lo que les ocurrió. En aquella época, los grupos tradicionales de Death metal o desaparecieron o modificaron claramente su estilo, o bajaron notablemente su nivel. De aquella crisis pocos grupos se salvaron. Caídas dolorosas para muchos en cuanto a experimentación fueron las de Pestilence, Gorefest, Entombed o Carcass por decir unos cuantos. El caso más curioso fue el de los alemanes Morgoth quienes en un ataque de sinceridad o bochorno llegaron a titular su último disco Feel sorry for the fanatic.

Volviendo al tema que nos ocupa, tras su vuelta en 2011 y un prometedor EP titulado Ruins of HumansBRUTALITY presentan tras 20 años un nuevo larga duración.

Sea of Ignorance es un disco lleno de nostalgia. Un disco de hace 20 años traído a nuestros días con la esencia indiscutible del Death metal de toda la vida de Tampa. Te vas a encontrar las características guitarras rápidas dobladas que tanto cuesta escuchar en estos tiempos, unidas a otras más lentas y oscuras; punteos con gusto exquisito marca de la casa; alguna que otra parte con teclados, recurso muy clásico en el Death, y un buen trabajo como siempre en las voces tanto por parte de Scott Reigel, como por Jeff Acrees, los dos únicos miembros fundadores tras la reunión de 2011. Ruston Grose sustituye a Jim Coker en la batería y aún respetando el estilo de este, Grose aporta nuevos matices a la música como por ejemplo, es uso del blast beat con charles matizado al estilo black en el tema inicial nada más comenzar o una velocidad endiablada nunca antes escuchada en Brutality en la parte media de “48-52”. Si Ruins of Human nos recordaba a When the Sky Turns Black, este Sea of Ignorance hará que se te venga In Mourning a la cabeza en muchas ocasiones, sobre todo en temas como “Fatal cure”, pero en general a este le falta la contundencia sónica de aquel y creo que la falta de Don Gates a la otra guitarra se nota compositivamente. Y es que casi 20 años fuera del negocio hacen que para grupos como ellos el regreso sea duro en lo económico y en respaldo discográfico. Por dar un dato representativo, el disco no tiene ni código de barras, con todo lo que ello implica.


Dentro de los 8 temas que componen el disco encontramos una versión de Bathory, Shores in Flames que rompe quizás con la dinámica del resto de canciones y que si se hubiese colocado como bonus fuera del conjunto de sus canciones, quizás hubiese quedado más redondo, pero también es una buena versión y además no es la primera vez que hacen algo así, ya que en When the Sky… ya revisaron Elecric Funeral de Black Sabbath.

En resumen, BRUTALITY han hecho un disco más que digno. Un disco de los que ya no se hacen y que desprende la esencia de una época maravillosa para la música extrema.






 © Diario de un Metalhead 2016.

+ DEATH METAL aquí.