domingo, 31 de enero de 2016

STICKY BOYS: Make Art (2014 - Listenable Records) Francia.


By Larry Runner.

Make Art es el título del nuevo disco de los franceses STICKY BOYS. Publicado por la discográfica de su país Listenable Records, que recientemente ha firmado a nuestros Crisix, llegó a mis manos por vía postal y gracias a la buena gente de Lestrato Rock, que les traerá a España en el mes de junio en una gira de seis fechas que, desgraciadamente, no pasará por Asturias.


Fue un viernes por la mañana, abrí el paquete y me encontré con el disco promo, de esos sin carátula. Al salir del trabajo, casi a las 9 de la noche, fue un día duro, lo pinché en el equipo del coche sin saber qué me iba a encontrar, pues no recuerdo haberles escuchado antes. Fue amor a primera vista, o mejor dicho, a primera escucha.

Ni un sólo artificio. Tras una semana escuchando novedades basadas en teclados, arreglos a montones, coros grandilocuentes, ritmos complicados, baterías programadas que no merecen un sólo comentario y heavy metal de conservatorio -maldita la hora que entramos ahí- con cellos, violines y su puta madre, por fin me llega un disco de guitarra, bajo, batería y voz. Joder, por fin, rock n’ roll.


STICKY BOYS no han inventado nada, eso que vaya por delante, pero no tardaron ni tres minutos en levantar la moral de un quemado metalhead tras un día de trabajo. Justo lo que necesitaba. Ni una puta complicación y eso sí, unas canciones enormes, unas composiciones de calidad, que se te meten en la cabeza o que hacen que las menees si es que el espíritu rockero corre por tus venas.

Make Art suena a como si Lemmy Kilmister pillase el bajo con 50 años menos y se juntase a Malcolm Young a la guitarra con la misma edad. Dexter Holland sería el vocalista, aunque menos chillón, claro. La batería estaría en las manos de cualquier buen aporreador de caja que no necesite demasiados aditamentos. Y es que la música de Make Art es como meter en una coctelera la música de AC/DC, de Motorhead, de OffSpring con una pizca de Ramones y agitar luego. El resultado del trío es fresco y suena a todo eso a la vez, tirando en ocasiones hacia un lado y otras veces a otro.

Abre el álbum Mary Christmas. Directa, punkarra, con el bajo aporreado y un rollo festivo muy banda de Holland. Un single de puta madre, típico, de poco más de tres minutos con un buen solo por medio y un fantástico estribillo. Acabarás cantando el “can feel my loving” sí o sí. “What the hell is going tonight”, eso me preguntaba camino de casa. El quemazón de salir tan tarde se me estaba pasando.

Bad Reputation entra en plan Motorhead 100%. Ritmo, voz, pareciera un homenaje a la banda de Kilmister, hasta llegar al estribillo, donde se “comercializa”, aunque sin perder la esencia del sonido macarra con una pizca de suciedad que le da la fantástica producción. High Power Thunder empieza con el bajo a tope de volumen antes de entrar un riff clásico AC/DC, que es hacia lo que más tira la banda. Temazo de estribillo cuernos en alto, envolvente como el rock duro de los maestros australianos. Otro single, éste aún mejor.


Con un comienzo así, con esta “solid ball of rock” cualquiera daría ya por bueno un álbum como Make Art, pero es que el disco continúa sin desperdicio alguno, sin temas de relleno, colocando un solo allí, otro allá, siempre con buen gusto, sin pasarse de tiempo y casi siempre con sonido de rock australiano. Con buenos estribillos y siempre moviéndose combinando a la perfección potencia y musicalidad para hacerse accesibles a cualquier tipo de oído. En The Future in Your Hands se ponen muy ramonianos, bailongos, festivos y me encantan. Casi parece un villancico. Es genial. En The Game Is Over se vuelven punk otra vez, aunque ahora del todo, con un tema que no llega a dos minutos. 

Si eres de los que gustan del sonido esencial del rock duro, te gustan AC/DC, Rose Tattoo, Airbourne o Hardbone, pínchatelos porque te van a encantar. Si tocas en un banda e intentas ir de este palo, no dejes de escucharlos y si hasta ahora no te salió bien, cópialos.

Sí, son franceses, pero también Gojira. Desde allí también se puede llegar a la cima. Yo pongo con estas cinco estrellas mi grano de arena para que su éxito se convierta en montaña. Muy gordos y además, alegran la vida. 






© Diario de un Metalhead 2016.