martes, 2 de febrero de 2016

BORKNAGAR: Winter Thrice (2016- Century Media) Noruega.


By Phil González.*

Casi cuatro años después de la publicación de Urd, la banda de black progresivo liderada por Øystein G. Brun vuelve a la carga con Winter Thrice, un disco de bastante mayor nivel que su predecesor, que ya había cosechado críticas positivas.


Este nuevo álbum es probablemente el más interesante de la banda en cuanto a variedad de composiciones. Cada tema tiene su propia identidad y su espacio. Nada sobra, y nada falta, y no se hace en ningún momento aburrido (todo lo contrario). Decir, como anécdota, que la primera vez que lo tuve en mis manos para darle "una escucha completa y a dormir" acabé dándole cuatro vueltas de arriba a abajo, y desvelándome. Sep, buen material.

El disco cuenta con tres cantantes distintos: Vintersorg, ICS Vortex (que está de vuelta definitivamente en la banda al bajo y a la voz) y Nedland (que sigue a las teclas y ayudando a las voces); más una colaboración especial de Garm, el primer cantante de la banda, en el tema Winter Thrice. Las voces se entrecruzan y refuerzan unas a otras, repartiéndose las partes según le vengan mejor a uno o a otro. Muy original, y crea mucha variedad, sobre todo si tenemos en cuenta de que se trata de un álbum de sólo 8 temas. 


Las letras siguen el patrón clásico de BORKNAGAR: temática mística y oscura, que les pega y les queda bien, aunque tras todos estos discos empiezan a repetirse un poco (los que los seguís ya sabéis cómo va: de cada 3 palabras, 1 es "existence"). No obstante, no desmerece para nada al resultado final.

Instrumentalmente, el trabajo es excelente. Hay muchos contrastes, cambios de velocidad, entradas y salidas, y partes sin voces muy notables. Muy buen trabajo también el de Kolstad, el nuevo batería. ¡Menudo bestia! 

Tema a tema, hay mucho que decir: El disco abre con The Rhymes of the Mountain, un corte de altísimo nivel que además resume perfectamente lo que uno se va a encontrar en este nuevo trabajo: Empieza fuerte, afloja, vuelve a tomar velocidad, frena, arranca, rompe y para. Riffs para dar y tomar y variedad por todas partes. La nueva Colossus. Y si no, ¡al tiempo!

Le sigue el tema que da título al disco, y que la banda decidió llevar al terreno del vídeo. Aquí se produce algo curioso: Tenemos a los cuatro cantantes de la historia del grupo cantando juntos, dándole especial protagonismo a Garm, el único que no se encuentra actualmente en la banda. Un buen tema, aunque quizá un poco demasiado "tranquis" para mi gusto. También es el más comercial del disco, para qué engañarnos. Quizá se pase de "estribillero" para el más purista, pero no obstante es una gran canción, y un gran homenaje a la historia de la banda.

Cold Runs The River supone una vuelta al estilo más clásico de BORKNAGAR. Este tema podría estar perfectamente en el Olden Domain.  Es uno de los temas más agresivo del disco, pese a que también cuenta con contrastes y pasajes más melódicos. En cualquier caso, está bien que no renuncien a su sonido de siempre.

un Quintessence aún más variado
y con un sonido excelente

Panorama es un tema bastante curioso. Bastante extraño y "alienígena" comparado con el resto del disco. No me pega para ellos, ni encaja demasiado con el resto del disco, pero según tengo entendido, es uno de los favoritos de la banda. Muchas influencias distintas y partes muy extrañas. No es mi gran santo de mi devoción, pero tampoco es un mal tema.

La quinta canción del álbum es When Chaos Calls. De nuevo, BORKNAGAR del de siempre, quizá más del estilo del Empiricism: voces limpias apoyadas por desgarradas, batería a todo trapo y guitarrones rellenando el muro de sonido. Hacia el medio, cuenta con una parte atmosférica muy coreable, y recupera la caña después. Buen tema.

Erodent le sigue después, y vienen los contrastes en una nueva dirección: En lugar de jugar tanto con las velocidades, aquí crean mucha tensión con las afinaciones durante casi toda la canción. Al llegar a los estribillos, la tensión se rompe y cae a un sonido triste y desesperanzado, pero mucho más relajado, consiguiendo un efecto de "romper" que queda perfecto. Temazo, sobre todo porque el concepto instrumental pega perfecto con la letra. De mis favoritas.

Noctilucent es lo más parecido a una balada que hay en el disco. Es un tema corto, tranquilo y sosegado, que llega en el momento perfecto de la escucha y que se recibe muy, muy bien. Líneas de guitarra y teclado excelentes, un solo excelente y un impulso final que nos prepara para...

... Terminus. El último tema del disco. Podría ser el primero, por la fuerza con la que arranca. Vuelve la cera de antaño. Por momentos me recuerda a The Genuine Pulse, del Empiricism, pero me gusta mucho más. BORKNAGAR del de siempre, eso sí, con una parte al final increíble, de las que rebobinas para escuchar 2-3 veces cada vez que pasas por ella. Un gran tema para cerrar un mejor disco.


En cuanto a la producción, decir que el sonido es impecable. No puedo ni imaginarme cómo serían el Olden Domain o el Quintessence si sonaran así. Se entiende todo, cada instrumento en su sitio, y la mezcla completa suena con mucha fuerza. Lejos quedan ya los sonidos de "casette y micrófono en el local" que se estilaba entre estas bandas en los '80; este disco suena al nivel de cualquier otro lanzamiento de primera línea.

Son los BORKNAGAR de siempre, pero han sabido evolucionar y agarrar ideas de todas partes. No engañan a nadie, están los elementos clásicos del género: Voces desgarradas agudas, blast beats y dobles bombos a alta velocidad, trémolos... Pero prácticamente lo han combinado con todo lo que han encontrado. Ah, y es genial poder volver a oír al maestro ICS Vortex en la banda haciendo el rollo de siempre, después de la aventura que fue el Urd.

No puedo dejar de recomendar este disco a todos los que os guste este rollo. Imaginad un Quintessence aún más variado y con un sonido excelente y tendréis Winter Thrice. Un álbum como éste hace avanzar el género. Si te gusta el black atmosférico, no dejes de hacerte con él.






PD: Quiero darle las gracias a Larry Runner por permitirme colaborar con Diario de un Metalhead en esta reseña, sabiendo lo que me gusta el grupo y las ganas que tenía de escuchar este disco. ¡Muchas gracias! ¡Un saludo a todos!

* Phil González es guitarra y voz en SOLDIER.

© Diario de un Metalhead 2016.

+ Discos de CENTURY MEDIA aquí.