martes, 26 de enero de 2016

DEMENTED: The Passage of Time (2015- Autoeditado) Catalunya.


By Larry Runner.

Con los discos de DEMENTED me viene a pasar como con los de Sad Eyes, que me cuesta, tardo mucho en escribir las reseñas, porque nunca quedo conforme con ellas, porque termino siempre con la sensación de que los discos "me vienen grandes".


Sí, es difícil analizar un disco como este cuarto de DEMENTED que lleva por título The Passage of Time, la continuación de la carrera en solitario del genio de Alcanar Hyban Sparda. Debutó en 2012 con Testicular Beginning allá por 2012 y desde entonces ha salido a disco por año, superando siempre el nuevo a su predecesor. Con The Passage of Time ha vuelto a ocurrir. Y como ocurriera en veces anteriores, todos aquellos que se han molestado en escuchar el disco con atención, lo han colocado con una alta valoración.

The Passage of Time es un álbum completamente instrumental y por vez primera Hyban Sparda presenta el proyecto en formato banda, no se lo monta todo en solitario como ocurriera estos años de atrás. Según el artista nos encontramos ante “una obra conceptual basada en la naturaleza y en las sensaciones que puede transmitir cada momento del día”. 

Roche al bajo, Carlos a los teclados y Guzmán a la batería siguen a un Hyban Sparda que se cuelga las guitarras del disco pero que además aporta cello, arpa mágica y “un híbrido entre viola de gamba y violín de cinco cuerdas”. Como resultado nace un disco variado en sonidos y con una calidad instrumental elevada, lleno de melodías y de musicalidad que personalmente me parece lo mejor que ha publicado el tarraconense hasta ahora.

ahora es una banda de verdad

El álbum comienza con el citado arpa en The Raising of Awareness el corte que hace las veces de intro, y está compuesto por seis pasajes en total. Crimsom Flames es la continuación y nace tirando de guitarra española y por unos instantes tirando de ritmo Enter Sandman antes de saltar la eléctrica rítmica dura y contundente. Luego llegan los juegos de guitarras solistas en las que reina el buen gusto y que van apoyadas en la  fantástica base rítmica que nos encontramos en todo el disco.

Nightfall es el tercero de los tracks y es mi favorita, por su carga de melodía no exenta de contundencia. Es tan grandiosa que no necesita para nada tener letra ni voz, aunque a buen seguro que con una femenina rasgada a lo Leather Leone sería la rehostia. O quién sabe. A lo mejor la versión más heavy de Jeff Scott Soto, no te digo nada lo que sería un Rock Rock. Temazo con variedad de ritmos y sonidos en el que la viola entra en un momento muy oportuno y convierte al tema en superior a todo lo escuchado hasta hoy firmado por Hyban Sparda. A pesar de ser un corte larguísimo, se va más allá de los siete minutos, se me hace realmente corto, y no son pocas las veces que pinchándolo en el coche, en esos días largos de volante, le doy al rewind y lo vuelvo a escuchar.

Wolves in the Moonlight la recomendaría a los compañeros del Noche de Lobos como fondo para cualquiera de sus apartados del programa e incluso como sintonía del programa. Enorme y con aullidos incluidos. Dream or Nightmare empieza con sonido de cello y tormenta de fondo. Otra maravilla. Se empiezan a agotar los adjetivos cuando entra en juego el piano. ¡Cuanta belleza musical y sensibilidad! ¡Que envidia de no saber crear algo así! Cierra el pasaje Sleepend, que te sitúa en medio de un bosque en el que el encantamiento lo pone el sonido del cello.

Escuchando el álbum uno va encontrando similitudes aquí y allá con algunos de los guitarristas del pasado. Quizás influencias indirectas en Hyban o quizás no, simplemente casualidad. El caso es que su forma de tratar las seis cuerdas me recuerda a algunos de mis guitarristas favoritos de años atrás, sobre todo a dos, aunque probablemente cualquiera que le de una oportunidad a The Passage of Time pueda citar alguna referencia igualmente válida. Yo escuchando con atención siento a Akira Takasaki, a David T. Chastain e incluso a veces a Yngwie Malsmteen. 

La portada en tono extremo y oscuro no va a juego con el contenido del álbum, que nadie se me asuste. Esto no es metal extremo en absoluto. Apto para todos los buenos oídos.

No me queda más que decir, sólo felicitar a Hyban Sparda y a sus ahora compañeros en DEMENTED, y decirles que han parido un disco de esos que te hacen pensar que hay un ser superior. Sobresaliente.





© Diario de un Metalhead 2016.

+ sobre el trabajo de HYBAN SPARDA aquí.